Los Auténticos


El último comentario de Ana en la entrada “La indiferencia ya no es una opción” me dio mucho que pensar (¡Gracias, Ana!), sobre todo esa percepción que creí entender de que la existencia puede prescindir del ser humano y que resulta un poco patético todo intento de lucha por dejar un mundo mejor a los que nos sucedan.

También me resultó muy interesante su referencia a esa rama “suicida” de los veganos, que no desean perpetuar su presencia en la Tierra y han decidido no traer más hijos al mundo ni resistirse a la muerte (aunque eso no signifique que la vayan buscando conscientemente).

Ambos apuntes me han hecho recordar cierto libro, que leí por vez primera hace unos quince años, y que recientemente redescubrí con particular deleite. Se titula Las Voces del Desierto, de Marlo Morgan, una hermosa novela basada en una vivencia impactante. Trata de cómo una mujer occidental (ella misma) fue elegida por una tribu de nativos australianos como depositaria y transmisora de un mensaje que el resto del mundo necesita descubrir: el profundo respeto por la naturaleza, el conocimiento consciente de nuestro papel en el universo, y el hecho de, que aunque el suyo ya llega a su fin, nosotr@s todavía estamos a tiempo de evitar la destrucción del planeta, recuperando el espíritu profundo de la existencia auténtica.

Marlo Morgan nos cuenta, de manera detallada e impresionante, su experiencia de tres meses vagando por el “outback” australiano, en intenso contacto con la madre Tierra y con unos seres extraordinarios que impresionan por su sencillez y su sabiduría ancestral. Se denominan a sí mismos Los Auténticos, pues se consideran descendientes directos de los primeros humanos que hubo sobre la faz de la Tierra, hace la friolera de unos 180 millones de años.

Es curioso saber que ellos también cuentan en sus tradiciones con el conocimiento de que, por aquel entonces, todos los continentes estaban unidos en una gran masa de tierra llamada Pangea. Cuando este super-continente se desgajó en dos partes, Gondwana al sur y Laurasia al norte, sus antepasados permanecieron en lo que hoy es Australia, mientras que otros humanos iniciaron largos viajes y se repartieron por el resto del planeta.

Según ellos, los descendientes de aquellos viajeros (o sea, nosotr@s) perdieron poco a poco los conocimientos y los principios básicos de los primeros seres humanos (o sea, ell@s), y por ese motivo nos llaman Los Mutantes, pues cambiamos y nos convertimos en algo muy diferente. Dejamos de integrarnos armónicamente en la naturaleza, y eso nos hizo cambiar tanto con el tiempo, que ahora mismo la mayoría de nosotr@s somos incapaces de sobrevivir por nuestros propios medios en un ambiente natural. Nos hemos convertido en seres dependientes de un sistema que nos provee, pero no sólo de lo básico y necesario para la supervivencia, sino de muchas cosas absurdas e innecesarias.

Resulta triste darse cuenta de algunas verdades, como que la mayoría de los seres humanos “civilizados” mueren sin haber conocido lo que se siente, por ejemplo, al dejar que la lluvia recorra su cuerpo desnudo, al caminar descalzo sobre la tierra o al dormir bajo un cielo raso, cuajado de estrellas y misterios.

Nos hemos alejado tanto de la esencia natural, de nuestro verdadero “hogar”, que incluso desarrollamos alergias a las plantas y productos naturales, como la leche de la propia madre. No me extraña que nos llamen Mutantes…

Pero sobre todo nos lo llaman por nuestro Miedo, ese pesado equipaje con el que cargamos toda la vida. Ellos, los Auténticos, no lo tienen, porque saben perfectamente que el universo no es un acontecimiento fortuito, que las cosas no suceden por azar, que todo forma parte de un plan en desarrollo en el que nada hay que temer. Son seres conscientes, omniscientes, y toman las decisiones del día a día en su nivel eterno y sagrado, sin horarios, sin exigencias ni prisas de ningún tipo, sin que se note su paso por la tierra apenas.

