Criando al Homo universalis


Hola, amig@s. Hoy quisiera compartir las reflexiones que ha provocado en mí la curiosa noticia que enlazo a continuación:

http://www.elmundotoday.com/2012/03/una-senora-de-puertollano-cuestiona-la-realidad-cognoscible/

Por supuesto, parto de la base de que la “noticia” pueda ser un montaje: para empezar, la mujer que aparece en la fotografía no tiene aspecto de ser madre de unas criaturas de tan corta edad, sino más bien su abuela… Da igual; aún así, no deja de ser interesante y de espolear mi cabecita inquieta, pues el tema propuesto me lo he planteado muy a menudo desde hará uno o dos años: eso de cuestionarse la “Realidad Cognoscible” y de aceptar que existe un nuevo paradigma, un cambio tremendo en el que nos encontramos metidos hasta las trancas.

Para empezar, me ha llamado poderosamente la atención esa alusión al Código Penal, que considera delito el hecho de poner en duda los presupuestos ontológicos o verdades absolutas preconcebidas del sistema. Se menciona la posibilidad de que la escéptica mujer de Puertollano pudiera incluso perder la patria potestad de sus hijo-as si fuera llevada ante un juez. Bien, pues en ese caso… ¡creo que yo también sería una delincuente en potencia! Lo que está claro es que cada cual educa a sus hijos como mejor le parece, y que esa ley está en franca contradicción con algo llamado Libertad de Conciencia, ¿no os parece?

¡Vaya temazo para un debate, señoras y señores!

Y es que seguramente, en más de una ocasión, todos-as los que frecuentamos estos patios librepensadores y somos padres-madres de personitas en pleno desarrollo nos hemos planteado el difícil reto de ir abriendo sus mentes y ampliando sus perspectivas del mundo que nos rodea. Pero siempre nos hemos topado con impedimentos de algún tipo, sean propios o ajenos: el miedo a desestabilizarles, a despojarles de cierta sensación de seguridad y confianza, las diferencias de criterios entre los miembros adultos de la familia que podrían dar lugar a mensajes contradictorios, el temor a que se sientan diferentes a los demás niños, el no saber cuál es la edad correcta para empezar a ampliar su cosmología, la preocupación por que se tomen demasiado al pie de la letra la idea de no ser esclavos y rechacen la disciplina y el respeto a sus mayores… En fin, la lista sigue y no acaba.

Pero, al menos para mí, una cosa está clara: si como padres conscientes y comprometidos con este cambio (que yo considero histórico) no intentamos introducir a nuestros hijos en la nueva manera de percibir las cosas y esperamos que sean otros quienes lo hagan, entonces es que no somos tan conscientes ni estamos tan comprometidos como pensamos.

Para muchos la fórmula de la educación parece lógica: los padres educan a los hijos en valores y conducta, y los profesores los “ilustran”. Pero esto no sucede así, y lo sabemos muy bien, porque ni los padres educan, dada la conducta de muchos hijos en el aula, ni los profesores ilustran, según sugieren los índices de fracaso escolar. Ni los padres nos esmeramos lo suficiente en la educación en valores humanos y conductuales, ni los profesores enseñan adecuadamente (entre otras cosa, porque habría que replantearse todo lo que enseñan…)

Hay un proverbio hebreo que dice: “No limites a tus hijos a que aprendan lo mismo que aprendiste tú, pues ellos han nacido en otros tiempos”. Y así es, amigos: nuestros hijos son los hijos del nuevo paradigma. Los hijos de unos padres que saben que, para cambiar la realidad, antes tienen que cambiar su más profunda forma de pensar. Los hijos de unos padres para los que los multiversos no son poemas con muchos versos. Los hijos de una generación enamorada de la fantasía de Tolkien, seducida por las enseñanzas del Don Juan de Castaneda, enganchada por los contoneos místicos de la inigualable Shirley McLayne, embelesada por el “Cosmos” de Carl Sagan, maravillada por los vuelos de libertad de Richard Bach y su gaviota antisistema, educada por Eckhart Tölle, Deepak Chopra, Elisabeth Kubler-Ross, David Icke, el Tao-te-King, Un Curso de Milagros, los pioneros de la física cuántica…

