Os pillé, pillines…


Esta va a ser una entradilla-relámpago, continuación inesperada de la anterior, con unas imágenes para mirar, remirar y comentar… Ya tuve mis sospechas cuando realizaba el post previo y amplié sobre una de ellas, pero hoy mismo ese maravilloso currante de los misterios misteriosos espaciales (y especiales) que es el amigo-hermano Manolo (no os perdáis su blog Chemfranqueses) me ha confirmado que había más conexión con el universo aquella tarde de domingo que la que yo imaginaba.

He aquí la primera imagen con “sorpresa”:

De momento, no pretendo debatir sobre la naturaleza alienígena de lo que sale en las fotos, pero es curioso que el lugar (ribera del Torote) y el momento (tormenta incipiente) coinciden con los de la primera foto de “bolitas” que publiqué hace unas semanas en la sección “¡Oh cielos!, que vuelvo a copiar aquí, para su comparación:

En esta imagen de un par de semanas antes, se aprecia también una forma esferoide luminosa, justo en el centro de la foto ( en medio del aguacero).

He estado rastreando detenidamente la otra fotografía que publiqué con nubes de tormenta, pero esa no la subo, porque, aunque me ha parecido atisbar un par de globulillos luminosos entre las sombras, la verdad es que no estoy segura de que no se trate del propio pixelado al aumentar la imagen. Sin embargo, en éstas no cabe duda de que hay “algo”, porque se aprecia a simple vista casi sin necesidad de acercar el zoom.

Ahora viene la pregunta del millón de euros: ¿Qué son? ¿Por qué se ven cada vez más frecuentemente? ¿Se tratará de naves extraterrestres, entidades luminosas, o tal vez fenómenos meteorológicos que desconocemos?

De todos modos, a la vista de tanta evidencia que incluso la NASA  ya no puede (o no quiere) ocultar, con grabaciones de las sondas solares SOHO o LASCO en las que aparecen cantidades impresionantes de esferas y otros objetos alrededor del sol, resulta innegable que es un fenómeno REAL. Y que, como yo misma he comprobado, está a la vista de cualquiera que se moleste un poquito en observar el cielo.

Os animo a que miréis con vuestros propios ojos y hagais vuestras propias fotografías, porque sin duda os toparéis con muchas sorpresas. Tenemos que trabajar junt@s y conseguir la mayor cantidad posible de material gráfico “casero”, en vista de que las autoridades involucradas en estas cosas no sueltan prenda. Cuando todo el mundo, como tú y como yo, descubra por experiencia propia que hay una realidad que se nos escapa y de la que nadie habla en los medios, podremos empezar a presionar para que ese pacto de silencio y ocultación se resquebraje. Merecemos saber la verdad sobre lo que se mueve por encima de nuestras cabezas.

Un abrazo a tod@s

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Misterios en el cielo. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Os pillé, pillines…

  1. chemfranqueses dijo:

    Creo que pronto empezaran a caer mascaras al suelo,y la realidad sera visible para todos,conscientes y no conscientes,la diferencia es que a los despiertos como nosotros,la mandibula se nos desencajara de las carcajadas!!!
    Saludos Hermamiga!!!!

  2. rivendelian dijo:

    Mientras no se nos desencaje por otras sorpresas que todavía ni nos imaginemos… ¡Porque vaya usté a saber la de misterios que quedan por ser desvelados! Aunque yo también me apunto a las carcajadas, venga…;)

    Te mandaré la otra foto, a ver si tú encuentras algo en ella, ¿vale? Eres mi detective favorito, je,je…

    Abrazos esféricos y brillantes.

  3. Anele dijo:

    Gracias, Riven por “desvelarnos” tu secreto, y disculpas a Manolillo por forzar con mi curiosidad, no pude evitarlo.

