De hundimientos varios


El otro día me atravesó una nube de color gris plomizo y se me quedó dentro, atascada. No había manera de sacarla, se había hecho una bola muy prieta en la boca del estómago y se empeñó en contagiarme su amargura. El caso es que lo consiguió, y pasé uno de “esos días” en  los que parece que la vida no merece la pena. Un Mal Día con mayúsculas.

Salí a dar un paseo, saturada de mi casa y de mis cosas, y empezó a llover a toda pastilla. Volví sobre mis pasos con el pelo empapado y cara de pocos amigos,  y me metí en el coche en un estado penoso. Arranqué medio en trance y deambulé por calles solitarias, en lo que me parecía una escena irreal de película de ficción, de esas en las que la humanidad ha desaparecido tras una catástrofe que ha dejado los edificios intactos. No se veía ni un alma. (La verdad es que era fiesta y todo estaba cerrado, amén de que llovía y ya eran casi las diez de la tarde-noche).

Al final, medio hipnotizada por el vaivén de los limpiaparabrisas, acabé en  un centro comercial de las afueras. ¿Qué leches hacía yo allí? Nunca me han gustado esos sitios, de hecho huyo de ellos, más que nada porque detesto el ruido y las aglomeraciones que llevan asociados… pero en ese momento me parecía estar en otro planeta, de la poca gente que había por allí. Era fantasmagórico. ¡Cómo se nota la crisis!

Casi como si anduviera en sueños, me dirigí hacia las taquillas del cine y pedí una entrada para el último pase, el de las once menos cuarto. Me volví al coche, para hacer tiempo mientras llegaba la hora de entrar escuchando música, y un cuarto de hora después volví al cine. Sin cenar, sin siquiera unas palomitas… ahí, a palo seco.

Resulta increible cómo un aparente azar te guía, a veces, hacia las respuestas que necesitas en el momento oportuno. Por alguna misteriosa confluencia cósmica, yo acabé esa noche en el cine viendo justo lo que tenía que ver, lo que mi alma necesitaba en ese instante, lo que seguramente llevaba necesitando mucho tiempo. Porque el peliculón que fui a ver era ni más ni menos que… ¡¡Titanic!!, en su versión ultrameganueva, remasterizada, digitalizada y en 3D. ¡La bomba!

Cuando me senté en mi asiento tapizado de rojo y miré a mi alrededor no me lo podía creer: en aquella inmensa sala (la más grande de los multicines) sólo había… ¡¡cinco personas!! Yo era una de ellas.  La única impar. El resto, dos parejitas jóvenes. Y mi primer pensamiento, al apagarse las luces y ver que no llegaba nadie más, fue “¡Qué pocos románticos quedamos en el mundo, Dios mío!”. Luego me invadió una mezcla de placer por mi escapada, y de congoja por mi soledad, que traté de esconder encogiéndome en mi asiento, en un inútil intento de minimizar los daños.

Y me sumergí, con mis gafotas para ver nuevas dimensiones, en las tenebrosas profundidades del Atlántico Norte, en busca del recuerdo de esplendores pasados, en la pantalla y en mi corazón, perfectamente consciente de que la inmersión la estaba haciendo, en realidad, hacia el fondo de mi vida. Toda la película la viví con una intensidad que no experimenté las dos o tres veces que la había visto antes, pues la percibí como una estremecedora metáfora de mi propia existencia. La muchachita inconformista que no encuentra su sitio en medio de un teatro cotidiano de apariencias y falsedades sociales; el deseo vago de acabar con todo; el príncipe azul que la salva y le abre los ojos a nuevos horizontes; los sueños de libertad; la hermosa banda sonora del romance y la emoción … y esa maravillosa escena de la pareja abrazada en la proa, el vuelo del espíritu liberado enfilando rumbo a un nuevo mundo; … Y, de pronto,  tras degustar las mieles del amor y la esperanza… el hundimiento de un barco que parecía sólido y a prueba de icebergs.

Ese desplome de algo que se creía resistente y eterno, el resquebrajamiento de la base donde habitaban los sueños y las ilusiones, me parecía el perfecto reflejo de mi mundo personal. Y las lágrimas (muchas) derramadas esa noche, amparada en la oscura complicidad del cine, en el anonimato de esa sala en penumbra, no eran por los protagonistas y sus heroicos esfuerzos por sobrevivir al desastre y dar un futuro a su amor recién nacido. ¡Qué va! Eran por mí. Por mi propia tragedia romántica.