Hablando de ellos, el neurofisiólogo norteamericano Karl Pribram predijo, allá por la década de los setenta del siglo pasado, que la nueva generación aprendería ya a enfrentarse con paradojas en los primeros años de su educación, y crecerían con una mayor comprensión de los diferentes niveles de la realidad. Tenía razón, estamos ya en ello, sólo tenemos que creer en nosotros y en nuestros hijos. Si aún no somos capaces, por ejemplo, de controlar lo que llamamos fenómenos paranormales (telepatía, telequinesis, visión remota, etc) es, sencillamente, porque creemos que no podemos, Podemos decir que lo deseamos, incluso podemos desearlo sinceramente, pero eso no cambia lo que creemos en nuestro subconsciente. Nuestra cultura afirma que ese tipo de cosas no es posible, y nos asusta decir a nuestros hijos que esa afirmación podría ser falsa. Debemos cambiar profundamente nuestra forma de pensar, porque lo que hoy es teoría, mañana podría ser un hecho, y cuanto antes lo acepten nuestros hijos, antes se producirá el cambio de Homo sapiens a Homo universalis.

A veces sentimos que no tenemos la preparación necesaria para afrontar el cambio, puede que muchos todavía no lo hayan advertido y/o no saben cómo meterle mano. Sin embargo debemos lanzarnos sin red. Porque, sin duda, estamos viviendo una revolución imparable, lo que se viene llamando en la red el “Cambio de Paradigma” pero, desgraciadamente, ni los educadores ni los padres hemos desarrollado un modelo a seguir para transmitirlo a hij@s y alumn@s.

Mi hija mayor, E., me etiqueta, con mucho sentido del humor y desde el cariño, con calificativos en una escala que va desde “friky” hasta “loca”, pasando por una amplia gama como “brujita”, “cansina”, “hippy”, “rara” y “librepensadora” (esto último es lo que yo le digo que pretendo que sea ella, y lo ha entendido muy bien). Tiene días en los que no quiere saber nada de lo que le cuento, y otros en los que viene con gesto meloso y me pregunta por iniciativa propia, pero va “entrando”, y yo lo aprecio y valoro mucho, entre risas y explicaciones muy sencillas, sin imposiciones de ningún tipo. Es complicado familiarizar a una niña de once años con la cuántica, los universos paralelos, los chemtrails, la posibilidad de vida alienígena o las mentiras de la Historia, por ejemplo, sin hacer que se sienta insegura y perdida. Sobre todo cuando los padres y madres que estamos metidos en todo este berenjenal hemos sentido eso en nuestras propias carnes al empezar a bucear en estos mares sin fondo. Pero hay que intentarlo y empezar el movimiento hacia adelante, sin presionar, sin sentar cátedra, dejando muy claro que es ella la que tiene que decidir si lo que le cuentan le parece razonable y aceptable, ya se lo cuente su madre o la profe de Conocimiento del Medio… Tengo la inmensa suerte de que mi resplandeciente E., además de ser preciosa, es una niña muy inteligente, cariñosa, compasiva, abierta de mente, con un fino sentido de la ironía, socarrona y crítica, y muy madura para la edad biológica que tiene. ¡Sin duda será una gran representante de la rama femenina del nuevo Ser Humano!

Y la pequeña, e…. bueno, ella vive a caballo entre su mundo particular y el que nos es impuesto desde fuera, así que la imagen que tiene de mí, desde su inocencia, es que soy  “la mejor mamá que ha tenido” (según sus propias palabras). Afirmaciones como ésta hacen volar mi imaginación y me hacen pensar: ¿será que ella sí tiene la certeza de vidas pasadas, será que ella “sí recuerda” otras vidas que ha tenido, con otras posibles mamás?… Es dulce, cantarina, incansable, amorosa, mantiene un casi continuo monólogo interior que, a veces, se transforma en diálogos enternecedores con su amiguito invisible… Está totalmente desfasada en su evolución académica, sus interacciones sociales no tienen mucho que ver con lo “esperable”, y se columpia, risueña, entre dos mundos, ajena a muchas cosas y feliz en esencia. Pero, en fin, el tema del autismo es algo digno de una entrada aparte, y de hecho ya tengo un artículo en “Borradores” que intentaré publicar cuanto antes, porque encuentro que está muy relacionado con todo esto que hablamos hoy, y para mí tiene una importancia personal a causa de e.

