Invasión


Dudé mucho antes de poner título a esta entradilla, porque puede rememorar viejos tópicos hollywodienses, y nada más lejos de mis intenciones. Que son, ni más ni menos, que evidenciar lo que parece estar ocurriendo en nuestros cielos de manera sigilosa y, al menos en principio, inofensiva, mientras un@s se dedican a poner punto y aparte a relaciones de casi dos décadas, otr@s a vitorear a la selección española o a preparar sus vacaciones de verano como si no pasara nada, ni ahí arriba ni aquí abajo.

Pero sí que pasa, y es algo serio, como cualquiera con una cámara de fotos y un poco de paciencia puede comprobar por si mism@. Ya hace tiempo que venía oyendo hablar del curioso fenómeno de las esferas voladoras (“bolitas” para los amigos), e incluso las había captado sin querer en alguna ocasión, llevándome la sorpresa a posteriori, tras revisar las imágenes en casa. Lo habéis visto en anteriores entradas. Pero esta vez ha habido una gran diferencia, y es que he constatado su presencia a simple vista.

Las fotografías que ilustran el texto las tomé el pasado miércoles por la tarde, al regresar de natación con mi hija pequeña. Mientras estacionaba el coche en el aparcamiento de superficie, me llamaron poderosamente la atención dos luces muy brillantes que se desplazaban lentamente sobre los árboles que bordean la piscina. En realidad deberían de estar a gran altura, tal vez diez mil metros de altitud, porque parecían del mismo tamaño que los aviones que sobrevolaban la zona, pero claro, también puede que fueran más grandes y que estuvieran muchísimo más lejos…

Los objetos eran, a todas luces, de forma esférica, con partes un poco sombreadas y otras más luminosas, aunque el brillo parecía variar en intensidad de manera intermitente, como insinuando cierto movimiento circular. Se movían despacio, un poco erráticos, desplazándose casi imperceptiblemente hacia arriba, luego hacia abajo, a un lado, al otro, en curioso bamboleo… Era un movimiento extraño, y más o menos simultáneo en ambas esferas, como si bailaran una danza o juguetearan entre ellas.

Realmente no me cabe la menor duda de que ni eran aviones ni aves, ni tampoco globos sonda, por el tipo de movimiento inteligente y coordinado que mostraban.

Mi pequeña también las pudo ver perfectamente, mientras aparcábamos y al salir del coche. Incluso le pregunté “¿Oye, tú sabes que son esas bolitas?”, y me respondió, ni corta ni perezosa, “Son ornis, mami”. “¿Tú crées? ¿Y de dónde vendrán?”, le digo yo, exagerando una expresión perpleja con ojos y boca. Y ella salta, pizpireta, y caminando hacia el portal como si fuera lo más normal del mundo, “¡Pos de la Luna!. ¡Quiero merendar leche con mantecadas! ¿Me pones dibujos?” Como veis, para ella era una situación totalmente normalizada, y a otra cosa, mariposa. ¡Qué envidia de asimilación!

Yo, sin embargo, estaba como un flan. ¡Es que aquello era descarado, a las cinco de la tarde, a plena luz y en un cielo casi despejado! (A parte de los consabidos chemtrails, claro está, que esa tarde tenian una configuración estética particularmente llamativa)

Entramos en casa y caí en la cuenta: “¡Oh, no! ¡Mi cámara está muerta y J. no me deja usar la suya!”. Pero la ocasión bien merecía saltarse ciertas absurdas “normas unilaterales de convivencia”. ¡Se trataba de una emergencia en toda regla, qué oññio! Así que corrí a por su cámara, salí al patio a la velocidad del rayo y escruté la franja de cielo donde se suponía que debían de estar las dos esferas, tratando de aventar las pesadas “moscas voladoras” que mariposean habitualmente por mi retina.