Estos aborígenes australianos, del mismo modo que tantos otros pueblos nativos de la Tierra, son seres que han superado con honores “cum laude” la prueba de la encarnación y la supervivencia en este planeta, desde el principio de los tiempos, manteniéndose leales a valores y leyes universales, respetando el medio y plenamente conscientes de su integración en un misterio cósmico de proporciones insondables. La Tierra no ha cambiado bajo sus manos. Son Uno con ella.

Ellos son los verdaderos Humanos, ellos han hecho y hacen honorable nuestra especie, no esta destructiva y, al mismo tiempo, vulnerable rama divergente a la que pertenecemos la inmensa mayoría de la denominada “civilización occidental”. Leer este libro me hizo sentir avergonzada por nuestra desastrosa evolución, y desear con todo mi corazón que me dieran una oportunidad de experimentar todo lo que narra la autora en mis propias carnes. ¡Cómo me gustaría poder pasar una temporada con un grupo de nativos conscientes! Tendríamos tanto que aprender de ellos…

Hay una costumbre de los Auténticos que me resulta especialmente hermosa y conmovedora. Además, explica a la perfección su grado de evolución espiritual individual y colectiva, y hace evidentes las diferencias abismales que hay entre nuestros “modus vivendi”. Cada vez que un recién nacido llega al mundo, todos los miembros de la tribu le rodean, le dan la bienvenida y le dicen “Te amamos y te apoyamos en este viaje”. Y cada vez que alguien está próximo a la muerte, todo el mundo le abraza y le dice exactamente las mismas palabras: “Te amamos y te apoyamos en este viaje”. Me parece maravilloso que escuchen el mismo mensaje integrador y tranquilizante en ambas ocasiones.

Y cuando les llega la hora, igual que cuentan acerca de los nativos norteamericanos, la persona que va a efectuar el tránsito se echa en el suelo, relajad@ y en paz, desconecta de manera voluntaria sus funciones vitales, y en menos de dos minutos ya se ha ido. Suavemente, sin lamentaciones, sin llantos, sin drama, sin Miedo. Aceptando tod@s que, sencillamente, se trata sólo de eso: un viaje más.

Sin embargo, como contaba Ana de los veganos, los Auténticos han decidido, de manera colectiva y meditada, que ya no nos pueden ayudar, que ya no tienen nada que hacer en este planeta, y que ha llegado la hora de partir definitivamente, porque su tiempo se ha acabado. Tomaron la determinación de no volver a procrear y terminar así con su presencia encarnada en la Tierra.

Pero ellos creen en la esencia eterna que los integra y los une a todo. Y creen que hay muchos más seres eternos que habitan en el universo, los humanos sólo somos uno de ellos, y probablemente ellos busquen un nuevo vehículo dentro de la inmensa totalidad. Creen que los seres humanos están hechos a imagen de lo que llamamos Dios, pero no físicamente, (pues la Divina Unidad no tiene cuerpo) sino semejantes a Él-lla en su esencia. Y eso nos hace capaces de una paz y una amor puros, y de crear y cuidar muchas cosas. Pero también nos fue dado el libre albedrío al encarnar en cuerpo humano, y este planeta, como otros, es un lugar para el aprendizaje sobre las emociones, tremendamente intensas y duras de sobrellevar cuando el alma adquiere forma humana.

Los primeros seres humanos descubrieron que, además de amar y estar en profunda paz y armonía con la Unidad, eran también libres de enfadarse y de buscar situaciones que propiciaran esa emoción tan abrumadora. Eso provocó mentiras, avaricia, preocupaciones, deseos de poder, lujuria… y ese enrarecimiento del ser humano lo convirtió en la rama Mutante, en lo que vivimos hoy, esa dualidad terrible y angustiosa que marca nuestras vidas.

Pero ellos, los Auténticos, permanecieron en sintonía con la Fuente Divina, y continuaron así a lo largo de milenios, llevando una existencia discreta, pero plena. Capaces de percibir la maravilla de todo, respetuosos con la vida, generosos y agradecidos con la Tierra. Ellos son capaces de definir a Dios, cosa que a nosotros nos cuesta horrores porque somos muy dependientes de la materia. Ellos creen que lo que nosotros llamamos Dios y ellos llaman la Unidad no tiene tamaño, forma ni peso, pues es esencia, creatividad, pureza, amor, energia ilimitada e infinita.

