Días extraños


“¡Brffff! ¡Qué bonito está el cielo!”

Refunfuño para mis adentros, pero no puedo evitar que mis palabras se escuchen. Mientras hago esta primera foto de una larga serie realizada a lo largo del día, mi hija mayor me mira con gesto casi compasivo, como quien mira a un perrito abandonado, y me suelta: “Mamá, ¿y si después de tanto tiempo investigando los chemtrails luego resulta que son buenos?”

Ahí queda eso. Una pequeña muestra de su inteligencia y su autonomía reflexiva. Otra criatura tal vez estaría asustada, se creería a pies juntillas que estas estelas son perjudiciales para nuestra salud, que hay gente con perversos planes para la humanidad, que nadie está a salvo… Sin embargo, ella hace uso de su discernimiento natural para observar, escuchar versiones, asimilar y extraer sus propias conclusiones.

Me río de su comentario, pensando para mis adentros que tal vez no debería permitirles a las niñas que siguieran jugando en el patio, con la que está cayendo, pero… ¿y si ella tiene razón? ¿Y si no cae nada? O aunque cayera… ¿Qué necesidad hay de agobiarlas, de alarmarlas hasta el punto de que no puedan disfrutar de una mañana de sábado en el patio de su casa? ¿Merece la pena hacerlas vivir en medio de tanta incertidumbre?

“Que jueguen todo lo que quieran”, pienso, cámara en ristre, “Echaré los toldos y algo menos les caerá encima”.

De todos modos, ayer fue mucho peor. Con diferencia. Ayer machacaron con saña, recubriendo el cielo a conciencia, de un modo descarado y bestial que a nadie le pudo pasar desapercibido… Pero como no paré de hacer gestiones todo el día apenas me afectó. Hoy, sin embargo, aunque el bombardeo (¿de toxinas, de ondas Haarp?) ha sido la mitad de intenso, las sensaciones son brutales, tal vez porque se me han acumulado los efectos secundarios que ayer ignoré debido a las carreras por diferentes dependencias del ayuntamiento de una punta a otra de mi ciudad.

Los perros del barrio están de los nervios, parecen barruntar alguna desgracia y no han parado de aullar durante toda la mañana. Unos aullidos lobunos, ancestrales y lastimeros que se meten a fuego, como hierros candentes, en el cerebro, ya de por sí bastante sensible por las fumigaciones. La pequeña estaba asustada, ha llorado, tapándose los oídos con ambas manos, y me pedía que por favor se callaran los lobos, que no lo podía soportar. Yo traté de explicarle y quitarle hierro al asunto, diciéndole que no eran lobos, sino perros, y que no pasaba nada,simplemente que a veces, cuando a uno lo dejan solito en su casa, se pone triste y aúlla llamando a sus amos, y entonces otros perros cercanos le escuchan y le contestan, aullando también, y le dicen que no se preocupe, que volverán pronto. Que ellos hablan así y no hay que asustarse.

Lo peor de todo es el terrible dolor de cabeza… De ésos que irradian a (o desde) las cervicales, y las sienes te palpitan como si dos mini corazones de pájaros aleteasen ahí escondidos, deseando agujerearte la piel y emprender el vuelo.

Luego está ese estado de enfado generalizado, una escalada de mal genio que parece expandirse igual que las estelas blanquecinas, las niñas sin parar de chincharse la una a la otra, yo enfadándome para que hagan los deberes, o gritando como una vendedora de melones en el mercado… y mientras tanto los cielos irreales como un telón que cubriera un escenario misterioso que aún no podemos vislumbrar, pero que intimida y asusta un poco.