Lo hagamos como lo hagamos, con mayor o menor acierto, creo que es nuestra obligación como padres ayudar a nuestros hijos a replantearse las cosas. Y creo que no lo estamos haciendo mal del todo, porque las nuevas generaciones son diferentes. No sé muy bien si por influencia de padres librepensadores, por cambios en el ADN, o por ser, tal vez, encarnaciones de espíritus muy evolucionados que vienen a acelerar el movimiento de renovación total del planeta. El caso es que niños y jóvenes de todo el mundo se abren cada vez más a estas ideas, sobre todo gracias a la revolución de las nuevas tecnologías para la comunicación. Ya no están limitados a viejos libros de texto y enciclopedias indigestas, ni se ciñen a las creencias particulares de la cultura particular en la que han nacido.

Como ocurre con las parejas de inmigrantes con hijos nacidos en el país de origen, los niños tienen una facilidad especial, mayor que los padres, para aprender la lengua y adaptarse a las nuevas costumbres, y son los padres quienes acaban haciéndose dependientes de los hijos, que les hacen de “guías” en el nuevo mundo. Puede que eso mismo nos ocurra a nosotros ahora con estas nuevas generaciones de niños Índigo y Cristal, de niños “especiales”, con los que, sin ninguna duda, yo reconozco sentirme bendecida.

Hay libros con títulos tan llamativos y sugerentes como “El niño mágico”, de Joseph Chilton, o “Dotados para lo desconocido”, de Lyail Watson, que aluden a esta maravillosa transformación del ser humano empezando por la infancia.

Todos hemos oído hablar de los llamados niños “ïndigo” y “cristal”. Es evidente que ellos también guardan una profunda relación con este cambio de paradigma que estamos viviendo, pues se trata de seres que vienen con una misión: ayudarnos a dar los primeros pasos hacia una nueva percepción, enseñándonos desde el Amor, el cuestionamiento de las verdades absolutas, la aceptación de lo diferente y el reconocimiento de nuestros potenciales humanos. Están aquí para plantear un reto al actual orden de cosas y reemplazarlo por algo mejor. Por tanto, tener un niño de estas características en casa debería ser un honor para los padres y una maravilla para ayudarnos en nuestra propia evolución personal. No podemos repetir con ellos los viejos patrones de crianza. Tenemos que hablarles y explicarles las cosas como a nosotros nos hubiera gustado que lo hicieran nuestros padres y madres. Tenemos que ser conscientes de lo que motiva que tengamos niños de esas características (en realidad, cualquier niño) y del patrón particular de educación que traen consigo.

Con ellos no funciona el viejo sistema de sometimiento y temor a la autoridad, basado mayormente imponer el Miedo. Hasta no hace mucho, padres y madres veían a sus hij@s como una responsabilidad que tenía que ser asumida, y su deber era asegurarse de que a las criaturas no les faltase de nada, material y educativamente, convirtiéndolo en un adulto, igual que todos los otros adultos. L@s niñ@s eran criados en un ambiente de temor al castigo, y veían a padres-madres, maestros, y otros adultos como figuras de poder. Se les enseñaba a aceptar las normas de la sociedad por estas figuras de poder, aún si estas fueran en contra de las inclinaciones de él o ella. El rol de los progenitores era de guardianes y controladores, lo que les daba derecho a castigar a l@s niñ@s, incluso con violencia, si ese control, a base de reglas y prohibiciones, era retado o ignorado. El objetivo de las reglas y regulaciones era asegurar que las criaturas“pertenecieran” o se ajustaran a la sociedad. Much@s de nosotr@ nos hemos criado así. Yo tuve mucha suerte porque tuve unos padres bastantes liberales y comprensivos, pero en muchas casas era frecuente escuchar cómo se ponían punto y final a las pequeñs confrontaciones con frases como: “Lo harás porque lo digo yo, soy tu madre/padre”, o “lo harás porque eso es lo que hace todo el mundo”.