La paradoja del asunto la comprendí al final de la película, y es que, a veces, para salvarte has de permitir que se hunda parte del fardo que te impide flotar. Y que no es malo “rendirse”, cuando llevas tiempo pataleando para mantener a flote una ruina resquebrajada que ya no tiene el esplendor de antaño, ni tan siquiera un motor que logre moverla. Comprendí, con el corazón en un puño, que algunos nos pasamos la vida sujetándonos a unos cascajos que se hunden y nos arrastran con ellos, y a veces hay que soltarse para salvarse. No queda otra. Por más que nos duela. Por mucho que nos asuste hundirnos hasta un  fondo del que ya no podamos salir.

Comprendí entonces que no se trataba sólo de una metáfora acerca de mi propia vida, sino también, creo, de tod@s cuant@s vivimos conscientemente este momento histórico en el que nos encontramos. Porque el ser humano de hoy en día vive a bordo de un Titanic que se hunde, y tratamos desesperadamente de aferrarnos a lo que sea para evitar irnos al fondo con él, asiéndonos a nuestras personales tablas de salvación.

Pero la realidad es que esto se hunde. Se hunde la política, se hunde la economía, se hunde nuestra civilización como tantas otras se hundieron antes… Y para seguir a flote sólo podemos confiar en un@ mism@, en nuestras propias fuerzas y en nuestro instinto de supervivencia.

La impetuosa Rose comprendió, al ver cómo se hundía su amado Jack, que tenia que salvarse ella sola. Y yo también he comprendido que debo nadar por mi cuenta, sin agarrame a los restos de ningún naufragio, si quiero salir adelante.

Porque, a veces, nos aferramos demasiado a cosas que no tienen ningún futuro.

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Vivencias profundas. Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a De hundimientos varios

  1. chemfranqueses dijo:

    Ah,no,no,no!!!!Mi Riven sin fuerzas no!!!!Ya decia yo que veia que no aparecias mucho por los blogs ultimamente.algo me decia por dentro que no estabas bien.y asi a sido.Mecachis en la mar.Animate mujer,busca lo bueno que tengas alrededor que seguro que lo encuentras,mira te digo una cosa para seguir a flote,no te tienes a ti sola,hay cosas que te pueden ayudar,por ejemplo hablar,con un amigo/a,con tus hijas,hablale a las plantas,a los animales,a tus AMIGOS blogeros,que somos muchos,desahogate.Ya se que es facil decirlo,pero tienes que intentarlo.Sabes que en mi,aunque fisicamente no nos conozcamos,tienes un amigo y puedes hablar,llorar,gritar conmigo,por que yo te escuchare.no te digo que apoyes tu hombro en el mio,no sea que la pantalla te de un calambrazo!!!!!! .Mi mente me dice que tienes un problema sentimental,pero entiendo que este no sea el lugar adecuado,perdoname si me estoy equivocando.Lo que si te digo es que todo problema terrenal tiene solucion.M i mujer tiene un remedio,para esos momentos malos de energia,frega el suelo de la casa con agua y vinagre,huele fatal!!!!,luego el agua del cubo lo tira a la calle,y zas!!!adios mala energia y malos pensamientos,el caso es que funciona!!!!tambien pone por toda la casa inciensos relajantes,parece que no pero ayuda,te lo dice uno que pasa o a pasado,momentos muy malos en todos los aspectos,economia,problemas de pareja,enfermedades.Pero aqui seguimos los dos luchando,y cuando hemos pensado esto se hunde,algo a echo salir a flote el barco.Se que es facil decirlo desde fuera,por que cada casa es un mundo,pero las soluciones se parecen todas entre si.Asi que Laurita,ANIMOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!
    Yo desde mi casa te envio millones,pa que tengas pa tiempo,leñe!!!,millones de Abrazos Sanadores,y hare un esfuerzo mental de los mios con tu avatar,para que veas las cosas de otra forma.
    ABRAZOS!!!!!!!!!

  2. chemfranqueses dijo:

    Primero visualiza los videos,luego escuchalos,ponte auriculares y cierra los ojos,tienes billete en primera clase.