Son días extraños, días de rumores, de roces, de carambolas cósmicas y melodías sincrónicas. Se siente en la piel y en el alma. Algo se acerca, se huele, casi se puede palpar, y se va haciendo hueco en los espacios vacíos que existen entre las partículas subatómicas que conforman la realidad tangible. Percibimos cada vez más cercano el correr de los cortinajes…

Como veis, la actividad fumigadora es intensa… En tan sólo un cuarto de hora he contado seis en dirección Sur-Norte, que por aquí suele ser donde se percibe mayor  movimiento cada día. Pero aunque he dejado de hacer fotos, los aviones han seguido pasando toda la tarde, también en otras direcciones.  Son las ocho, salgo a hacer una de comprobación (bueno, en realidad son dos). Y aquí teneis el resultado: siguen dándole a la espita, los muy…

Y la última, ya a las diez menos veinticinco de la noche:

Realmente son días extraños. No sé si os pasa a vosotr@s, pero yo tengo la sensación de estar viviendo una época de grandes cambios. Y no lo digo sugestionada por el tema del 2012, las profecías mayas ni nada de eso. Son sensaciones físicas, observaciones personales que me hacen sospechar que algo está ocurriendo a niveles que se nos escapan; en el plano astronómico, no sé, por poner un ejemplo, creo que el sol se pone cada vez más hacia el noroeste. Puede ser que esté variando la órbita de la Tierra, o la del sistema solar al completo…

También noto sensaciones desconcertantes con respecto a vibraciones electromagnéticas. Estoy muy sensible al entorno que me rodea. Percibo zumbidos, y siento variaciones energéticas al moverme. Hay reportes de delfines y  ballenas que están varando en las costas, probablemente debido a que perciban estas distorsiones, que afectan a sus líneas magnéticas de navegación… Del mismo modo, creo que a los seres humanos también nos afecta esa interrelación con el campo electromagnético del planeta.

En nuestro organismo tenemos partículas, al igual que todos los animales, que resuenan con el campo de la Tierra. Es la razón por la que bandadas inmensas de aves logran la proeza de recorrer miles de kilómetros todos los años en larguísimas y duras migraciones, o por la que algunos animales huyen del ciertos lugares antes de que se produzca un terremoto o un tsunami.

Creo que esa correlación es inherente a nuestro ADN… pero también creo que existen tecnologías capaces de manipular o bloquear esa sintonía natural. De hecho, puede que una de las funciones de los puñeteros chemtrails, además de debilitarnos físicamente con elementos tóxicos de variada índole, sea la de impedir que los seres conscientes vibren en la misma longitud de onda que la Tierra. Si es así, me pregunto qué conseguirán con eso… ¿Tal vez evitar que evolucionemos con Gaia, que alcancemos una madurez espiritual, un grado nuevo de humanidad que a los poderes en la sombra les dificultase su dominio de milenios?

No sé. Me inundan percepciones muy contradictorias, y pienso que justamente cuando se supone que el ser humano se encuentra a las puertas de un nuevo mundo, cuando se está produciendo un despertar masivo de la consciencia y del potencial espiritual que tenemos, resulta que es cuando más atados estamos como especie. Es muy frustrante. Como si nos pusieran zancadillas por todas partes, en lo personal, en lo profesional, en lo existencial… Probablemente debamos enfrentarnos a ello como un reto, superarnos en las dificultades… Pero es tan duro, sobre todo cuando las palizas te llueven desde varios frentes.

Ayer, mientras llevaba a las niñas al cole y me detuve con el coche en un semáforo en rojo, sonaba en la radio “People have the power”, de Patty Smith, y no pude evitar un bufido y un gesto de incredulidad. ¿The power? ¿Qué poder va a tener la gente, si van caminando por la calle como robots o enlatados como sardinas en sus coches,  rumbo a sus destinos cotidianos, esclavos de una deuda que deben pagar a base de ignorar sus sueños y necesidades afectivas? ¿Qué poder tiene un padre que tiene que pasarse todo el día trabajando y apenas ve a sus hijos más que a la hora de acostarlos? ¿Qué poder tiene la joven pareja con niños pequeños que no puede pagar su hipoteca, ve cómo su relación hace aguas y tiene que buscarse un alquiler barato para salir adelante, sin saber si seguirán juntos o cada uno por su lado? ¿Qué poder tiene la viuda ancianita que perdió los ahorros de toda su vida con Afinsa o con Forum? ¿Qué poder tienen unos niños inocentes a los que sus padres meten en un colegio del Opus que separa niños de niñas? ¿O los que han nacido en un suburbio de Calcuta? ¿O la mujer que debe caminar con el rostro oculto y tres pasos por detrás de su marido por el mero hecho de pertenecer a una cultura que preconiza su inferioridad moral?