    Desde nuestra casa en Sanfer, desde la terraza, vemos a menudo lucecitas que se encienden y se apagan, siempre en la misma zona. Llegan a tirarse hasta horas enteras. Y se ven con el cielo nocturno superdespejado. También vemos aviones despegando, sobrevolando Sanfer como churros, cada día, pero esas luces no son aviones, eso lo tengo claro. Y curiosamente, los aviones “sortean” esas lucecitas… Se me ocurrió hacer una llamadita al aeropuerto de Barajas una noche en que las luces hacían “monerías” a totiplén, pero me dijeron: “Ah, pues aqui no sabemos nada.” En fin, abramos bien los ojitos, pero sin olvidarnos de abrirlos también hacia dentro de nosotros mismos. ¿No estaremos esperando (y por tanto deseando, y por tanto creando) una realidad en la que los de “fuera” vienen a rescatarnos a los de “dentro”? Pero esta vez no hay rescate “exterior” que nos valga…

    Besos luminosos.

  4. rivendelian dijo:

    Eso creo yo, amiga: la “salvación” sólo puede venirnos de nosotros mismos. Y no dudo que haya por ahí, por esos espacios exteriores, interiores y dimensionales, algunos hermanos más evolucionados que nos observen con interés y hasta cierta tierna preocupación… Pero ellos son meros espectadores, han de respetar nuestro libre albedrío y dejar que las iniciativas sean nuestras. Estoy convencida de que pueden acercarse a nosotr@s y, por así decirlo, “soplarnos al oído”, espabilar nuestros adormecidos sistemas de percepción, entrar en nuestros sueños… pero ya está. No van a venir en sus naves maravillosas a salvarnos del desastre. Y si alguna vez ocurriera eso, creo que lo último que yo haría sería subirme a una de esas naves…

    ¡Y me voy, que tengo que hacer la comida! ¡Ay, la dura vida de las trabajadoras domésticas no remuneradas! 🙂

    • cyranoferdinand dijo:

      Opino exactamente lo mismo que acabas de comentar -con gran lucidez- . No, no deben ni pueden intervenir -más que ese sentido que apuntas- y es una buena ayuda. Nuestro amor será igual de grande con otros, cuando salgamos a la galaxia: ayudar a que se ayuden a sí mismos para la obra completa del Espíritu. ¿Por qué no van a confiar en nuestras potencialidades? ¿Por qué no confiamos nosotros en nuestras potencialidades? ¿Tan débil es nuestra fe den el Espíritu Universal -o Dios- para no comprender que todo está en la naturaleza misma de las cosas -o sus leyes? ¿Daremos razón a los que piensan que el Hombre es un tremendo error?.
      Ni tú ni yo lo pensamos -ni muchísimos más- por eso tenemos y difundimos ESPERANZA.
      Un abrazo, amiga mía.
      PD. Yo he tenido dos perritas que se me han muerto -por causas naturales- y tengo un perrito (Luki) que va para mayor y también gatos (Gómez) y otros allegados: Ellos me enseñan mucho.
      Fernando.

  5. cyranoferdinand dijo:

    Me he descargado el libro “Cambia tu futuro”, a sugerencia tuya. Lo leeré con interés y te comento mi opinión.
    Todos nos ayudamos y mutuamente nos guiamos. Gracias amiga mía.
    Las muestras de cariño y compasión que nos mostramos son el bálsamo con el que curamos el espíritu de la cruel batalla diaria del desamor y la indiferencia.
    Esta página es un claro del bosque en luna llena donde encontramos las sugerencias del corazón. Tal vez Rivendel sea un lugar oculto en todas las partes o el núcleo de la verdad.
    Cariñosamente.

  6. Anele dijo:

    Siento eso mismo, Cyrano, este es un lugar especial, una “aperturita imperceptible” por la que colarnos de vez en cuando a respirar aire fresco y a resposar y repostar…
    Un abrazo de luna, compañero.