    • rivendelian dijo:

      Hola Manolito Antenotas: ¡Cómo te funciona la parabólica! Je, je… eres muy sagaz, además de una persona estupenda y un buen amigo, aunque no nos conozcamos en persona, cierto. Pero nos “conocemos” en esencia, que a veces es lo que realmente importa… Es verdad que últimamente no estaba yo para grandes comentarios blogueros, porque atravesaba (sigo atravesando) momentos de gran bajón emocional. Cuando estoy así no me apetece dejarlo traslucir, y como soy muy transparente y en seguida se me nota, prefiero mantenerme unos días al margen y rumiar a solas mis problemillas, para no preocupar a nadie ni andar inspirando lástima…No sé, supongo que a tod@s nos pasa de vez en cuando, y yo suelo ser una persona bastante animosa y positiva, pero tal vez por eso, cuando “me dá”, “me dá”, pero a base de bien…

      Quiero agradecerte de corazón tus palabras y tus videos, porque me han emocionado de veras, estoy tan sensiblona que en seguida suelto la lagrimita… Siempre me ha conmovido profundamente ver imágenes de nuestro planeta desde el espacio. Lo siento como una hermosa y delicada criatura viva, y me dan unas ganas enormes de… no sé, de acariciarla, de protegerla… ¡Qué preciosa es nuestra Tierra, y qué ciegos estamos! Si tuviéramos todos la oportunidad de verla desde ahí arriba, como los astronautas, tal vez entonces nuestras perspectivas vitales cambiarían radicalmente… pero no somos conscientes del milagro que representa. Ojos que no ven, ya se sabe… corazón de piedra

      Así que, querido hermanito, mil gracias por preocuparte y por tus abrazos sanadores, que te garantizo que los he recibido en tromba esta mañana. ¡Eres mágico, tío! Me ha llegado una onda especialmente intensa de energía positiva mientras volvía de dejar a las niñas en sus colegios, no sé, he vivido una serie de sincronicidades maravillosas que han hecho que sonriera como una tonta al volante, mientras la lluvia descargaba a lo bestia contra el parabrisas: una serie de canciones en la radio parecían querer transmitirme algún mensaje con sus letras (“No more tears”, de Barbara Streissand y Donna Summer; “Singing in the rain” de Gene Kelly; “I´m walking on sunshine”, de… no sé quien…). Todas parecían querer decirme que tras la tormenta siempre sale el sol, y que tenía que ver el lado positivo de la vida, no enfocarme en lo negativo o en lo neutro, que es casi peor…

      Cuando he leído tus comentarios y he visto la hora de tus “esfuerzos mentales”, me he dado cuenta de que coincide totalmente con el momento en el que algo dentro de mi corazón se ha encendido y ha empezado a darme calorcito interior. De pronto, todo lo veo de otra manera, más serena al menos, y aunque los problemas (que sí, son de la índole que mencionas, complicados con muchas circunstancias añadidas e inseparables) siguen ahí, al menos mi actitud es otra.

      De todos modos me voy a guardar en una cajita ese concentrado de millones de abrazos sanadores que me mandas, por si me hacen falta otro día… ¡Ah, y voy a probar lo del agua con vinagre, aunque la casa acabe oliendo a pis de gato! ¡¡Gracias por tus ánimos supercontagiosos, Manolín!! ¡Eres un cielo!

      • chemfranqueses dijo:

        Me alegro que te fuera bien mi energia,y se fuerte con los problemas!!!!Se que a muchos les pueda parecer increible o de locos,pero concentrandome puedo mandar energia a distancia,no se como pero es asi!!!
        Saludos……

  3. BERTHA dijo:

    Laura Riven, tú misma. Escuchate y lo que sea será. El marco de nuestra EXISTENCIA es tan amplio que los a´rboles no nos dejan ver el bosque. Esto es un suspiro, con el parpadeo-latido de un corazón ENORME que ya no cabe en un pecho físico tan constreñido por sentimientos y emociones que hemos descubierto a fuerza de caernos y levantarnos de este polvo que nos es “prestado” para vivir la experiencia humana. Generosa la Madre, generoso el cuerpo que habitamos para recorrer unos caminos muchas veces tortuosos. Pero SOMOS aunque ESTEMOS y toca en algún momento la elección sabia. Esa, creeme, no se toma con el cuerpo, y tú sabes de que va esta película. Conviene “abusar” de estados fuera de vigilia, para pactar sin traumas ajenos al verdadero Amor.
    Echa un ojo a Jean Pierre Garnier Malet y me entenderás. Te traerás del viaje lo mejor para tod@s los tuyos.
    No estoy lejos, estoy contigo, y no mires mis ojos un ratito. Te quiero niña Laura.

  4. rivendelian dijo:

    Sí, Berthita de mi alma… Lo que sea será. Y es cierto que llega un momento en la vida en el que ya no vale conformarse con chanchullos, ya no hay tiritas suficientes para cerrar ciertas heridas, y conviene tomar la decisión correcta. la elección sabia, como tú la llamas… ¡Pero cuán complicado resulta, pardiez! Tanto, que siempre acabo pensando que igual merece la pena tratar de reflotar el Titanic… Esa duda me reconcome por dentro y me impide mover ficha. Y es que este cuerpo-traje no deja de tropezar con los mismos pedruscos día tras día, pero no extrae las lecciones oportunas, el muy tontorrón de él…

    Creo que haré caso de tu recomendación y me iré de viaje con Garnier Malet, a ver si me ayuda un poco a aclarar las cosas…

    Yo también te quiero, Berthamari de mis entretelas. ¡Gracias por estar ahí, amiga!