Sí, es cierto que tenemos un gran poder. pero está en nuestro núcleo, en lo más profundo de nuestro ser, oculto, machacado, ninguneado por generaciones de adoctrinamiento, de explotación y sometimiento a convencionalismos y normas ajenas a nuestro verdadero SER. Se nos ha atrofiado ese poder de no usarlo. Pero tod@s lo tenemos a nuestro alcance: es el poder de la Autoestima, de la confianza en un@ mism@, del Amor y la Compasión empezando por un@ mism@.

Si cada un@ de nosotr@ es capaz de mantenerse consciente de lo que ocurre a su alrededor, sin agobios innecesarios, sin miedos ni negatividades, responsabilizándose de la energía que genera (¡mucha más que la que puedan extraernos con sus métodos rastreros!) y de cómo se relaciona consigo mism@… entonces estará transformándose a sí mism@ en un ser más completo, consciente y auténtico.

Si cada un@ nosotr@s procura esmerarse en este trabajo personal, el poder estará realmente en nuestras manos, porque cada un@ seremos un hilo en el tejido del mundo. Un hilo de luz en el tapiz cósmico. Esas ratas de la sombra no tienen nada que hacer contra esa unión de individualidades amorosas, porque juntas son el Amor con mayúsculas.

Por más corralitos que nos quieran hacer, por más recortes en los derechos sociales que nos hagan, por más que se inventen leyes para reducir nuestra capacidad de protesta u oposición pacífica, por más que nos enfrenten a nuestras parejas, familiares o amig@s, por más que nos fumiguen y nos quieran enfermar, atontar, incluso matar… Tienen los días contados.

Sí, son días extraños, pero precisamente siento mi poder con más intensidad justo cuando más aprietan la tenaza, y estoy creativa como nunca, volcando mi esencia en todo lo que hago. Por más que el día a día y sus circunstancias se empeñen en morder, zaherir, ningunear, machacar, sigo emperrada en superarlo todo. Probablemente hace unos años me hubiera dejado arrastrar por el Lado Oscuro de la Fuerza, me hubiera rendido, pero hoy me siento más fuerte que nunca, a pesar de todas sus artimañas. Cosas que hace años me hubieran deprimido hasta el punto de querer pasarme tres meses durmiendo como una osa en hibernación, hoy me sacuden como una ventisca que me deja conmocionada, pero a la vez me despierta y reanima, reactiva mi sangre y mis energías. Eso me demuestra que sus tentativas están destinadas al fracaso, porque me crezco en las dificultades, me refuerzo, me enriquezco y salgo más completa. Más Yo.

Y es que a veces, cuando más fuerte nos zurran, mejores cosas salen de nosotr@s. Como muestra, un botón.

 

Así que ánimo a tod@s, y aunque os sintáis vapulead@s, recordad que sois como los juncos. Ceded lo suficiente para no romperos, pero continuad siempre flexibles, gráciles y tiern@s frente a las inclemencias. No podrán con nosotr@s. Yo creo en nosotr@s.

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Misterios en el cielo, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Días extraños

  1. Nube dijo:

    Te amo!!! Os amo!! Amo a tus niñas!!!
    Tengo estado febril, cero tiempo libre sin el peque, agotamiento de comer y dormir mal, aun así no se me va de la cabeza participar en tu Juego de niños, ni empezar de una vez por todas los acontecimientos a plasmar en el primer “cuento a la carta”, comprar de una vez una memoria nueva para mi cámara (no lo creerás pero llevo meses en el intento) y continuar con las fotos, ver que hago con el ordenador que ya no puede más de capacidad y va a petar,.. en fin eso sólo os voy a contar…

    Pienso que tu hija es el reflejo de la Humanidad, pues a ningún humano le entra fácilmente en la cabeza la horripilantez que están haciendo, como nos ha pasado a nosotros, y eso es así porque desde nuestra esencia ¡Nunca haríamos algo semejante! Por eso es difícil de creer, al menos no dice que ella no los vé 🙂 como la inmensa mayoría, o que aceptan que son contrail sin más.