Enseguida localicé una de ellas, que apareció brillando en todo su esplendor , todavia visible a simple vista. Et voilà:

Se movía hacia el sur lentamente, así que me lié a disparar fotos como una posesa, hasta que dejé de verla (tuve que entrar en casa a atender a mi hija unos instantes y cuando regresé al patio, ya me fue imposible volver a localizarla). Sin embargo, algo me decía que ese cielo ocultaba más secretillos. Las estelas me parecieron especialmente hermosas, no sé por qué, pero había algo en sus “punch-holes”, en sus túneles de gusano y sus espirales esquineras que destilaban cierta extraña belleza. Así que continué haciendo fotografías hasta que la pequeña volvió a llamarme y, definitivamente, entré en casa con la sensación de tener un tesoro entre las manos.

Después de una merienda y unos pasos de ballet clásico con cierta duendecilla frente al espejo de su habitación, introduje la tarjeta de la cámara en el ordenador con la mano temblándome de emoción. ¡Ay, amig@s! Lo que vi en esas fotos me dejó tan pasmada que apenas podía dar crédito a mis ojos… Había una bolita que se apreciaba con nitidez, como podeis comprobar en las fotos superiores, pero cuando decidí darle al zoom para ampliar la superficie del cielo, me quedé patidifusa, porque aquello parecía una auténtica invasión: estaba TODO LLENO DE ESFERAS, unas luminosas, otras oscuras (mucho más que el tono de fondo del cielo).

Las zonas más “concurridas”, curiosamente, son las inmediaciones de los chemtrails, donde parecen acumularse muchas de estas esferas, destacando algunas incluso entre la blancura de fondo de la estela, como ocurre en la imagen inferior (con zoom a tope en la que está debajo de ella):

Soy consciente de que al acercar con el zoom las imágenes pierden mucho en definición, pero espero que logréis ver lo que yo veo. La bolita está flotando en mitad de la estela, por encima de las franjas inclinadas. Se intuye perfectamente la forma esférica, con una parte más luminosa arriba y un sombreado inferior que da una clara sensación de volumen.

La fotografía que veréis a continuación es la que ha dado título a esta entrada. Se trata de algo espectacular, a mi corto entender.  Me parecía tan alucinante su número (podría hacer un centenar) que llegué a dudar si no se trataría de simples pixelados más claros de vaporcillos “chemtrailosos”, o suciedad en la lente. Pero luego comparaba lo que se ve aquí con otras imágenes de trozos de cielo azul en diferentes fotos de la misma tarde, y en ellas, al aproximar el zoom, sólo se veía un azul casi diáfano, sin el mogollón impresionante de “cosas” que aparecen en ésta.

Por supuesto, antes de publicar ninguna de estas imágenes las he pasado por la “criba” de mi experto particular, Manolo “Chemfranqueses”, de cuyo criterio me fío al cien por cien. Una vez recibido su visto bueno es cuando me he decidido a publicarlas, con el convencimiento de que lo que ahí aparece al ampliar los aumentos son objetos no identificados. He marcado con círculos rojos las esferas más “visibles”, aunque para verlas es necesario agrandar mucho la imagen, y probablemente pierda definición, pero os aseguro que están ahí, y que hay muchas más, que no he marcado porque eran demasiado sutiles (y porque se me iban a salir ya los ojos de las órbitas, de tanto mirar y remirar…)

Así que, hala, haced click sobre ella y ampliadla todo lo que podáis, porque os aseguro que es para echarse a temblar:

Además de la infinidad de esferas, hay un objeto alargado y oscuro, si empezáis a mirar desde el extremo superior derecho deslizando el cursor hacia la izquierda, poco antes de llegar al centro. Ése se ve a simple vista, y está rodeado por un círculo rojo más grande que el resto… (Os lo amplío un poquito a la izquierda). ¿Se trata de un avión al que no se le aprecian las alas, o es “otra cosa”?  Seguro que tod@s hemos leído sobre avistamientos de “objetos en forma de puro”. La literatura ufológica está plagada de referencias de este tipo… ¿Se tratará de un de ellos, una especie de “nave nodriza” de la que proceden las “bolitas”? Desde luego, o está más cerca que ellas, o es algo mucho más grande… la especulación está servida.