  5. Anele dijo:

    Hola, Riven. De puntillas vengo, no vaya a ser que te me asustes…porque ya sabes, me reconozco mucho en ti sin apenas conocernos, y me suena mucho eso de apartarse del “mundanal ruido” para no molestar o para no dar lástima.

    Como bien dices, después de la tormenta viene la calma, que no una calma cualquiera…eso ya lo sabes, eres sabia, más de lo que crees a veces, y dentro de tí ya conoces eso.. la calma de después, esa llena de silencio, fuera de estallido emocional, lejos de la autocompasión, de la tristeza llorada. Es la calma que precede a la acción, esa calma chicha que es lo más liviano y lo más profundo al mismo tiempo, esa parada entre inspirar y expirar…¿Recuerdas el vídeo que nos dejaste sobre la tierra respirando? Pues ahí estás, y ese lugar está lleno de tesoros, rastreálos, con la serenidad que da lo inevitable, abrázalos e incorpóralos a tí. De ahí sacarás la energía necesaria que te permitirá caminar, allá donde la Vida quiera llevarte. Gracias por ser valiente y permitirte “hundirte” el tiempo justo para llegar al fondo, recoger tus tesoros y, como diría alguien enormemente querido, “apretar los dientes y….¡uff! ¡Qué gran golpe de aire!” Sigue a tu corazón…

    Te dejo unos cuantos besos que se acurruquen con los de Manolo -que por cierto ocupan mogollón en tu cajoncito, “ay ay, que me estrujan”…- bueno, pues los dejo flotando y soplo, que para los caces al vuelo y te obliguen a brincar.

  6. ana dijo:

    Hola pequeña Riven…
    …. Si yo tuviese la pasta para ir al cine, no iría al cine… si yo tuviese que viajar, jamás lo hubiese hecho en el Titanic… si yo hubiese que tenido que viajar en barco (sólo lo hice una vez, el otro en ferry) iría en la clase más económica…. Nunca me gustaron los telares de lujo. Me repelen los edificios esos tipo urnas donde se intentan meter a todos en una situación espectral: este “mundo”, un mundo que no debe durar.
    Hay días en los que nos sentimos vacíos… pero yo hace de eso… ni me acuerdo… Mejor ni me acuerdo a veces de lo que me ocurre porque alguna vez me despierto y digo “No, no…”, pero vuelvo a mis horas de vida y sé que más adelante no tengo nada, sólo confío en lo que ahí estará cuando vaya a necesitarlo: esto es realmente duro, pero así es. Por eso jamás hubiese ido al cine, hace…. de años que no voy ni voy a volver a ir jamás en lo que me resta de mi vida, ya que el cine es algo totalmente sacado fuera de tiesto donde muchas almas se van a confortar, otras a extasiar, otras a evadirse… en fin… de la película que estamos viviendo en verdad.

    Debe ser una fase tuya de despertar, entonces te quedan mil y un millón, pero debes hacerlo sin entrar en esa fase oscura. Somos olas: vamos y venimos, subimos y bajamos, un día nos apetece una cosa, otro día, no. Un día necesitamos estar solos, otros largarnos al punto más ignorado del Planeta, para Encontrarnos Con Nosotros Mismos.

    Aunque esta Vida sea un sueño (de hecho es una pesadilla convertida en “realidad impuesta”); aunque esta Vida no tenga continuidad como memoria de lo que ahora somos: nuestra Alma encarnada… Somos ese Espíritu divino que es parte de quien nos hace latir, y latir con fuerza.
    Naturamente que esta vida es un engaño y de los gordos, pero no esta vida sino la “forma de vivir” y por eso se está rompiendo todo, y más que se romperá… esto ya no tiene vuelta atrás, porque lo que hay son opciones Distintas, y son alcanzables, pero somos como las hormigas que transitamos por las aceras recogiendo cadáveres de hormigas que transitan por esa misma acera y cuyo fin es ser aplastada para que esa cadena continúe. ¿Me explico? Hay que cambiar de ruta por más dura que nos sea, hay que pisar la tierra y no lo que ya está trillado, aquí sólo hay cadáveres o algo que se muere sin remisión.

    Si crees que debes cambiar algo, debes hacerlo, no esperes. Si crees que debes vivir algo, vívelo, no esperes. Si crees que debes transmitir algo a quien no se deja transmitir, hazlo de todas formas.