    Me encantan tus artepiedras, son maravillosas, me acaba de venir al recuerdo un pisapapeles de guijarro que me regalaron con Niebla pintada (la perra de Heidi), y todavía lo tengo por ahí aunque no se dónde 🙂

    Arteabrazos.

  2. rivendelian dijo:

    🙂 ¡Yo tenía uno de la abeja Maya! ¡Qué recuerdos, madre! Me lo hizo un amigo de mis padres que se fue poco después a vivir a Australia (pobre Joe, las cosas no fueron como él esperaba… pero era un artista y un ser muy sensible, me acuerdo mucho de él y espero que le vaya bien).

    Querida Nubecilla, ante todo cuídate y recupérate de ese estado febril y de agotamiento. Astenia primaveral, creo que es su nombre. A mí me ha dado por no comer, lo cual está bien de cara a la operación bikini, je,je… pero tiene sus riesgos. De todos modos, procuro comer cosas energéticas, aunque sea poca cosa. Por ejemplo, el cuerpo me pide alimentos naturales y crudos, sin cocinar, así que tomo mucha fruta, sobre todo en zumos, y como puñaditos de almendras y dátiles, cosas así… En realidad, estoy convencida que el ser humano podría sobrevivir con una dieta mucho más frugal (¡hay quien se alimenta sólo del sol!), pero lo de comer es como todo lo demás: estamos demasiado manipulados por intereses empresariales que nos inculcan una determinada cultura alimenticia, no la más sana, sino la que les genera mayores beneficios…

    No te preocupes por el cuento, fotos, escritos y demás… Lo importante es que tú estés bien, al cien por cien, y lo demás ya vendrá rodado. Sabes que me tienes a tu disposición para lo que quieras, y que el amor que me-nos profesas a mí a mis haditas es recíproco. Respecto a mi hija mayor, pienso que es básico mostrarle lo que hay, sin asustarla, sin forzar su opinión, pero que tenga en cuenta otras opciones. Y sí, como tú has observado, lo importante es que ella al menos no finje que eso no está ahí, como parece hacer la gran mayoría de esta miope población. Como ya conté en alguna entrada anterior, es el mismo caso que cuando los indígenas no veían las caravelas de Colón. Nosotr@s tenemos que hacer de “chamanas” para nuestr@s hij@s y ampliar su percepción de la realidad. Es esencial que lo hagamos, sin imposiciones, suavemente, inteligentemente (que a veces no es fácil), pero que vayan teniendo mayor campo de visión.

    Un beso muy muy fuerte y mis deseos de que te recuperes, amiga. Siempre es un placer hacerte un hueco en los balcones de Rivendel. Vuelve pronto.

  3. lainon dijo:

    Ayer también tuvieron mucha actividad aquí por Zaragoza City… Así hizo luego también, que de una caló guapa surgió un frío del carajo… A veces ya ni entiendes para que leches hacen estas chorradas… Saludos.

  4. rivendelian dijo:

    Pues sí, Lainon, no te falta razón… Pero al menos no nos pasa desapercibido. De todos modos, has apuntado algo interesante, y es que no tenemos ni idea de los motivos que les mueven a hacer esto. Yo ayer tuve un momento de “flash”, un chispazo de esos de lucidez momentánea, y fue cuando me di cuenta de que el viernes, que fue mucho peor en cuanto a nivel de fumigaciones que el sábado, yo apenas me cosqué. Sí, miré al cielo y lo que vi me hizo echarme las manos a la cabeza, pero estaba tan atareada físicamente (papeleos administrativos) que no puse en ello casi nada de atención. Resultado: apenas me afectó físicamente. Sin embargo ayer, que me dediqué conscientemente a observar, fotografiar y cabrearme con la situación, fue cuando la cosa me golpeó de lleno.