Afortunadamente, este autoritarismo, esta complacencia en el poder y este sistema de crencias está condenado a la extinción. Sabemos que no somos “dueños” de nuestr@s hij@s, y no nos creemos más sabios que ellos, por tanto no tenemos derecho a demandar de ellos ciertos patrones de comportamiento y elecciones de vida.

El Nuevo Paradigma de Crianza debe estar basado en el Amor y brotar del centro de nuestro corazón. En este nuevo paradigma, tod@ niñ@ es vist@ como un regalo y un privilegio. La crianza es una experiencia generosa, en la cual tenemos la tarea, como adult@s, de nutrir y asistir a un alma recién llegada al Planeta. Y deberíamos ver esta tarea como una aventura en la que crear la experiencia del crecimiento y el aprendizaje dentro de los parámetros de una visión ampliada de la realidad, en la que quepan todas esas cosas extraordinarias que empezamos a plantearnos.

En este nuevo modelo de crianza basado en una visión integradora, consciente y amorosa del universo, hay que ver al niño-a como lo que es: un alma muy evolucionada y desarrollada. Las almas llamadas Índigo o Cristal tiene su propia sabiduría para impactar al mundo adulto, y el rol del padre y de la madre debe ser apoyar y ayudar a esa alma a traer su mensaje al mundo. Para ello, lo más importante es que el niño o la niña sean amados, protegidos y animados a expresar al máximo quiénes y qué son en realidad. Hay que darles todas las oportunidades para desarrollar su máximo potencial en un ambiente amoroso y alegre.

Para ser este tipo de padre-madre guardián-a son necesarias cualidades básicas como el Amor, la Tolerancia, el Respeto y la Aceptación Incondicional . Pero, por supuesto, también necesitamos grandes habilidades para la Negociación, Comunicación y Disciplina. La comunicación es una habilidad clave, debe ser un acto de dar y recibir, demostrando amor y respeto, compartiendo ideas y percepciones, más allá de la simple imposición de órdenes o instrucciones. Y, sobre todo, procurando no enfadarnos ni gritar cuando hablamos con ell@s. Deberíamos hablarles y explicarles las cosas como a nosotr@s nos hubiera gustado que lo hicieran nuestros padres-madres. La clave es que ambos bandos ESCUCHEN lo que el otro tiene que decir, pues en el acto de escuchar podemos realmente percibir y comprender lo que el otro siente y necesita. Hay que hablar todos los asuntos que puedan afectarles, familiares, escolares, de sentimientos, lo que sea, sin caer en el error de que, como son pequeñ@s, no necesitan muchos detalles.

En conclusión, como dice Marylin Ferguson en su libro “La conspiración de Acuario”, si la educación no admite remiendos, tal vez sí que admita una transformación. En ese sentido, hemos estado intentando ponerle alas a una oruga. Nuestra intervención hasta ahora en el proceso del aprendizaje ha sido así de chapucera. Es hora ya de liberarnos de nuestro apego a viejos moldes y dejar a la mente humana volar libremente sin ponerle impedimentos. Es ese concepto tan bonito de “desaprender” que ya utilizan hasta los bancos para hacer más apetecible su publicidad…

Maravillosa misión la nuestra: proporcionar el impulso necesario para el próximo salto evolutivo de nuestra especie. Tomemos carrerilla y… ¡empleémonos a fondo, amig@s! Un abrazo lleno de ilusión y confianza…

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Criando al Homo universalis

  1. manolo dijo:

    Hola Riven,vaya peazo articulo!!!!!tema delicado el de los niños,mira yo creo que si que es posible que vivamos en una falsa realidad,pero no tan exagerada,como para no comprar una alfombra por que esa alfombra no exista.yo si creo en matrix,pero un matrix lleno de mentiras,secretos,injusticias,sufrimiento,ocultacion,desinformacion.Mira te doy un ejemplo de lo que para mi es matrix,hoy en la salida del colegio,escuchaba una conversacion,que cotilla soy!!!!,de un grupito de madres,hablando de la crisis,que si los recortes,que no hay trabajo tal y cual.Una de ellas acaba diciendo,bueno que le vamos a hacer,no se puede hacer nada,hay que aguantar,hay gente peor.Esas personas si que viven para mi en matrix,se conforman con lo que tienen,no creen en algo mejor,ni luchan por que esto mejore,estan como abducidas.Ellas estan en MATRIX.
    Un Fuerte Abrazo Despierto………..