    En esos momentos nadie te puede ayudar, sólo el Conocimiento, la Voz más Ancestral de nuestros Antiguos Sabios son los que te pueden llevar de nuevo al Camino, porque en ellos no hay penas, ni angustias, ni dolor, ni rencor, ni temor, ni dudas, ni Vacío… Todo está lleno de Todo: cualquier pensamiento o sentimiento está Lleno de Todo, y eso lo aprenderás con Ellos. Tú tienes a tu Maestro Interior síguelo, lo que no debes hacer es escuchar esa voz donde la pena y lo antiguo se mece constantemente en repetición. Rompe, da un tajo con una espada, tienes que ser Juana de Arco; siente tu piel desnuda como Godiva, no te importe exponerte para Salvar a quienes lo necesitan. Sobre todo Riven, no te olvides de esos Dos Seres de quienes eres su madre: ellas son tu Luz porque debes dársela sin que te permitas esos lujos de caer en el dolor.

    Invoca a esos espíritus ancestrales, encontrarás respuestas… Pero en el titanic, NO, por favor… Los que se salvaron en barcas, cortaron a hachazos las manos de quienes querían subirse a ellas para no perder su vida. El titanic es obra de este teatro. Olvídalo, por favor.

    Un beso, y durante el día te mandaré energías, espero que de las mejores porque hay que seguir activando lo que ya no tiene vuelta atrás: la nueva Humanidad.

  7. rivendelian dijo:

    “Carita sonriente”… (como nunca he sabido poner emoticonos, lo escribo y listo…) Me guardo y atesoro tus besitos en cofre especial, y hablamos más tarde… Gracias por ayudarme a valorar esta calma “chicha”, que sin duda me servirá para tomar esa gran inspiración que precede al movimiento. Y así, yo también me voy de puntillas, despacito, a hacer la comida, que se me ha echado el tiempo encima… Adióoooos

  8. ana dijo:

    Sabrás tomar decisiones Riven, estás en el momento y circunstancias adecuadas.
    Valora siempre lo que haya que salvar primero, y si sabes nadar no te importe que se hunda el barco. Las luces vendrán a tu encuentro

  9. ¿No estrellamos a la MilPelos en plan bestias para curarnos de esas cosas?

    Anda… menos mal que todavía no tengo inventado el cosquis a distancia…

    🙂

    • ana dijo:

      Apreciado Furlock, yo una vez di collejas hasta en Venezuela, no importa la distancia… eso sí, me preguntaron qué leche era eso de las “collejas”!

      SSSSoSSS áNI-mos!!!! venga palante, que sepas Riven, pequeña, que las caritas sonrientes se escriben: DOS PUNTOS Y UN PARÉNTESIS DE CERRAR (eso es lo paradójico: cerrar) 🙂
      Las caras enfadadas al revés: DOS PUNTOS Y UN PARÉNTESIS DE ABRRIR (eso es lo paradójico, abrir).
      Besicos besicos y prueba a dormite con una manta llena de pulgas, verás cómo se te van todas las penas, jolines.

  10. Avatar dijo:

    Hola Riven.

    Este año 2012 está siendo especialmente movido a nivel emocional, me pasa a mi y le pasa también a mucha gente que conozco. Hace unos días me llegó esa bola de la que hablas, la que se pone en la boca del estómago. Hacía bastante tiempo que ya no la sentía, hasta me había olvidado de ella, pensando que no la volvería a sentir más. Pero de golpe y porrazo, sin aviso y sin causa aparente ahí estaba… volviendo a traer viejas emociones que te hacen plantearte si vale la pena seguir actuando en esta obra, si exite algo por lo que realmente valga la pena seguir. Estuve así durante unos días. Cuando el agobio era muy grande, salía a hacer recorridos en bicicleta (no tengo choche) para intentar cansarme y no pensar. Eso me ayudaba pero solo era un alivio temporal, el problema seguía ahí.
    Al final algo ineperado me sacó de ese estado. Algo externo, cosa que me extrañó y me agradó también, ya que normalmente me toca salir del hoyo por mi mismo, sin ayuda.

    Siento que es momento de hacer algún movimiento, de romper la inercia que lleva ya demasiado tiempo, pero al no saber que paso dar, continúo dando vueltas sobre lo mismo… aunque espero no tardar mucho ya en dar ese paso… o quizás no sea un paso, sino un salto al vacío sin red (metafóricamente hablando) , un salto de fe.