Esa energía o consciencia universal existe en todo, lo ES todo: rocas, plantas, animales, aire, agua, humanidad (y otros seres que aún no conocemos). Todo eso fue creado y sí, tiene una dimensión material, pero se trata sólo de un vehículo para albergar la parte eterna de todo ello.

Por eso ellos no aceptan la idea de propiedad, no creen que la Tierra deba ser de nadie, porque pertenece a todos los seres, a todas las cosas, ES todas las cosas. Y de ahí se extrae la más maravillosa de las conclusiones que un@ puede y debe aceptar para mover pieza en esta época de cambio que vivimos: que la única manera de vivir de acuerdo con nuestra verdadera naturaleza y misión es COMPARTIR, respetar, establecer acuerdos, aceptar las diferencias… Porque éstas son sólo aparentes. Es esencia, todos somos lo mismo. Esa idea es la base de su existencia, y el único método para que el ser humano pueda continuar viviendo experiencias encarnado en la Tierra.

Antes de la llegada de los británicos a Australia, nadie carecía allí de tierra, de refugio, de alimento. Lo mismo que ocurría en las verdes praderas de Norteamérica, o en las selvas de América del Sur, o en tantos otros lugares donde la mal llamada “civilización” irrumpió para acabar con las vidas de tantos nativos mucho más evolucionados que nosotros. Cuánto tenemos que aprender de ellos, cuánta humildad nos hace falta para admitir los errores bestiales del pasado y del presente…

Esas personas, esos seres extraordinarios, han sido siempre lo que hoy nos ha dado por buscar para el futuro: la llamada “nueva humanidad”. Paradógicamente, esa humanidad genuina puede que ya existiera, y la masacramos a lo largo de siglos y siglos de explotación y ruindades, obligándoles a adoptar nuestras costumbres y creencias, a vivir como nosotros, a pensar como nosotros. Ellos, que se desenvolvían por el mundo sin perturbar el equilibrio ni anhelar cosas insustanciales y huecas, sin duda estaban dotados de sentidos que no conocemos.

Los Auténticos representan, sin duda, ese ser humano cósmico del que hablaba recientemente en “Lo extraordinario“, pues la propia Marlo Morgan (autora del libro) fue testigo excepcional de sus dotes telepáticas, su increible sentido de la orientación, su capacidad para convocar-materializar lo que necesitaran (alimento, agua, cobijo…), su facilidad para hacerse “invisibles” o “multiplicarse”, incluso curaciones asombrosas utilizando la imposición de manos (recuerdo especialmente el caso de una fractura en la pierna de un miembro del clan, resuelta al instante ante sus perplejos ojos, más aún siendo la autora una profesional de la medicina).

En definitiva, resulta comprensible la corriente de opinión que mantiene que el ser humano es una verdadera plaga, una enfermedad del planeta, una especie devastadora que en muy poco tiempo (un suspiro en el largo camino de las épocas terrenales) casi ha conseguido acabar con su hogar cósmico. Y que, además, resulta totalmente prescindible en el marco de la Existencia. Las cosas están muy mal, todo parece encaminarse al desastre…. Pero, a la vista del testimonio de estos nativos y tantos otros seres humanos excepcionales, tal vez haya todavia esperanzas para nosotr@s. Aún quedan buenas personas en el mundo, gente realmente preocupada, luchadora, generosa, abierta a nuevos enfoques y deseosa de crear algo bueno y diferente. Sólo por ellos, creo que no somos merecedores de una extinción masiva como especie fallida.