  2. rivendelian dijo:

    Tienes razón, Manolo, lo de la tipa de Puertollano a mí también me ha parecido bastante desproporcionado, y está claro que hay cosas que no nos podemos permitir dudar, al menos mientras estemos encarnados en este cuerpo, porque supondría un desapego que acabaría con la chispa de humanidad que nos mueve.

    Lo que hay que cuestionarse, como padres-madres o como personas en general, es si la realidad que nos presentan es la que deseamos y/o merecemos, y la inmovilidad y pachorra habituales entre la mayoría de nosotros, muy bien ilustrada con tu comentario sobre la cháchara de las mamás a la puerta del colegio. Pero cada vez más personas sabemos que nos engañan en casi todo (y el “casi” estoy tentada de quitarlo) y queremos para nosotr@s y para nuestr@s hij@s una vida auténtica, basada en verdades y no en ocultaciones. Hay que empezar por ahí, por presionar para que se vayan desvelando misterios y abusos de poder, y ya será un gran paso.

    En esto hay muuucho que hablar y, sobre todo, que hacer. Pasito a pasito.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    P.D.: por cierto, ¿has visto la sección “¡Oh, cielos”? He publicado la foto que te mandé al blog y alguna más, así que cuando quieras puedes colaborar y enriquecer también el mío, je, je…

  3. ana dijo:

    Querida Riven, déjame que te diga una cosa: tú también eres un ser especial, también lo es Manolo, aunque a Manolo le falta todavía encontrar algunas secuencias, y las irá encontrando poco a poco o muy rápidamente.
    Digo que eres un ser Especial porque así también creo que me reconocí yo hace un tiempo atrás: yo nací una criatura rara, una de esas que antes llamaban “superdotados” pero que, me quedé en “nada”, porque Nada era mi Camino, partir de la Nada y recorrer los Senderos de la Humanidad de la Gente, y aunque antes no entendía… sí llegué a entender más tarde cómo amo toda esta urdimbre de Existencia Planetaria y cómo amo a algunos Seres Humanos, quizás demasiados… hasta incluso a aquellos que me han hecho daño, aquellos que me han hecho cristo de su indiferencia, o cristo de sus decisiones-no-aceptadas.
    Nací en el seno de una familia que no sabía ni leer ni escribir, mi madre sí, porque las “señoritas” con las cuales estuvo de “servicio” interna le enseñaron, pero aún y así le costaba garabatear su firma. Mi padre no llegó nunca ni a leer ni a escribir, y por eso, yo de muy pequeña y adelantada de todos los demás niños en la clase, cosa que a veces llegué a sentir como propia vergüenza en las carnes, en vez de orgullo, y esto hasta me retiró de un ritmo que hubiese podido ser “normal” y al alejamiento de algunos sectores. Fue así como de muy pequeña leía lo que con deleite la gente de entonces, llena de morbo y de satisfacción por tener un plato caliente en la mesa, aunque bendecido por el patriarca de la dictadura, un periódico que me repelía, pero ese ser al que me hacía que me acercase para que le leyera, lo hacía con deleite: “El Caso”. Imagínate qué…. Bueno, esto me ayudó a leer a estudiar y a crecer a mis anchas sin que me impusieran nada en concreto, salvo la satisfacción de que ellos tenían (por no haberlo tenido ellos) el placer y el derecho de ir a un colegio de pago (no nacional) y de ver que sacaba méritos para mi vida y mi trabajo.
    Así pues, Riven, y a lo que iba, tú también eres un ser especial, y Manolo y muchos de los que estamos en esta saga, y quiero decirte por ello, quizás por el conocimiento del que tengo premisas que debo de hacerlo: que debes ayudar a tus criaturas. Porque en algo andan erróneos los que afirman que los niños índigo-cristal nos van a salvar: concientízate: EN ABSOLUTO. Ellos han nacido con unos adeenes cristal y de fuerza índigo porque es lo que ahora nos ha puesto el Cosmos en danza, y para que sea posible que las demás generaciones sigan a sus causas, igual que tus niñas te siguen a ti y no a otros (llamados profes o cualquier otra estridencia de ésas). Deben seguirte a Ti, porque para eso estás aquí, para ayudar a tus Criaturas a que no confundan su Vida y la malogren por los caminos por los que van a intentar, triquimillones de veces, confundirlas. Esa fuerza se la vas a dar tú y es necesario que lo hagas, sin ningún tipo de duda, enseñándoles lo que es una cosa y lo que es la otra, buscando el nexo que va a ser el que haga que tengan clara Consciencia de dónde está el principio de la Luz, que es eso sólo un Principio, porque una luz irá amortiguando a las otras y así… poque los Multiversos del Conocimiento son infinitos, y Éso es lo que les tienes que enseñar, que aunque aquí les digan negro blanco o amarillo, las tonalidades son otras, es más, que los colores en sí, no existen sino que son frecuencias que se activan al recibir la luz de nuestro Astro, y es más que nosotros, como tales, tampoco existimos, ya que somos infinitos millones de partículas (hasta ahora de lo descubierto y concebido), unidas por un matrón-matriz-materialización que es el que nos ha dado la posibilidad de sentirnos, ver, oír, sentir todo lo que nos envuelve, y que precisamente por eso, lo que nos envuelve es tan inexistente como nosotros y tan infinito como podemos llegar a serlo nosotros mismos.