    Me gustaría tener un remedio mágico para darte, un remedio mágico para salir de la nube gris, pero no lo tengo. Sólo puedo decir que siempre podemos salir de ahí. A veces se tarda más y a veces menos. Además, con el tiempo, ya vamos conociendo al enemigo, y si no le damos tanto alimento, se agota mucho antes.

    ¡¡Ánimo Riven!!
    Un fuerte abrazo y espirales sanadores, hermana.

  11. Para Ana:

    Fueron las Honorables Matres, que cometieron el mismo error. Pensaron que mirándose el ómbligo acabarían resolviendo los problemas. No es que Frank Herbert la bordara en esa saga, pero tanto la parte de las Reverendas Madres, como la de las Honorables Matres fueron espléndidos ejemplos de que el ánimo, la ánima y demás flujos sólo se activaban con una, dos o incluso tres fuertes collejas, cosquis o demás utensilios PARA ROMPER LA RUTINA.

    Todo lo demás es repetición.

    Asimismo, que cada cual administre su voto, sin que haya censura en plan Honorable Matre, porque a todas ellas les salió el Kwisatz Haderach, si mal no recuerdo.

    Jejeje…

    Abrazos, espirales,

    Miguel

    • ana dijo:

      Que sepas, Honorable Furlock (jolín qué apellido tienes más difícil…), que he sido una Reverenda Madre de la Santa Colleja… que en paz descanse… aún y así lo que disfruto dando alguna de vez… en cuando…

      ¿Has probado con la santas patadas en las espinillas? Ésas sí que duelen, sí… te olvidas del dolor, del llanto, de los mocos y de las cagarrinas… te levantas de golpe, ALEHOP!! y como un resorte mágico: patada en la espinilla de vuelta, que te crió…. Vale, ya no me río más… jejeje… que tengoque trabajarrrrr (como me corten éste verás, voy a arrear a espinillazos en plena carretera al que que se me cruZe)

      • Hola Ana,

        sólo tienes que mirar que material usó para la repetición. Nada suyo, todo cogido de obras ajenas. Si con eso no te es suficiente, observa que tema ha escogido. El Titanic… es vomitivo encima y adrede. Ella sabe que ese barco no se llamó Titanic, sino que era un barco gemelo que hundieron a propósito, con los 500 contrarios al sistema Rothschild que se dejaron embaucar (so estúpidos principiantes), y el resto, toda esa historia del amorcito que se congela y el resto de plebeyo conoce a pija rica es el montaje de siempre para que el pueblo tenga sus heroes-heroinas.

        En cuanto Riven se deje de usar material de esa guisa, y en cuanto se esfuerce a plasmar lo que es de ella, se podrá entablar otro contacto más allá del cosquis.

        Y lo tiene fácil. Es casi burguesa en no mostrar su trabajo creativo.

        Aquí no hacen falta palabras de ánimo, sino cosquis, y ya es mucho, porque tener que tragarse las mentiras del Titanic a estas horas y en estos lares es toda una provocación.

        ¿O no, hija?

      • ana dijo:

        Me he hecho un lío con lo de “responder”, pero voy a seguir respondona. Es que nunca pude ver el Titanic (¿o sí? no me acuerdo, te lo juro), quizás vi algo similar… pero el Titanic ese con elguapachorras.,… pues no, ése no lo he visto, ni podría soportarlo, jamás.
        Además, como soy muy empática, a mí eso del ahogo en vivo y directo, como que no…
        Pero ya se lo he dicho a la Riven, el Titanic es el peor de los encuentros en las esquinas para convertirlos en círculos.
        Pero bueno, todo sirve, para eso estamos aquí nosotros, con nuestros entretenimientos y nuestros cosquis. Y es que las penas hay que dejarlas iiiiiirrrr. De todo punto todo. Hay que fraternizar con las situaciones por muy malas que vengan y sobre todo para mirarles a los ojos, que los tienen, y entonces, ellas solitas se dan la vuelta, porque nosotros, lo que debemos es enfatizar y fraternizar con el Amor, el de verdad, ahí no hay dolor, no hay separación, ahí no hay nada…. más que dejar-se-nos FLUIR.
        Ayyyy que dejar de sufrir, puñetas ¿o no, hijo?