  7. rivendelian dijo:

    Hola Cyrano (¡qué bonito nick, por cierto, es uno de mis personajes preferidos y todavía no te lo había dicho!)…

    Disculpa que no te haya respondido hasta ahora, pero llevo un par de días bastante ocupados fuera del ciberespacio y no encuentro el tiempo ni la serenidad que me gustaría para poder sentarme y escribiros con la profundidad que mereceis… Pero aprovecho este pequeño respiro de la tarde del viernes para decirte (también a Anele) que me hace muy feliz saberos a gusto en este mirador rivendelino. Soy muy afortunada, porque hago algo que me ilusiona por primera vez en mucho tiempo, pero, además, siento que es valorado. Este rinconcito tranquilo y hospitalario se está convirtiendo en un lugar de reencuentro de almas gemelas, y no sabeis cómo me regocija (¡ufff! ¡Qué palabro más eclesiástico y anticuado! Pero vosotr@ me entendeis, ¿a que sí? 🙂

    Siguiendo con el hilo de la entradilla, os confieso que no tengo la menor idea de qué pueden ser realmente esas “bolitas”. Hubo una época en mi vida en la que el tema ovni-e.t. me tenía en ascuas, y sentía que la experiencia culmen de mi vida sería poder ver con mis propios ojos un “platillo volante”. Era una época adolescente-juvenil cargada de influencias holliwoodienses, claro, porque crecí (como much@s de nosotr@s que andamos por los cuarenta, supongo) con la semilla de “La Guerra de las Galaxias”, “Encuentros en la Tercera Fase” y “E.T.”. Esas películas fueron un fertilizante para mi imaginación, que empezó a fantasear con un universo mucho más ajetreado y variopinto de lo que nos pintaba la NASA… Por un lado fue bueno, pues desde muy temprano mi percepción de la vida amplió sus fronteras más allá de la Tierra y eso me llevó a plantearme muchas dudas también respecto a nuestra Historia, la de la Humanidad, (la “oficial” contada en los colegios) y la “oculta” (insinuada , por ejemplo, en los libros entonces tan polémicos de Erich Von Daniken).

    Pero por otro lado, creo que me provocó cierta miopía e inmovilismo, me explico: esa visión “idílica” del buen vecino extraterrestre me impedía apreciar la verdadera complejidad del asunto, todos los matices, algunos sutiles, otros truculentos, que podía haber debajo del asunto alienígena. Porque haberlos haylos, y muchos. Ya mencioné en cierta entrada anterior el tema de las abducciones y lo mucho que me asusta y cabrea (a partes iguales, aunque va ganando puntos el cabreo) el hecho indudable de que se estén produciendo a lo largo y ancho del mundo. Una violación absoluta, con nocturnidad y alevosía, del más elemental derecho al libre albedrío… Desde luego que los que son capaces de hacer eso con unos humanos indefensos y medio adormilados no me parece a mí que sean, precisamente, hermanos de luz con intenciones de ayudarnos.

    También me parece indignante el muro de secretismos y ocultaciones levantado por gobiernos, ejércitos y hombres de ciencia para evitar que salgan a la luz ciertas verdades incómodas (como tratados firmados entre ellos y civilizaciones no terrícolas desde hace décadas para recibir adelantos tecnológicos a cambio de… no quiero ni mencionarlo, pero cosas horribles que ya tocaré cuando esté inspirada), así como la hipodresía de la Iglesia, que gasta millones en montarse uno de los mayores observatorios astronómicos del mundo mundial y reconoce no hace mucho la posibilidad de vida extraterrestre, cuando se han pasado dos mil años proclamando a los cuatro vientos que la Tierra era el ombligo del universo y el ser humano la joya de la corona creacionista.

    Y luego está todo ese equipo de aparentes-valientes-luchadores-pro-revelación del Disclosure Project, que tal vez estén tergiversando la información que lanzan al público, manipulados desde la sombra por ciertos poderes que desean que la gente vaya entrando poco a poco en la aceptación de la presencia e.t., pero no en el trasfondo verdadero del asunto…

    Todo este tema tiene mucha tela que cortar, y seguramente lo trataré con más profundidad en una próxima entrada… Pero quería explicaros un poco mis dudas al respecto, dada lo intrincado de la trama…

    Os voy a contar una pequeña historia (y con esto ya termino y dejo de dar “la brasa” 🙂 ) que tal vez ya conozcais, pero que a mí me resulta muy reveladora de la esencia de todo esto en relación con la percepción humana.