    Más tarde me miraré el reportaje de esa señora. Un abrazo, porque este tema es muy extenso, como muchos de los que tratamos aquí, pero son los que nos van a ayudar a darnos las Manos para enlazarnos a fin de conseguir ver ese otro Paradigma, pero un paradigma ya lejos de toda esta frecuencia material, para entrar en otras, más elevadas, donde los Conocimientos ya serán puerta abierta para Todos y los avances materiales (que al fin y al cabo es lo que hace prolongar aquí nuestra vida material) sea por fin, de todos y que eso que llamamos “trabajo”, no sea sino una secuencia más de nuestra existencia, porque el trabajo sólo es aporte para que todo Funcione para Todos, y puede funcionar con esa Armonía que es a la que muchos aspiramos, aunque a veces estemos latiendo en momentos de desesperanza.

    A los niños Cristal e Índigo hay que llevarlos de la mano y sobre todo con el Corazón, porque muchos de ellos no van a ser lo suficientemente fuertes en esta mátrix, sobre todo los niños Cristal, ellos tienen una sensibidad fuera de todo lugar y han nacido con la Consciencia muy clara de que todo nuestro Planeta está Vivo y que ellos son parte de esa Vida, por eso no entenderán ni entienden toda la crueldad de esta mátrix-tercerodimensional. Los niños Índigo hay que tener cuidado con ellos porque ellos son más fuertes, y aunque se les trate de desviar siempre llegarán a su senda, pero aún y así pueden perder muchos años hermosos en su Vida, y es en ese trasiego donde van a intervenir muchas fuerzas alienas.
    Un beso

  4. Ana Belén dijo:

    cómo logras emocionarme, casi diría que cómo nadie…esa descripción de tus hijas..tenemos que vernos…

  5. lalunagatuna dijo:

    Hola wapa, tiene miga el temita y no quice contestarte enseguida para no meter la pata. Esta buena señora de Puertollano tiene problemas desde luego y distorciona la realidad o vive en medio de un desencanto tan enorme que no se da cuenta del daño que hace a sus hijos. no tuve mucho tiempo para ejercer de madre o sea que lo miraré desde “fuera”, no podemos inculcar a unos niños unos puntos de vista sin ponerlos a su alcance de entendimiento, son niños y aunque como tú lo haces vas formando a tus hijas por etapas, con un lenguaje a su alcance para los nuevos tiempos y prepararlas, cada una según sus posibilidades de comprensión. Jamás se debe de tratar a un niño como un adulto o su futuro se desmoronará, tienen que disfrutar de su mundo infantil sin presiones pero con una realidad del futuro. No quiero juzgar, me conoces, pero esta madre puede ser una apisonadora para la mente de sus hijos… Las tuyas? pues no me preocupan en absoluto jeje, están en muy buenas manos.
    No sé Riven si me he expresado con claridad, a veces internet cambia las perpectivas de lo que deseas escribir pero me parece que en esta familia hay un problema muy serio, los niños son sagrados, futuros adultos del mañana y tenemos una obligación de crialos sanos de cuerpo y mente para que SEPAN, y lo digo desde mi experiencia personal, o arrastrarán un lastre demasiado pesado.
    Abrazos a compartir.