      • Anele dijo:

        Bueno, bueno, cómo están los patios. No tengo mucho tiempo para bloggear pero me doy media vuelta, y ¡madre mía de mi vida y de mi corazón….! ¡Riven, despiertas pasiones! Jejejeje Eso es bueno, además si ha sido Titanic o la madre que lo parió quien te ha hecho saltar un resorte, pues bendita sea la película, la pija, los pobres engañados y la ñoñería. Da igual, los caminos son infinitos, como nosotros… La cuestión es ir abriendo conciencia, de lo que SOMOS. Además que no hay mayor acto de creatividad que el que nace de la sana introspección, incluidos los momentos en el que el ascensor está en el subsuelo. Porque somos todo eso, la luz y la sombra, burgués o superartista desapegado, ¡qué más dará!, todo está ahí para ser ABRAZADO. Y creo, Riven, que en eso consisten estos sube-bajas por los que andamos todos turuletos… ¡ABRACEMONOS ENTEROS! ¡ Y al que no le guste, que mire pa otro lao! Besos a montones.

  12. cyranoferdinand dijo:

    Aunque no te conozco, te amo.
    En estos momentos pasamos todos por momentos de confusión. Puede que esté en el estado mismo de las cosas.
    Tenemos todos una inmensa esperanza y desarrollamos nuestra lucha en la búsqueda de la libertad, el conocimiento y el amor. Esto es nuestro anclaje -guía de nuestros pasos- y lo que nos define como hijos de la luz. Pues estamos de parto y daremos a la vida un mundo de luz. No te quepa ninguna duda que así será. El mal no puede prevalecer -por su propia naturaleza auto-destructiva y egolátrica- y con nosotros conspiran las legiones generacionales que nos precedieron, las fuerzas universales y el Espíritu -la gran Consciencia o Dios, como prefieras-. Sigue tu trabajo de sabiduría y esperanza, pues somos uno.
    Con todo mi amor.
    Fernando.

  13. rivendelian dijo:

    Bueno, amig@s… pues al final, entre cosquis y abrazotes, collejas y besos, patadas santificadas y declaraciones de amor incluídas, habéis conseguido darme una buena sacudida, como a una alfombra polvorienta que huele a rancio… ¡¡Justo lo que necesitaba!! ¡¡Gracias mil!!

    En cuanto a ti, Furlock, sí, sí, tú… fíjate si tenía ganas de leerte por este mi patio, que me importa tres pepinos que lo hayas hecho sólo para montarme una bronca de padre y muy señor mío y acusarme de provocadora , burguesa, simulada y poco creativa… ¡Me da lo pispo! ¡Soy feliz! Je, je, je…[(a ver si me salen las caritas: 🙂 🙂 🙂 ]

    Vaaale, reconozco que me he dejado llevar por el ego más recontranegativo y autoflagelante que tengo, que he tenido miedo y dudas, que me he sentido solita en un mundo cruel y todo eso… Pero es que resulta que “todo eso” aún forma parte de mí, y lo plasmo porque también es mío, no voy a ser tan hipócrita como para pretender que soy un maravilloso ser de luz evolucionado y trascendente que está por encima de todas las cosas mundanas… Sólo soy una humana que trata de hacerlo lo mejor que sabe, y trata de “saber” más para hacerlo cada vez mejor, entre otras cosas, reconocer a ese maravilloso ser de luz en su interior… pero sigo siendo humana, qué oñññio, una humana chapucera que, de vez en cuando, olvida las valiosas informaciones que ha recibido y se vuelve más densa y material de lo que aprendió a ser. Sin embargo, pienso que no hay nada de malo ni indigno en ello. Sobre todo cuando sabemos que sólo se trata de “bajones” puntuales.

    Siento haberte decepcionado, estimado Miguel, y lamento que la primera vez que hayas escrito aquí unas palabras desde mi estreno como bloguera haya sido para sacudirme la badana. También lamento que creas que no hay sinceridad ni originalidad en lo que escribo… pero te digo de corazón que precisamente me decidí a publicar esta entrada en concreto porque sentía que no debía reprimir ese brote pseudodepresivo que me inundó, pues formaba parte de mi complejidad vital, en la que no sólo hay luces bonitas, conexiones animaleras, inquietudes cuánticas o preocupaciones maternofiliales. Yo no “escogí” el tema del Titanic: en todo caso, él me escogió a mí, y probablemente hubiera extraído conclusiones similares de cualquier otra peli que hubiera visto esa noche tonta, porque era una noche en la que tenía que salir todo eso que llevaba dentro y que era mío. No soy consciente, ni lo era entonces, de toda esa segunda lectura conspiracionista o montajes sentimentaloides para el pueblo… Sencillamente vi una película que me ayudó a hacer una dolorosa introspección de mi vida, y de ahí salió un sentimiento que me propuse compartir con quien pudiera entenderlo. Nada más. Y nada menos…

    Yo no he pretendido en ningún momento que nadie se tragara las mentiras del Titanic… sólo que paladearan brevemente algunas otras de mis verdades.