    ¿La conclusión? Pues que me afectó más el tema cuando estaba consciente de ello que cuando no le concedí importancia. Eso es relevante, porque podría implicar que los chemtrails tal vez no sean una mera “arma química” destinada a alcanzar a una población indiscriminada, sino que puede que su alcance mayor vaya destinado a las personas más o menos “despiertas”. Eso me desconcierta bastante, porque entonces supondría que cuanto más aborregado e insensible a las cosas que te rodean estés, menos daño te hace esa porquería. Es como si a los que no conocen el tema los efectos no les afectaran lo más mínimo, pero cuanto más pendiente estás de ello, más te machaca. De modo que puede que se trate de un arma mucho más retorcida de lo que pensamos, destinada a provocarnos tal maremagnum de percepciones que o bien nos volvamos cada vez más “frikis” y nadie nos crea, o bien decidamos tirar la toalla, cerrar los ojos y regresar al redil como el resto del rebaño. Sea como sea, consiguen mantenernos controlados y mareados, en vez de despiertos y conscientes, que es lo que tratan de impedir por todos los medios.

    Personalmente (y aunque no descarto cierta función “homicida”) pienso que los chemtrails están ahí como señuelo para distraer nuestra atención de algo más importante, y que mientras estemos empeñados en desentrañar este oscuro complot nos estamos perdiendo el verdadero meollo del asunto. Tal vez esas brumas asquerosas están bloqueando físicamente la llegada a nuestra inteligencia celular de información valiosa procedente de… ¿el sol? ¿el centro de la galaxia? ¿la Fuente Primigenia del Universo? No lo sé. Pero hay que seguir observando, analizando y sintiendo, Sólo así puede que algún día lleguemos a saber qué ocurre…

    Saludos

  5. isabel dijo:

    En Asturias nos ha tocado hoy la fumigada, durante la mañana las estelas que no desaparecen, a las seis de la tarde un cielo totalmente gris. En pintura siempre te dicen que el azul del cielo es más intenso en el primer plano que en el horizonte, ahora es lo contrario si hay chemtrails. Oligarquía revelada tienen un artículo muy completo sobre el tema. Está al caer que nos den la noticia en los medios de desinformación y volverán a vendernos la moto y todos tan felices. Al parecer un asesor de Obama dijo que los chentrails salvarían a la humanidad. El comentarío de tu niña me lo dejó claro, nos tratan como a niños nos conocen muy bien, justo esa reación es la que esperan. No nos engañemos, en internet parece que somos mayoría los que estamos al menos en el intento de despertar, la realidad es que somos cuatro gatos que siempre iremos contra corriente. Tienes razón, se respira algo raro, es la calma antes de la tormenta ¿qué podemos hacer? creo que lo mejor es entrar lo menos posible en su juego, hemos descubierto que hacen trampas . Nos quieren estresados, llenos de miedos… no lo conseguirán, de algo tiene que servirnos haber descubierto su juego, no les demos poder sobre nosotros, Miguel nos da bastantes pistas, aunque a mí me cuesta entenderle, pero me da pistas… Pasemos a otro tema más agradable. Tus piedras me parecen muy bonitas, tienes eso que dicen don, he dado clases durante treinta años y sé lo que digo. No sé si hago bien en meterme en tu vida, te veo tan joven… podrias ser mi hija, sin embargo estas más preparada que yo en casi todo y cuando te leo me enseñas mucho. ¿Has pensado en dar clases de pintura? estoy segura que podrias hacerlo. Yo empecé con niños y descubrí que me gustaba, se aprende mucho enseñando, he sido muy afortunada de ganarme la vida haciendo lo que más me gusta. Te ha aseguro que este sector no se nota tanto la crisis, la chica que se quedó con mi clase está encantada, tiene una carrera como tú pero estaba in trabajo, de pintura sabía lo que yo le enseñé, pero se ha espabilado y le va muy bien. Perdona el rollo y la intromisión en tu vida, insisto, creo que sería algo bonito para tí y si puedo cuenta con mi ayuda. ¿Has probado la pintura digital? soy muy torpe con el ordenador pero estoy haciedo cosas y me resulta muy divertido, tambien podrías incluirlo en las clases. Un abrazo