    • rivendelian dijo:

      Con claridad meridiana, como dicen los letrados, je, je… Desde luego que el tema se las trae, pero creo que es de una actualidad pasmosa, pese a tratarse, evidentemente, de un montaje sensacionalista. Lo importante de todo esto es el hecho de que, como muy bien apuntas, l@s hij@s son sagrad@s, y la mayoría de las veces no sabemos cómo tratar y orientar a estos seres milagrosos recién llegados del “otro lado”. Pretendemos imponerles unas bases que ni nos cuestionamos, porque son las que nos impusieron a nosotr@s y asi se hicieron las cosas siempre y todas esa vaguedades… Y no nos damos cuenta de que, precisamente por su cercanía con ese “otro lado”, tal vez ellos mismos podrían enseñarnos a nosotr@s muchas cosas increíbles.

      Aparte de eso, que a la mayoría de l@s padres-madres les pasa desapercibido, está el asunto delicado de cómo introducir nuevos puntos de vista en las mentes de estas criaturas sin generarles inseguridades y miedos, es decir, ir sembrando despacito esas semillas de percepción amplificada, no bruscamente, en plan apisonadora, como dices tú.

      Ahí ya entran en juego factores como la inteligencia personal, la sensibilidad para abordar ciertos temas, el sentido del humor, y sobre todo, la facilidad para abrirles la mente sin imponerles nada, dejándoles claro que las “verdades absolutas” no existen y que irán descubriendo cómo son las cosas por sus propios medios a medida que vayan creciendo, porque el conocimiento se adquiere paso a paso.

      Difícil tarea, por supuesto… pero nadie dijo que el “trabajo” de la materni-paternidad fuera fácil. Ahí cada uno debe hacer su esfuerzo, hacerlo lo mejor que pueda y darle su toque “personal”… Seguro que la recompensa merece la pena: ver a nuestr@s hij@s conscientes de su conexión con el Todo, responsables de su misión sagrada, respetuosos con todas las formas de vida, libres de prejuicios y cadenas mentales, y, seguramente, hasta FELICES.

      Gracias por pensar que mis nenas están en buenas manos… ¡Yo sí que lo estoy! La verdad es que lo hacemos lo mejor que podemos-sabemos… aunque siempre se puede mejorar, y en eso andamos día a día, superando y puliendo cosillas…

      Un beso muy grande, hermana.

  6. wolfman dijo:

    Buenas.

    Me he hecho una lectura express de tu articulo (si me da tiempo lo leere mas delicadamente) y dejando aparte que me ha gustado bastante he de decirte que me ha sorprendido que de una guasa del mundo today, que es una web que inventa noticias y las redacta como si fueran actualidad real, hayas sido capaz de exprimir una relfexion tan elocuente sobre la libertad, la educacion, el amor hacia y desde los hijos, etc…
    ¡talento puro, vaya!.

    Un abrazo

    wolfman

    • rivendelian dijo:

      Muchas gracias, Wolfman, la verdad es que me daba un poco igual que la “noticia” fuera o no auténtica… pero fue un acicate válido para “exprimir”, como dices tú, un tema que a todo@s nos preocupa, y más si somos padres-madres. Me alegra verte por mi casa, pásate cuando te apetezca… Un saludo.