Lo mismo que ocurre con esta otra imagen, en la que aparecen dos estelas que se entrecruzan. Aparentemente, no hay nada en ella que resulte chocante, pues ya incluso los chemtrails se están convirtiendo en el pan nuestro de cada día y han dejado de sorprendernos… pero si nos acercamos al origen de ambas estelas, lo extraordinario es que ambas parecen estar a la misma altura, con las mismas condiciones de luz, etc, y, sin embargo, en una de ellas se aprecia claramente el avión que va fumigando, mientras que en la otra… ¡sorpresa! ¡No hay NADA! Fijáos en la vista general:

Y ahora las dos estelas ampliadas en detalle: la del avión…

Y la otra…

¿Quién suelta ese chemtrail? ¡Misterio misterioso!

No sé si a vosotr@s os pasará lo mismo, pero a mí todo esto me obliga a replantearme muchas cosas. Para empezar, la impresionante cantidad de posibles ovnis que pululan por nuestros cielos hace que me indigne aún más el persistente silencio de las autoridades, cuando se trata de un fenómeno que ya no se ve reducido a los relatos de dos granjeros de Wisconsin o tres pilotos de las fuerzas aéreas, sino que va adquiriendo visos de auténtica globalización y está a la vista de cualquiera que se tome las molestias de observar.

Por otro lado, el hecho de que las “bolitas” se localicen principalmente en las inmediaciones de las estelas químicas me hace sospechar una interrelación entre ambas. O tal vez me arriesgaría a pensar en una colaboración estrecha. ¿Y si estuvieran realizando un trabajo conjunto? ¿Y si los aviones se encargaran de fumigar tóxicos, y las esferas de provocar radiaciones electromagnéticas, con ese característico diseño a franjas ondulatorias? Tal vez los chemtrails también actúen como conductores, propiciando el medio ideal para la transmisión de estas ondas… Si esto fuera así, estarían realizando una doble función en nuestra contra: mientras los unos nos intoxican, provocando nuestra esterilidad, enfermedad y dependencia de un sistema sanitario pensado para enriquecer a los fabricantes de medicamentos paliativos (nunca curativos), las otras nos fríen el cerebro con microonditas que nos atontan y robotizan, para competar el cuadro de servilismo y control del ganado humano. Todo cuadra, ¿no?

Y, sin embargo… Sin embargo, esas mismas bolitas se han visto e incluso grabado realizando los bellos y complejísimos diseños de los llamados “crop circles”, y yo me pregunto si una inteligencia capaz de realizar algo tan extraordinario podría albergar intenciones negativas hacia nosotr@s… Aquí os paso una muestra de cómo realizan esas hermosas y misteriosas figuras en los campos de cultivo, aunque seguro que tod@s ya lo habéis visto…

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=eD5Ttv2TnWs#t=26s

¿Qué están haciendo en los campos y en las nubes? ¿Qué nos quieren decir?

Por si fuera poco, esa misma noche tuve un sueño muy real en el que algo o alguien (tal vez mi propio subconsciente) trataba de tranquilizarme al respecto. Yo estaba en un escenario habitual, uno de esos lugares recurrentes con los que he soñado desde que recuerdo, un pequeña ciudad medieval con río y puentes, a la caída de la tarde, a la luz de una nubosa puesta de sol. De repente miro hacia el cielo y las veo: ahí están las esferas, deslizándose lentamente sobre la ciudad, y se las señalo a l@s que están conmigo, especialmente a mi madre, que no se lo puede creer. Todo el mundo puede verlas, pero las miran con asombro e incluso miedo. Entonces veo que hay una especie de telesilla como los de los remontes de las pistas de esquí, que parece subir hacia muy arriba, y le digo a mi madre que monte, que vamos a verlas de cerca. Ella accede, bajamos la barra de sujección, y aquello comienza a ascender casi en vertical, como una montaña rusa, hasta que llegamos muy cerca de las esferas. Son del tamaño de un coche pequeñito, translúcidas, dejan pasar una delicada luminiscencia de un tono dorado, al mismo tiempo que emiten un suave zumbido intermitente que intensifica el fulgor. Van pasando a nuestro lado sin variar su velocidad, muy lenta, ni inmutarse ante nuestra presencia, y le digo a mi madre: “¿Lo ves? Son inofensivas”. Ella asiente, todavía con la boca abierta, y el remonte comienza a bajar de nuevo hacia la calle de la que salimos, donde una muchedumbre sigue admirando el desfile de bolitas sobre sus cabezas…