    • rivendelian dijo:

      Hola Isabel: perdona que haya tardado en contestarte, pero se me quedó tu comentario por ahi arriba y no lo he vuelto a leer hasta hoy… Es verdad que somos menos de lo que parece cuando nos movemos por estos ciberespacios, pero yo creo que ya no es tanto una cuestión de “cantidad” como de “calidad”, es decir, que los cuatro gatos que mencionas seamos capaces de movernos y actuar como nos dicte nuestra conciencia. A mí lo que me dicta es correr la voz, mostrar lo que veo y siento, lo que no me gusta, lo que me maravilla, y crear así un efecto mariposa que consiga, con un aleteo, influir en las opiniones y visiones de otras personas, por pocas que sean… Porque si éstas, a su vez, hacen lo mismo, el efecto será medible también en “cantidad”.

      Respecto a lo de las clases de pintura… ¡ay! ¡no te creas que no habia pensado yo antes en esa sugerencia tuya… Pero no lo veo muy factible, de momento. Para empezar, necesitaría un local (mi casa es muy pequeñita y aqui sería imposible meter gente), y otra pega es que para dar clases a niños tendría que hacerlo en horario de tarde, que es cuando están mis hijas en casa y, sobre todo Elenita, demandan mi atención con sus propias extraescolares, deberes, y especialmente el seguimiento de la pequeña, que a sus nueve añitos está empezando con la grafomotricidad y la lectoescritura y hay que estar muy encima… No es una buena época para dar clases, aunque sé por experiencia lo gratificante que es y la ayudita económica que supone (estuve bastantes años de mi juventud estudiantil dando clases de inglés y lengua a un montón de niños de una punta a otra de mi ciudad).

      Agradezco tus orientaciones, corazón, y por supuesto que no considero que te estés entrometiendo en mi vida para nada, porque se nota que lo haces desde el cariño, y así me llega 🙂 Pero, de momento, tandré que conformarme con seguir decorando piedras, que es algo que puedo hacer a ratitos por las mañanas y… ¡nunca se sabe! ¡igual hasta acabo haciendo “negocio” con ellas, je, je!

      Un beso muy fuerte.

      P.D.: lo de la pintura digital, mejor que no… soy un desastre, no me apaño con el ratón… ¡¡donde estén unos buenos pinceles!! Yo, artesana de pura cepa…

  6. BERTHA dijo:

    Jope hermana, fijate que soy torpona, que cuando he leído lo de pintura digital, pues ézo, con el dedo. Jajaja.
    Crónica del tiempo : el viernes en el cantábrico pasamos de golpe y porrazo de 36º a 17º. Juuuuuuuué. Encima estaba la gente toa toa en la calle, en plan pan y circo, jaleando a su equipo. Fue de impresión la bajada de temperatura. eso si, todo el pu…….o día barrida masiva celeste y con un calor asfixiante. De llorar.
    Riven Laura pasate por el tejado de la Gata ( que no es la del tejado de zinc). Y luego me vienes a ronrronear corderita divina. Muacksssssss Todas para UNA y una para TODAS

  7. dominique dijo:

    Sí Riven, días extraños que se van haciendo larguísimos, malestar en el cuerpo en el alma, altibajos, desgana, sueños estrambóticos… y ganas de gritar “¡ no puedo con mi vida!!!”.
    Hasta noto cambios en el pueblo, percibo en los demás sentimientos encontrados…
    Pero confíemos, sobrevivir, no vivir o morir en el intento, podemos eso y mucho más, miremos fijamente lo negativo para espantarlo.
    Abrazos amiga.