  7. ana dijo:

    Respecto a la noticia de la señora de Puertollano, creo que se trata de una noticia bulo. Puede que haya algo de verídico si es que salió como tal, pero la misma noticia la ha encontrado con fecha de un mes atrás, y no quiero seguir buscando, ya que todas empiezan igual “Ayer una señora….”. Luego me remito al lugar de donde has extraído la noticia, y tiene titulares muy curiosos que me retraen al cachondeo, y también los términos en cómo está redactada la noticia “los niños se plantean no hacer los deberes porque no existen…”. En principio todo esto es un bulo y no sé si buscar más, ya que también está desproporcionado (o no) en el sentido de que el marido acude a las autoridades para defenderse de su señora, es decir, para encerrarla en un psiquiátrico y quitarle la potestad de sus retoños, basándose en artículos que defienden unos criterios ontológicos “inamovibles”.
    He estado buscando por ahí y no encuentro eso de delito ontológico. El Artículo 448 del Código Penal (que es penal, lo otro tendría que ser civil, si cabe), empieza “esencia del delito de prevaricación judicial, tipificado en el artículo 448 CP” o sea que va en vía de prevaricación judicial. Luego el artículo 451 empieza: “Artículo 451.

    “Será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años el que, con conocimiento de la comisión de un delito y sin haber intervenido en el mismo como autor o cómplice, interviniere con posterioridad a su ejecución, de alguno de los modos siguientes”

    Artículo 451 del Código Civil: “Artículo 451. I. Adquisición de frutos: 1. Naturaleza, extensión y fundamento. 2. Objeto de la adquisición. 3. Momento de la interrupción legal. 4. Ambito de aplicación del precepto”

    Artículo 448 del Código Civil: “Artículo 448: I. Título para la usucapión (art. 447).-II. Título de la posesión (art. 448): 1. Ámbito de la presunción: ‘ A) Documental. B) De la transmisión o negocio. C) Del derecho poseído. 2. Eficacia.”
    En todo caso eso de usucupación y título de posesión ya lo dice todo: no hace referencia a ningún código sobre la Ética, y es que en principio la ética, me parece y creo que todavía no está legislada salvo que creo sobre daños morales y de ética a la persona misma, pero eso ya es más que meterse en más artículos.
    En definitiva, ese artículo es un chute total.
    —————
    Respecto a lo de ir desprogramando a las criaturas de enseñanzas no-válidas, me parece más que necesario, abolutamente primordial. Nuestras enseñanzas “éticas” deben ir por encima, debajo y por todas partes, traspasándolo todo, siempre y cuando estemos en condiciones para tal circunstancia. Si no es mejor dejar a las criaturas a su completo albedrío. Jamás imponer nada, absolutamente, enseñarles a diswcernir, esto es básico, y luego enseñarles a buscar y no conformarse jamás con ninguna explicación: esta es la piedra Roseta del Conocimiento. Lo demás ya les vendrá por añadidura, como dijo un gran filósofo Kósmico, el Kristo, al que todavía llevan a modo de colgajo en una triste cruz, para que no nos olvidemos que esta vida es dolor: sí ahí está la clave. No debemos olvidar que la vida es dolor y que el gran premio nos viene de un “cielo”, que antes estabva en la bóveda cósmica, ahora los papa-cardenalicios con faldas yha lo miran con un poco de soslayo, preniviéndose por si acaso y lanzando jilipolleces por si vienen los aliens y les tiran de las capas y les dan con el báculo ahí mismo en el culo por delitos de lesa humanidad.
    Un Ósculo (quien no sepa lo que es que lo busque, y por si alguien no tiene ganas, pues un abrazo)

  8. lalunagatuna dijo:

    Pues yo te mando otro sin olvidar a los de casa de Riven.

  9. rivendelian dijo:

    ¡Osculos todos los que queráis!

    Lo del báculo en el culo ya es harina de otro costal, Ana, has sido tan gráfica que me duele hasta a mi la posible llegada de esos aliens justicieros… (aunque, en el fondo, por muy no violenta que me considere, yo también creo que muchos ensotanados se lo merecerían, je, je…).

    Bárbaro tu trabajo de investigación, Ana, ¡qué curranta estás hecha! Me he mareado un poco con tanto artículo del código penal, y me alegra saber que no exista delito como tal, pero insisto: la pseudonoticia de esta mujer era de lo de menos.

    Un superósculo espiralado (que no de tornillo, no nos confundamos…)

    ¡Gracis por vuestros comentarios, que le dan tanta vidilla al blog!

    ¡Os quiero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s