Debemos hacer un esfuerzo por comprender el mensaje de estas personas sabias. De ser ellos los dirigentes del mundo… ¡qué distintas serían las cosas! Claro que, si se ofrecieran para semejante puesto, me temo que dejarían de ser Auténticos…

 

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Los Auténticos

  1. ana dijo:

    ¡Te metes a fondo Rivendelian! Creo que eres mi segunda piel, tanto es así que cuando he comenzaodo a leerte me han recorrido escalofríos por la piel. ¡Bien!
    A esto se le llama el despertar de la Consciencia Cósmica: espero que cada vez hayamos más unidos y conectados por esos mágicos lazos. Nuestros antepasados, esos “rudimentarios” humanos vivían su experiencia de la Vida totalmente abrazados a ella, con todas sus consecuencias, y en la Naturaleza misma buscaban y encontraban los Mensajes y las Señales.
    Un lapsus para declarar que hay algunas tribus australianas que se están declarando ya abiertamente suicidass porque no desean la civilización del hombre “blanco” o sea la globalización.
    Así, mientras unos van despertando a las mentiras de ese mundo-teatro y sus vanidades y miserias experimentativas, otros están alcanzando la auténtica Conciencia de saberse Vivos en un Cosmos plagado de infinitas formas de Vida.
    Riven, a Miguel le he dejado un mensaje porque anoche recibí un regalo precioso: hay Entidades muy evolucionadas que transmiten una Paz inmensa, con mayúsculas, y hacia esa Paz es la que debemos dirigir nuestros Caminos. Evidentemente la Armonía entre todos, esa armonía que no es víctima de la indiferencia. La indiferencia, amiga, es un arma muy potente, es un arado muy profundo que ha calado y estratificado en tierras ya sedimentadas de los cerebros humanos.
    La Magia de la Vida está sembrada de sorpresas maravillosas y de paciencia, esa paciencia que espera en la unión, que, en un lugar u otro, con unos seres o con muchos se va a ir consiguiendo. Esta unión tiene la cara limpia, es un espejo de cristal de agua y de arcoiris, no oculta nada y es real, y podemos, debemos sembrarlo y distribuirlo. Es un mensaje de parte del o de los Mensajeros de mi visión en trance: son tan reales como real puede y debe ser nuestra futura existencia.
    Un beso

  2. rivendelian dijo:

    Y allí nos reencontraremos, sin duda, cuando nos hayamos liberado del peso de nuestros densos cuerpos y seamos pura esencia… Muy hermoso tu comentario, Ana. Y qué suerte la tuya al participar de esa visión-mensaje excepcional. Estoy convencida de que, como Manolo, has sido bendecida con un don especial, el de traspasar las puertas de las diferentes realidades, todas ellas muy reales. ¡Gracias por compartirlo, hermana!

    Abrazos espejeantes y cristalinos.

  3. Pingback: Asturias: Convocatoria Campesina 17 abril | Gente Con Conciencia

  4. ana dijo:

    Siguiendo con los Auténticos, mi sensación con respecto a ellos es que tenemos que unirnos espiritualmente a ellos de una manera muy rápida y absoluto, porque sí es cierto que están consiguiendo que, todos ellos, sean unas ramas de “nuestra” especie en claro estado de sitio y de extinción sobre nuestro Planeta.
    Tanto tarugo anda suelto por algunas aulas de muchas escuelas e instituciones que, desde hace muchos años, décadas, cientos, han conseguido meter a fuerza de tornillos absurdos y estùpidos, la inconcebible (hoy, para algunos o mucos) admisión de que ellos, los indígenas, los no-integrados o no-globalizados, han sido animales (simples, semejantes a los simios, si cabe, sobre todo con los hermanos de pigmentación oscura) para la domesticación o la extinción, y que ellos, absurdos, caníbales y creyentes de dioses ficticios, como pueden ser el Sol, el Viento, la Tierra, las Montañas, los Animales (sagrados, el Águila, la Serpiente,….), los Ríos, o los Mares, y hasta esos Seres Invisibles a los que se levantaron piedras, templos, tótems,… que Ellos son unos salvajes y que están fuera de la realidad creada por una civiización, que ha avanzado, sin precedentes, de unos siglos (muy pocos) atrás, y que “dios” está metido en los cajones-iglesias, en los crucifijos, o metidos en una copa llena de vino (para regusto del bebedor), o consagrados en una hostia la cual nos han metido en la boca a más de uno, sin haberlo pedido.
    Siguiendo el hilo: ellos, los salvajes, los caníbales, los encueros y sin vergüenza de sus cuerpos, no tienen lugar en este Planeta, por decisión formal y unívoca e irrevocable y conjunta, en este Planeta, ya que este planeta parece ser que se lo han adueñado algunos muchos, obligándonos a nosotros, también, a adueñarnos o a echarnos a la calle, o al cielo raso si no cumplimos con sus vanidades, estatutos, cumplimiento, vaciadas de bolsillo de su sistema impuesto (los dineros), y sobgre todo, si no obedecemos con lo que ellos instituyen como leyes o principoios fundamentales de su arraigamiento en este Planeta, que no es de nadie, porque es de todos, y mucho menos o mucho más que eso, ya que la piel de la Tierra es un vínculo de habitabilidad, transitable, transmutable y madre ofreciente del alimento, el cobijo y el hogar sin-límites donde disfrutar de nuestra experiencia, propia, única como una antena más, en este mundo visible, addaptado para nosotros y para todos los seres vivos de esta dimensión.
    El absurdo de estos tiempos roza lo infinitamente imposible y denunciable, roza que hagamos ya por fin real, el fin de estos tiempos, porque estos tiempos, tal cual, no tienen perdurabilidad ni seguimiento en un Espacio-Cosmos, donde las Leyes son “otras”, y donde, quizás, ni siquiera hay Leyes, simplemente o inabarcablemente una secuencia Creadora, una Inteligencia Infinita qu e se va Creando y abarcándose a Sí Misma a través de las infinitas experiencias que todos vivimos, pero absolutamente Todos, ya que ni tan siquiera lo que hasta ahora nos han hecho creer que es materia muerte, como pueden ser los minerales, lo están. Están tan vivos como lo está todo lo Creado y si no somos conscientes de todo este Tejido que nos conforma y nos ha dado cuerpo y la posibilidad de Existir, entonces, no tendremos más continuidad, y en un tiempo más o menos corto o largo, nosotros, como tales, dejaremos de existir. Ya sabemos los mecanismos: ahora es tiempo de “escogeer”, de ver, de unirnos, de sembrarnos y enlazarnos para que la continuidad sea posible en esta dimensión tercera de este Espacio-Tiempo.
    Me entristece saber que muy pocos a partir de estos momentos que vivimos, van a poder gozar de la experiencia de una vida tribal. Me pregunto por qué es tan difícil, en general, que los humanos podamos llegar a entender que no necesitamos religiones, pero sí Nexos con todo lo Existente; que no necesitamos leyes, salvo las Leyes que rigen y transmutan la existencia misma; que no necesitamos de “progresos”, salvo la progresión de nuestras almas, y nuestras almas pueden ser infinitamente sabias si se conjugan con todos los seres vivos y con el resto de formas de vida: estas, y no otras, son las experiencias que necesitamos, a modo de grados, para seguir subiendo escalones en nuestra corta y limitada concepción de la Vida.
    Cuando miremos la imagen de un ser vivo, no miremos su primera apariencia, para saber quiénes son, debemos mirarles a los ojos, penetrar en su interior, el flash de lo que percibamos es el flash del motor-vida que mueve a ese ser… y lo demás todo mentiras, conjeturas o falsas percepciones.

    • rivendelian dijo:

      Hola Ana:

      Tu última frase resume todo cuanto debe importarnos en estos momentos: el día que tod@s seamos capaces de mirar a los ojos de otro ser vivo (humano o no) y captar la esencia de su alma… entonces estaremos en el buen camino. El día que comprendamos que todo, absolutamente TODO lo que nos rodea, sean plantas, animales o minerales, agua o viento, tierra o estrellas… TODO, forma parte de la misma hermandad.

      Los dominadores de esta farsa, de esta Simulatrix en la que nos movemos como autómatas la mayoría del tiempo, a lo largo de las épocas se las han ingeniado para cegarnos, para arrastrar a sus peones de ajedrez a brutales imposiciones, explotaciones y genocidios. Y nosotr@s, manipulados o conscientemente consentidores de ello, hemos causado daños sin tasa ni medida a todos esos Hermanos, fueran de la especie que fueran.