  8. rivendelian dijo:

    Por aquí sigue la cosa igual, tal vez un poquito menos de intensidad fumigadora (tardan más minutos en pasar los aviones de los oones), pero cubriendo las mismas áreas de siempre. A ver si al final tiene razón Isabel con lo que dijo del asesor de Obama, y resulta que nos están salvando, en vez de envenenando nuestro ADN…

    Lo importante, como dice Domi, es confiar en nosotr@s mism@s y mirarlo de frente, con valentía, con imaginación, sin negatividades. Es cierto que Miguel sabe mucho de esto, más de lo que cuenta, el jodío 🙂 , y a mí me ha ayudado mucho a elaborar lo que llamo un PPP o Plan Personalizado de Protección. Tengo varios “métodos” que procuro utilizar los días en los que el cielo está más saturado y me noto más propensa a ser afectada física o psicológicamente. Uno de ellos, aunque os riáis, consiste en hacer girar por encima de mi cabeza, así, como los gauchos con sus boleadoras, mi colgante de cuarzo favorito (algun@s ya le conocéis, tiene incluso nombre propio, Rogelio 🙂 ). Lo hago nada más levantarme, mientras preparo el desayuno. Abro la puerta de la cocina que da al patio, dejo que entre el fresquito tempranero, y empiezo a zumbar mi instrumento como los aborígenes australianos, imaginando que esparzo a mi alrededor espirales protectoras llenas de energía que se expanden hacia lo alto y ancho. Procuro también visualizar la zona a cubrir con ese manto aislante de la supuesta porquería, mi casa, mi barrio, y voy ampliando hacia los colegios de las niñas y todo lo lejos que pueda hasta que se me canse el brazo de darle vueltas al cristal. Así protejo mi entorno durante el día.

    Otras veces, cuando camino por la calle y el cielo me da grima, lo que hago es visualizar que, con cada paso, voy generando una especie de burbuja de color lila que me envuelve y me aisla de lo negativo, y crece a cada zancada, incorporando a los que están cerca de mí.

    Os podrán parecer bobadas sin fundamento, pero yo creo que contra algo tan fuera de lo normal como esto de los chemtrails, igual resulta que la solución pasa por encontrar medios igualmente fuera de lo normal. Me gustaría que os animárais a buscar vuestros propios métodos.

    Hay una frase de Goethe que me parece ilustrar a la perfección esto que apunto: “El hombre puede ordenar a la naturaleza la eliminación de su ser de todos los elementos extraños que le procuran enfermedad y sufrimiento”. ¿No es asombroso que este genio hablara de algo ahora tan “de moda” como lo es la capacidad humana de crear su propia realidad con el poder de su mente, conciencia, inteligencia natural o como queramos llamarlo?

    Pues a ello, oye…

  9. chemfranqueses dijo:

    Hola Riven,llevo unos dias empezando a pensar en la posibilidad de que el tema chemtrail no sea lo que pensamos,es que realmente no tenemos pruebas contundentes de una cosa u otra,asi que cualquier posibilidad puede ser valida.yo particularmente me preocupa mas ahora mismo los problemas que tenemos a pie de suelo,los que afectan la vida de todas las personas,creo que primero hay que solucionar lo de abajo y luego ya veremos alli arriba.por el tipo de trabajo que tengo,trabajo todos los dias en la calle,oigo conversaciones de la gente de todo tipo,y la verdad es que si son dias raros,el ambiente esta muy crispado,en todos los niveles sociales,creo afirmar que la gran mayoria esta deseando que algo gordo pase,y ese deseo puede despertar la energia suficiente para que pase algo,lo que esta claro que los que nos dominan se estan dando cuenta del despertar y no creo que les guste,asi que es posible que algo hagan para distraer la atencion de la poblacion y no acabemos de despertar.Por otro lado en mi caso no solo son dias raros solo para mi,mi perro por ejemplo lleva varios dias muy raro,esta como nervioso,inquieto,a menudo ladra en el silencio de la noche,cuando nunca lo habia echo,a veces de golpe sale escopeteado corriendo por el pasillo como si algo le persiguiera,la verdad es que nos tiene preocupados a todos en casa y a veces hasta nos da un poco de yuyu!!!.
    Abrazos……..