En otra parte del mismo sueño veo algo que alguien me define como “tecnología extraterrestre”. Se trata de una placa metálica circular, del tamaño de una mesa camilla, que parece incrustada en la acera, en una calle de la misma localidad onírica. Yo llevo algo en la mano. Luego descubro que es basura, una botella de plástico, tal vez. Mi acompañante dice “Atención”, y pisa con la punta del zapato en el borde de la placa. Entonces ésta empieza a elevarse del suelo y se transforma lentamente en un cilindro hueco, con laterales de metal parecido al cobre, repleto de filigranas decorativas. No tiene paredes propiamente dichas, sino que se va intuyendo la forma de cilindro por estas abrazaderas de metal decorado que se estiran y readaptan a la forma redondeada a medida que va “creciendo” en altura. Llegada a un punto, la estructura se detiene. Entonces la persona que va conmigo me dice que tire el objeto en su interior y retire la mano. Yo busco la abertura más cercana entre las placas de cobre e introduzco la botella en el oscuro interior del cilindro. Inmediatamente se produce un fogonazo muy rápido y la botella desaparece. Los laterales vuelven a retraerse y el cilindro a bajar, menguando hasta llegar a ser de nuevo sólo una placa metálica a ras de suelo.

¿Habré soñado de veras con tecnología alienígena? La verdad, si nos dieran una solución definitiva para acabar con el terrible problema de la basura, merecería la pena cierta “alianza de civilizaciones”… Contenedores camuflados en el suelo que, además de desintegrar en el acto los residuos, de la naturaleza que sean, son incluso bonitos y decorativos… (lo de replegarse hasta quedar bajo el suelo sería para evitar accidentes, no sea que algun@ metiera la mano y se le desintegrara, digo yo… )

No sé… Es un gran misterio, esto de los sueños. Porque igual que pienso que pudiera tratarse de un mensaje de mi subconsciente, también podría resultar que fuera un mensaje recibido de “fuera”. Y si es así… la duda sería saber si tratan de tranquilizarme porque relamente son inofensivos, o más bien de manipularme para que lo crea y les deje “trabajar” tranquilos para una agenda siniestra y dominadora.

Imposible saberlo. Al menos yo no lo sé. Mi intuición me susurra que podría tratarse de la primera alternativa, pero la duda siempre estará ahí…

Sea como sea, quisiera compartir con vosotr@s el resto de las inquietantes fotos que realicé esa tarde, y que encierran incluso cierta rara belleza en sí mismas que me hace replantearme mucho las cosas.

Ahora prestad especial atención a estas dos imágenes de los mismos “punch-holes” en la misma estela, tomadas con unos segundos de diferencia. Os recomiendo que clickéis en ellas y las ampliéis al máximo… En la primera, bordeando por el exterior izquierdo del “hoyo” inferior derecho, se aprecian unas bolitas oscuras que parecen volar en formación. En la segunda imagen veréis cómo la “flotilla” de motas oscuras ha ascendido y superado el hoyo en cuestión y se encuentran un poco más arriba a la izquierda. Parece quedar, por tanto, demostrado que se trata de objetos que se desplazan en el espacio, no de simples pixelados o sombras de la propia estela. Hé aquí las imágenes en cuestión:

 En ésta y la siguiente podréis apreciar la cantidad de esferas luminosas y oscuras que bordean las neblinas químicas (hay que ampliarlas):

Aprovecho para pediros disculpas por mi persistente silencio de las últimas semanas, y para dar las gracias a tod@s cuant@s os habéis preocupado por mi y habéis escrito a mi correo electrónico. Sois maravillos@s, y hacéis que merezca la pena todo esto. Seguro que comprenderéis que, en ocasiones, la intensidad de la vida cotidiana es tal que requiere toda nuestra atención, y eso es incompatible con un uso creativo y productivo del teclado.