      Pero ha llegado la hora de la verdad: el momento de ser mínimamente honestos con nosotr@s mism@s y reconocer nuestros inmensos atropellos y errores. Cuando lo reconocemos con sinceridad no tenemos más remedio que sentirnos avergonzados y tristes, por lo que hemos hecho con nuestra propia especie y con tantas otras. Debemos poner freno a esta equivocada y perversa idea de “civilización” o de “evolución” que nos han hecho mamar, y aunque será imposible restaurar los daños y devolver las vidas tan despiadadamente segadas, debemos aprender a valorarlas, y tratar de recomponer los pedazos de esas culturas rotas.

      Es nuestro deber moral devolverles su dignidad y reconocer la importancia de su existencia.

      Ya va siendo hora de que la Humanidad haga eso tan clerical que se llamaba “examen de conciencia” y reconozca(-mos) los tremendos errores cometidos. Debemos replantearnos nuestra escala de valores de arriba a abajo. Es hora de ponerlo todo patas arriba.

      Un abrazo, y gracias por tus aportes, siempre llenos de reflexión y buen criterio.

  5. lalunagatuna dijo:

    Creo que la palabra misma lo define todo “auténticos”, nosotros nos hemos apartado de la esencia de la verdadera vida con todo lo artificial que nos rodea y dejado manipular con espejismos y falsedades.

    • rivendelian dijo:

      Totalmente de acuerdo, Domi… El “quid” de la cuestión es precisamente ése: nuestro casi completo alejamiento de lo natural, que ha llevado a nuestra transformación en algo muy semejante a unos robots. Siempre esperando instrucciones, siempre listos para nuevas programaciones, funcionales y productivos, poco problemáticos… incapaces de desenvolvernos por nosotros mismos en un medio que era el nuestro y ahora nos resulta casi hostil. Pero sin duda todo eso cambiará. Ha de cambiar, si pretendemos sobrevivir como especie y tener un futuro en esta Tierra. Es la hora de los Band´hakers de Miguel Furlock, la hora de volver a la Madre Tierra de la que nos alejaron, de la que huímos, a la que traicionamos sin pensar en las consecuencias de ese alejamiento y de esa explotación.

      Es hora de pedir perdón al Universo y darle las gracias por permitirnos este despertar que nos abre los ojos a todos nuestros errores.

      Un beso, hermana.

  6. Ana Belén dijo:

    Qué buena eres escribiendo amiga me deleito con cada escrito que publicas…cuando decidas optar por la actitud de los veganos me avisas y te acompaño…

    • rivendelian dijo:

      Querida Anita: tú me conoces y ya sabes que siempre huyo de las actitudes extremistas… A pesar de la aparente negrura del panorama a nuestro alrededor, todavía tengo confianza en el ser humano, y esperanzas de que nos revisemos, nos reconozcamos, nos avergoncemos, nos perdonemos y nos adentremos sin miedo en un mundo nuevo. Much@s estamos ya en ello, cada un@ a nuestra manera, improvisando sobre la marcha, y más se nos irán uniendo hasta alcanzar esa “masa crítica” que propicie el cambio.

      Y ahí… ahí ya sé que me acompañas, amiga… Estamos en camino. Un beso y gracias por tu comentario.

  7. ana dijo:

    Un secreto Riven: No debemos pedir perdón ni avergonzarnos, porque eso es parte de la matrix. Sí debemos reconocer el inmenso juego de planos y de cárceles que la matrix ha impuesto en nuestras vidas, y está clarísimo: si se sales de la raya que ellos impongan, son ellos mismos quienes te van a quitar hasta la libertad más mínima o el derecho a existir, ya que se han considerado con el derecho de manipularte, matarte y extinguir-nos a su antojo.
    No debemos avergonzarnos, sí rebelarnos frente a lo que nos han impuesto, por eso debemos enlazarnos el uno en el otro, sabiendo que nuestras experiencias negativas provienen de todo lo impuesto, porque Riven: cambiemos el panorama, demos otras circunstancias a lo externo y eso externo cambiará totalmente.
    No sé si tengo esperanzas en la humanidad, pero sí en muchos humanos que sí realmente están entrando a saco en desentrañar las Verdades más auténticas de nuestra existencia, dejándonos ya de parafrases y dogmas y leyes y religiones y sectas secundarias que nos alejan de nuestra auténtica verdad: si hemos nacido para experimentar y perfeccionar la Existencia misma, entonces debemos dirigirnos hacia ello, pero de manera totalmente real, es decir actuando y no fraseando y actuar significar “hacer” y apoyar y ESTAR, Quiás aquí aquello famoso del “verbo” porque hemos de estar (no tras las cortinillas), porque actuando y estando aquí ,en este plano, es cuando ejercemos nuestra fuerza nuestro poder de voluntad con la que estamos dotados para modificar y transformar.
    No importa que digan, piensen, crean o se atornillen en la cabeza cosas tan efímeras e irrisorias como esas de “está loco”… pues sí, y es que realmente estamos locos, pero ellos están idiotizados hasta lo más profundo de sus neuronas, y es que la idiotez, como tal, está clasificada por los galenos como enfermedad. Y es que no interesa interesarse por algo más allá que los saque de este sueño, porque en este sueño, supuestamente, es donde vienen a cumplir sus voluntades aparentes de “ser”, pero sobre todo de “tener”, ya que tanto tienes tanto eres… sueños efímeros de total materialidad que retrasan todo sentido de la evolución espiritual… y hasta ahí llega el ego y su hegemonía sobre todo lo existente. Estamos en un “mundo” prefabricado de egos, pero no del ego primordial y existencial sino del ego del superdominio del “yo”, un “yo” irrisorio, porque, Riven, ya lo sabes, ya lo empezamos a saber: Todos Somos Uno Manifestado.
    Un abrazo cálido y de Arcoiris perfumado… ¡Ah, los perfumes de la Naturaleza!

  8. BERTHA dijo:

    Ayyyyyyyyyyy, Toda la vida es sueño y los sueños, sueños son ¡¡¡¡¡¡¡ Y qué tal si nos empezamos a creer, intencionar e enfocar, que nada irreal nos puede afectar ? Si, como parece que coincidimos en que esta vida es ilusoria, tomamos las de villadiego y decimos ahi os quedaís con vuestra matrix?
    No se trata de sentarnos en la posición de loto y aqui me las den, Matusalén. Sino de interiorizar hasta la médula que todo lo que vemos no es lo que parece y SER CONSCIENTES en cada acto de que nuestras pequeñas obras cotidianas, desde esa actitud, son como ondas imparables que se expanden.
    Recuerdo que cuando traje a colación un post sobre lo que se escribe, la manera de pensarlo-escribirlo y despues re-crearlo, nos pusimos contentísimas porque habiamos sacado un clavo, y ya se sabe, un clavo saca otro clavo. Pues ahora os digo parecido, en un año hemos desaprendido musho, hemos espabilado un monton, ya no nos sentamos cada cinco frases a tomar el té con pastitas (eh¡ Riven Domi Luna….) No nos reconoce ni nuestra santa madre que nos parió, luego hemos soltado lastre (buenooooooo, ni sé cuantas capas de cebolla), por lo que vamos ligeras de equipaje.
    Pero….. en serio, con sinceridad de mujer a mujer ¿qué nos impide avanzar un poco más ?
    A mi me gustaría gozar de un “pequeño rincon de la Maru” para explayarnos a tope. No, no me mireís alucinando, que os he pillau. No se trata de hacer un bando de chicas y otro de chicos. Ja, ja. No somos distintas porque parimos o tenemos tetas? Pues natural, queriditas. Natural como la vida biológica misma es la vida emocional y con estos cuerpazos que manejamos es normal que hablemos de compresas y su tipología entre nosotras. Pasemos al corazon de melon, pues idem de lienzo. Hay pequeñas diferencias, ni peor ni mejor, pero distintos pareceres ¿O NOOOOOOO?
    Pues hale, que a mi lo de hablar tan críptico no me gusta. Me conoceís algunas y sabeís que bromeo cuando hay que hacerlo, dulcifico desplantes varoniles para no crear mal ambiente, y soy muuuuu seria cuando la cosa va de irrealidades y todo éso.
    Qué si, que a mi ya no me la dan. Que como Riven Laura, sé que tengo que pedir musssshhhoooo perdón, que como Ana dice estamos en periodo de sueño y es dónde algunos vienen a cumplir sus voluntades (que no las nuestras), y como nuestra amiguita Cris-Zeny nos han ninguneado a nosotras desde no sé cuando. ¡ Por algo será ¡
    Pensemos querubines y explayemonos con nuestras posiciones, que no tienen que dar lugar a tirones de melenas ni mordiscos golfos.
    Os quiero, en serio y observad que no pongo mi coletilla “a pesar de todo”. Por algo será ¡¡¡¡¡¡¡¡