    ¡Ah! Y por cierto..¡Me encanta esa película! Hasta tal punto llegan mi aburguesamiento, mi falta de esfuerzo, mi gusto por la repetición y mi afán de provocación… ¡Qué le vamos a hacer!

    Pero me hago firme propósito de enmienda y prometo esmerarme en ser más creativa para la próxima… ¡Hala! ¡Guante recogido!

    Abrazos a tod@s, l@s de los cariñitos y l@s tocapelotas. Sabeis que os quiero a tod@s con locura. Gracias por alegrarme el día, cada un@ a vuestra manera…

    • Tu no seas tonta, hija. Vales. Si mucho o poco, eso déjaselo a la simulación, que para eso repite, para eso la crearon, para eso la abandonamos.

      La mirada atrás es mortal en este juego, y conviene dejar a los mortales… efectivamente atrás.

      Quiero ver tus fotografías, tus creaciones, tu mano de obra. Lo demás sobra, aparte de llenarte la cabecita de sonidos tan fuertes que no sabrás dónde estás pisando.

      Lo de “Lulu, c’est moi…” no te pega para nada.

      Abrazotes, dos cosquis más que te has acercado, 🙂

      Miguel

  14. ana dijo:

    Necesitabas hundirte temporalmente. Claro que no queremos cosas siempre bien, cuando no están bien. Ese es el mejor medio para abrazarnos. Fíjate cuánto te quieren-mos Riven. Ahora imagínate, por un segundo, que nos conocemos, que vivimos todos los aquí presentes en una campiña o un lugar, algo así como un pequeño poblado aparte, ¿qué pasaría?
    Pues que nos pasaríamos el día dándonos de collejas y tirándonos las lechugas podrídas y nos haríamos correr por la huerta…. y nos olvidaríamos de tantas penas falsas de este falso mundo….

    No eres burguesa, eres tú, y estás despertando, a tu manera. Eso sí, tú solita, no valen los empujones

  15. BERTHA dijo:

    Yo te doy la bienvenida-arribada FERNANDO- CYRANO, a esta casita que casi es mia una parte, porque tambien pongo “ladrillos”. Si nos visitas de cuando en vez será un placer leerte-escucharte, porque rezumas sapidurencia. Te “conozco” de otros lares, tambien acogedores, y aunque alguna vez hayamos discrepado no cuenta para el grueso de mi reconocimiento a lo que piensas-plasmas.
    Será un placer, Hermano.

    • cyranoferdinand dijo:

      No hemos discrepado tanto, no creas. Y por supuesto que visito este lugar como otros y dejaré comentarios y otras cosas. A ti te encontraré en otros sitios. Estamos condenados a encontrarnos. Todos estamos en el mismo barco -espero que no sea el titanic- este barco se llama amor y esperanza. Las sabias sois vosotras -y no lo digo por halagar- ya sabes que expresé mi opinión -en otros lares- de que yo seguiré a las mujeres, que son mucho más sabias (mi mujer lo es).
      Besos a todos.

      • rivendelian dijo:

        Siéntete en tu casa, Fernando, eres bienvenido con todo lo que quieras compartir aquí, pues es una alegría saber que hay nuevos amigos llamando a la puerta (siempre la tendrás abierta, así que pasa sin llamar) También quiero agradecerte las bonitas palabras que me dedicaste el día del naufragio, porque me conmovieron profundamente, aunque ese día no te dijera nada. ¡Gracias por tu sensibilidad y tu apoyo!

        Un abrazo

  16. BERTHA dijo:

    Para ti Riven-Laura : Juér como has espabilau muñeca ¡¡¡¡¡ Tú sabes como pienso-escribo sin menear mi melena y es porque lo siento asi carayu ” Te quiero…a pesar de todoooooo” Y es la verdad. ¿Cuando me has visto recoger guantes? Anotatela, que también soy un poco sabia.

  17. lalunagatuna dijo:

    Después de hablar contigo estoy tranquila. Ya ves hermana, tu ascensor bajó de golpe, era de prever, bienvenida a mi club. Ahora aprietas el botón del ático y arriba otra vez cueste lo que cueste, tendrás un poco de vértigo pero es normal. Ánimo hermosa Riven, te quiero, te entiendo y te apoyo.
    Abrazos llenos de alturas energéticas.

  18. cyranoferdinand dijo:

    El proceso que seguimos es natural y tiene sus fases, pero nos hacemos “vendedores de esperanza”, sin dejar de ver la realidad. No es una esperanza ilusoria y pasiva. Yo mantengo esa esperanza en base a muchas cosas -cosas que están en su propia naturaleza- y que seguramente comparto con vosotros.
    Un cariñoso saludo en el día de hoy.
    Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s