Siento mucho que mis problemas personales me hayan afectado hasta tal punto, amig@s, pero me gustaría tranquilizaros en el sentido de que estoy bien, y poco a poco trataré de volver a estar al cien por cien de mis capacidades. Saber que detrás de esta pantalla hay gente tan estupenda bien merece la pena el esfuerzo.  Gracias a tod@s por vuestro cariño y vuestro apoyo.

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Misterios en el cielo. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Invasión

  1. chemfranqueses dijo:

    Hola Riven,espectacular!!!!!!que pasada lo que has pillado!!!!!no hace falta pasarlo por ninguna criba,salta a la vista lo que son esos objetos,te dije por correo que las examinaria con un programa,pèro es que no hace falta,son buenisimas!!!!!!!el objeto alargado,en forma de puro,creo que es un ovni volando con un grado de inclinacion diferente a las demas,desafiando nuestras leyes de aeronautica,tan espectaculares son tus fotos como tu sueño.yo mas de una vez tambien tuve sueños parecidos,es posible que sea una forma de comunicacion,no se,puede ser una posibilidad,todo es posible en este mundillo que vivimos!!!!!Felicidades por tus fotos!!!!!!.Me alegro que te encuentres bien.
    Abrazos Sanadores…………..

  2. rivendelian dijo:

    ¡Gracias, Manolo! La verdad es que cuando te las mandé todavía tenía mis dudas, fíjate hasta qué punto estaremos condicionados que, incluso teniendo las esferas delante de mis narices, mi cerebrillo ya andaba buscando explicaciones entendibles desde la óptica de lo ordinario… Menos mal que tú en seguida estuviste al quite para volver a revestir de misterio lo que sin duda lo es…

    Y sí, es verdad que las fotos son especialmente llamativas. A mí, por ejemplo, la del chemtrail que pillé al norte de mi patio, con esa luz y esa especie de huecos-túneles que recuerdan a los taladros de ciertos insectos xilófagos en los troncos caídos, me resultan increíbles y llenas de incógnitas… Lo mismo me ocurre con las de los “punch-holes” que fotografié hacia el este, te hacen preguntarte cómo pueden generarse esas estructuras tipo celdilla, tan simétricas y hasta estéticas… por eso me vinieron reminiscencias de los diseños en los crop circles… ¿Y si también en los cielos se nos está intentando comunicar algo? ¿Y si se tratara de la interacción entre entidades positivas y el alma-agua de la que nos habla Furlock, posibilitando esos dibujos extraños y tan llamativos? Porque no sé si te pasará a ti, pero de un tiempo a esta parte me da la sensación de que lo que hay en el cielo no es tan maligno, que ya no nos hace ningún efecto negativo, o que es otra cosa, que los intoxicadores-controladores han perdido la partida, y ahora son otros quienes ocupan el medio atmosférico… Porque los chemtrails ya no me parecen tan imponentes como antes, y en muchas ocasiones incluso me sorprendo admirando las hermosas figuras que forman… ¡Uy, qué peligro! ¡A ver si al final van a conseguir lo que en algún comentario anterior nos temíamos, que nos creamos que son buenos y que, en el fondo, nos están salvando la vida! ¿No decían que Obama iba a anunciar algo en esa línea? (Bueno, también decían que iba a reconocer la presencia extraterrestre cuando le entregaron el premio ése, y luego se quedó todo en agua de borrajas…)

    En fin, no sé si algún día tendremos algo un poco claro, amigo, pero mientras tanto, estaremos abiertos a nuestras percepciones e intuiciones, porque lo que nos digan “desde arriba” siempre estará lleno de mentiras o medias verdades.