    Leí una vez que cuando las carabelas de Colón se aproximaban a las costas del nuevo mundo, nadie podía verlas al pricipio. Esos gigantescos artefactos de madera y telas al viento estaba tan lejos de su imaginario cotidiano, que las mentes de aquellos hasta entonces felices indígenas eran incapaces de transformar las vibraciones que percibían en imágenes entendibles.

    Sólo el chamán, el más sabio del poblado, el hombre que estaba en contacto con él mundo de los espíritus y las otras realidades, se quedó mirando esa extraña reverberación sobre el agua y pudo contemplar lo que había más allá de esas perturbaciones vibratorias. El sí estaba preparado para el encuentro, los demás aún no. Pero en cuanto él fue capaz de visualizarlas, entonces el resto de la tribu pudo ver las carabelas con sus propios ojos, pues el chamán las había incorporado a su realidad.

    A veces creo que algo así puede estar ocurriendo en estos momentos con el tema e.t., y que la humanidad se encuentra tan ciega perceptivamente hablando como aquellos pobres indígenas, porque ninguno de nuestros “sabios” ha sabido enseñarnos la verdadera naturaleza de esas “perturbaciones”. Empezamos a ver cositas, bolitas, luces, seres… de hecho se han visto a lo largo de los siglos y quedan muestras de ello hasta en el arte… Pero la gran mayoría de la población todavía no está(-mos) preparada para la gran revelación… Por eso se están montando un gran-pequeño teatro con una visión muy particular del asunto, y ahí (como en todo) somos muy vulnerables a la manipulación…

    Perdón por extenderme tanto en un comentario… Pero es que el tema tiene mucha miga, je, je…

    Un fuerte abrazo a tod@s. ¡Os quiero!

  8. cyranoferdinand dijo:

    Conocía lo que cuentas de las carabelas de Colón.
    Dices: “manipulados desde la sombra por ciertos poderes que desean que la gente vaya entrando poco a poco en la aceptación de la presencia e.t., pero no en el trasfondo verdadero del asunto…”
    También es exactamente lo que pienso. Lo que se dice sobre extraterrestres son historias, historietas y frivolidades. Yo me he permitido variar la visión sobre este punto y enfocarlo desde el conocimiento del Universo y de nosotros mismos.
    He llegado a tus mismas conclusiones -supongo que por las mismas vías-.
    Yo era un joven de 25 años cuando en 1977 se estrenó la primera película de la Guerra de las galaxias. Estaba en Madrid haciendo “la mili” -un poco retrasado y en aquel Noviembre acababa de Nacer mi hijo mayor. Fui a ver el estreno en cinerama.
    Como ves soy un poco mayor -cumplo este mes 61 años- y he estado metido en muchas luchas -igual que mi compañera y amigos/as. Somos la vieja guardia -por así decirlo-.
    Mi nick de Cyrano es por el personaje histórico con el que más me identifico: científico, poeta, humanista, platónico y el más valiente. Mi verdadero nombre: Fernando, también significa valiente o valeroso, y es que en mi infancia crecí con los tebeos del Capitán Trueno, que siempre hacía levantarse a los pueblos oprimidos y expulsaban a los abusones.
    Muchos son los paralelismos que nos unen.
    También vi en cine la trilogía del Señor de los anillos, la tengo en vídeo y mucho antes había leído toda la obra de Tolkien y la engo en mi biblioteca y además la tengo en PDf.
    Os cuento esto poco sobre mí para que me situéis, no porque tenga la menor importancia.
    En mi siguiente comentario entraré a cuestiones de mayor calado, a medida que vayan surgiendo, porque lo que más me interesa es ver como el la visión del mundo de personas que son como vosotros y los no tanto. Eso me reafirma y me hace comprender nuevas perspectivas.
    Cariñosos saludos.
    Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s