  10. rivendelian dijo:

    Sí, Manolillo, a veces pienso lo mismo, que tal vez toda esta parafernalia celeste no sea más que un señuelo, una maniobra de distracción para mantenernos a los “despiertos” entretenidos y que así no centremos nuestras energías y nuestra inteligencia en desmantelar el sarao que tienen aquí abajo montado. Ya sabemos cómo se las gastan con lo de las falsas banderas, y no me extrañaría en absoluto que, al final, todo esto de los chemtrails no fuera más que una cortina de humo para que no nos fijemos en cosas más importantes… He llegado a pensar que, desde hace unos años, se está ensalzando por todos los medios el resurgir de la espiritualidad, la relatividad de todas las cosas, la existencia de otras realidades o dimensiones, la vida extraterrestre y tantas historias que nos apasionan, sencillamente para que no nos dé por cambiar las cosas del día a día, para que no nos rebelemos contra sus planes de control, porque, total, vamos a estar aquí dos días, y luego seremos seres de luz y todo será maravilloso y eso… No digo que esas perspectivas no me atraigan y no sean “reales”, que conste que siento mucha afinidad hacia esas cosas y de hecho empecé este blog un poco como manera de dar a conocer esas nuevas visiones de la existencia, alucinantes y maravillosas.

    Pero tal vez deberíamos tratar de bajar un poco de las nubes y empezar a canalizar todo lo que sabemos o intuimos hacia puertos más tangibles. Como ya mencioné en alguna ocasión, por muy seres de luz en potencia que seamos, en esta encarnación, de momento, seguimos siendo humanos, vivimos en un mundo con graves problemas, injusticias y explotaciones, y nuestro deber debería ser cambiar las cosas aquí, en el mundo de la fisicalidad del que tanto recelamos, pero que, en definitiva, es el único al que tenemos acceso de momento. Nuestr@s hij@s se merecen un lugar mejor para vivir, no la M que les estamos dejando.

    Y estos cabritos que manejan la realidad a su antojo saben de nuestro poder. No sólo el poder que nos otorga saber que ya no comulgamos con ruedas de molino, que las cosas no son como nos las cuentan, sino el poder de unirnos y generar una REVOLUCION, una movida de dimensiones colosales, un desmantelamiento total y absoluto de la tiranía económica que nos gobierna como personas y como estados que de soberanos ya no tienen nada…

    Esos es lo que más temen, ni más ni menos. Ahora, ¿sabremos hacerlo? ¿nos atreveremos? ¿practicaremos la desobediencia civil arriesgándonos a que nos encarcelen o algo peor? ¿sacaremos algún día de verdad todo el dinero de los bancos? ¿cultivaremos en casa nuestros propios alimentos? ¿enseñaremos a nuestros hijos según nuestros criterios, no los de la falsedad establecida por unos lobos represores de corderos? ¡¡¡Bufff!!! Ahí está el meollo del asunto…

    Bueno. Y respecto a lo de tu perro… la verdad es que sí que da un poco de “yuyu”, je, je 🙂 Porque esos comportamientos suelen estar condicionados por percepciones que ellos tienen y nosotros somos incapaces de notar. Es lo que mencionaba algo más arriba, sobre los animales que son capaces de detectar sutiles cambios en la red energética del planeta, ya sabes, las lineas Haartmann de las que nos hablaba el Furly, incluso otros tipos de “emisiones” electromagnéticas, como ocurre cuando perciben la presencia de entidades, espíritus, fantasmas, vamos… Mi suegra siempre cuenta que, cuando murió su marido, el perro también estaba muy raro, y se pasaba horas moviendo el rabo en dirección al sillón donde mi suegro solía sentarse, o ladrando por la casa.

    Tal vez tu perro detecte ultrasonidos que le inquieten, las propias ondas Haarp, que parecen estar emitiendo a lo bestia, por la cantidad de zumbidos casi eléctricos que noto en mis oídos por las noches… pero vamos, que no te preocupes. Intenta tranquilizarle y comunicarte con él. Ya sabes que no son mascotas, son nuestros aliados, los alinimales, y están a nuestro lado en toda esta aventura. Mi Shivita es una perra muy tranquila, nunca ladra, pero sí es cierto que últimamente la veo a menudo sentada en el patio mirando al cielo. Antes nunca lo hacía, y me resulta muy curioso…

    Un besote, hermanito, y no te crispes… Simplemente, saca tus antenas y estate atento, como sueles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s