    • rivendelian dijo:

      Requetebertha de mis amores… Me has hecho soltar la carcajada con lo del “Rincón de las marus”. ¡Y yo que pensaba que con lo ligeras de equipaje que nos hemos quedado habíamos tirado por ahí hasta esas pequeñeces como las diferencias de género!

      Pero en el fondo tienes razón: por mucho que nos reconozcamos como consciencias infinitas interconectadas con el Todo y todo eso… de momento estamos encarnadas en estos cuerpazos divinos, qué leñe, seguimos siendo humanas, concretamente Espectaculares Mujeres Humanas, y no hay que rechazar lo hermoso y diferente que hay en nosotras, incluida nuestra carnalidad, nuestra terrenal y ancestral manera de ver las cosas. Ahí tenemos en Cristina una gran “maestra”. Yo siempre me negué a darle importancia al hecho de ser mujer, me quería considerar por encima de esas distinciones, de esas luchas, por el mismo deseo de trascender que me movía en otros ámbitos.

      Sin embargo somos diferentes, eso es un hecho, y tampoco hay que avergonzarse o renegar de ello. Así pues, admito la posibilidad de crear ese rinconcillo que propones. El té con pastas será opcional… Se admiten sugerencias… ¿Una página aparte, una entrada especialmente dedicada a nosotras, sin la arroba? ¿Exclusividad absoluta, o se admiten comentarios del género complementario -que no opuesto-?

      Pues hala, muevan ficha, señoras y señoritas… (y no se nos mosquéen los compañeros, por favorrrr)

    • ana dijo:

      Ese es un comentario muy de “mujer”, Bertha, y es que eso es muy necesario, más necesarioque nunca, que las mujeres, que las hembras ocupen su lugar, pero de buenas Marus, ya que el Amor de madre, su dedicación es un efecto-espejo muy especial, tan grato como inolvidable… yo lo he presentido, presumido y sentido así, y no a veces con mi madre biológica, precisamente.
      Las experiencias son propias de cada uno. Esta vida es sueño, pero un sueño táctil para que podamos ir sintiendo y hasta jodiéndonos con nuestras experiencias… La verdad… yo pediría ypido muchas veces que cuando marcha, no regresar nunca más a este mundo mundanal, pero este munod es muy hermoso en sí mismo, pero no por las formas sino por el Planeta y sus creaciones.
      A pesar de todo la cotidianeidad es la inmensidadd de la vida y el placer de poder estar entre nosotros, sentir y estar entre amigos o seres amados, porque los instantes con ellos son los únicos que nos llevamos.
      Yo es que creo que nací berenjena, me di cuenta tarde, por eso… si me hubiese dado cuenta mucho antes ni me habría enamorado, ni habría llorado, ni habría maldecido, ni sufrido oir anires bu oebas de esas, Las amistades, las buenas, jamás se olvidan, están grabadas en el coraón de nuestra vida y ladroneamos sus bellas esencias. ¿Y qué es la amistad, es amor, amor entregado, porque a un amigo le cuentas lo que no le cuentas ni a tu madre. Ea y que vivan las marus y las madres de corazón

      • ana dijo:

        Vaya vaya, el portátil me ha jugado una mala pasada, jeje
        donde digo algo así como xxpfffff o sea ..”ni sufrido oir anires bu oebas de esas”… pues no sé que había querido decir, lo dejo a vuestra imaginación… he cambiado los dedos de las teclas y no he visto lo que “razonablemente” tenía que haber escrito. Viva el poder de la imaginación!

  9. rivendelian dijo:

    ¡Ahí, ahí, mujeres reinventando el lenguaje! ¡Ole ese arte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s