    Por cierto, lo que insinúas del objeto en forma de puro (que pudiera tratarse de otra “esfera” pero vista desde otra perspectiva) no me parece descabellado. En ese caso tal vez no estaríamos hablando de esferas, sino de algo que venía llamándose siempre “platillo”, vistas en vertical o en horizontal. De hecho, a mí las bolitas me recuerdan a veces a algo que aparece en el video ya mencionado aquí “Moon Rising”, donde, al acercarse a la superficie de la Luna con el objetivo, lo que antes parecian cráteres se van descubriendo, a la luz del programa aplicado por José Escamilla, como objetos de forma circular que recuerdan a los platillos volantes de “toda la vida”.

    Y, desde luego, bolitas como éstas vistas sobre el cielo de Alcalá de Henares abundan en la filmografía censurada de la NASA, con unos movimientos y en cantidades que recuerdan a las que aparecen en la foto de las marcas circulares. Casi casi se comportan como si fueran organismos biológicos, y a mí eso me resulta asombroso. ¿Y si fueran formas de vida “per sé”, más que vehículos de transporte interplanetarios?

    Pues nada, ya sabéis… a seguir vigilando esos cielos, que tiene más sorpresas que los huevos kinder.

    Besos esféricos.

  3. BERTHA dijo:

    Pues fijate, que tu ausencia la tenía justificada por las movidas en tu pueblo. Jajajaja. Yo mirando como una posesa cada fotografía de la mani…. ahi tiene que estar LauraRiven, pos no, no la veo. Oissss que personas más raritas – en plan peponas de cartón – son las políticas de tu pueblo.
    Dejemoslas tomar su aperitivo bien custodiadas y vayamos a lo nuestro.
    Vaya ebook sideral te has conseguido mi niña ¡¡¡¡¡¡ Es impresionante lo que vas avanzando. Si ya te digo, que nos vas a plantar al resto cuando nos lleguemos a la primera parada 2012, y hala a meterte a astronoma-astrofísica con los cientificosintelectuales tipo Furly. Pobriñas de nosotras, a cuidar alinimalitos y a jugarrrrrrrrrr. Empollona, más que empollona. De la que agarras cacho no sueltas.
    Te quiero mi chica. Eres una avecilla fénix pero lloricona, no te basta con resurgir, sino que me lo envuelves siempre de dramilla. Te quieres hacer la interesante, que vas sobrada de todo, incluso de problemas…….. Poz no no y no. Eres RIVEN mujer, madre, hermana, hija, esposa y sufrida. Muacks.

    • rivendelian dijo:

      Hola Berthuchis… ¡No lo sabes tú bien, hermosa mía! (El tipo de politicastras y politicastros que nos gastamos por estos lares, mejor no hablar…). Y no, a mí no me podías ver en esas manifestaciones porque bastante manifestación vital tengo yo encima en estos momentos, mi cerebro con una pancarta por un lado, mi corazoncito con otra más grande por el otro, los dos gritando a la vez en diferentes idiomas… ¡Buf y requetebuf! Pero descuida, que esta pajarraca fénix llorona tiene cuerda para rato… Te escribo largo y tendido al correo.

      Y ahora te dejo, que tengo que llevar a la pequeña al dentista y ya voy volada… ¡¡¡Chao, bacalaoooo! TQM

  4. Excelente.

    Nos has ahorrado el curro en casa, y vaya currazo que te has pegao con ezo. Viene a ser lo que vivimos en mayo del año pasado, pero ahora más tarde y claramente fuera del guión que pudimos ver entonces.

    Abrazos, espirales, agua

    Miguel

    • rivendelian dijo:

      Cierto, Miguel. Es verdad que las cosas las veíamos de otra manera el año pasado por estas fechas… pero ¿por qué se hacen los remolones? ¿Se trata de la última pataleta de la “criatura”, el último intento de amedrentarnos tras conocer nuestra fortaleza inesperada? ¿O se baten en retirada? ¿O no será que, simplemente, siempre han estado ahí y ni nos hemos coscado? Puede que formen parte de la Tierra tanto como nosotr@ mismos…

      De todos modos, como insinuabas tú en alguna de tus últimas entradas (impresionantes visiones acuáticas), me está ocurriendo algo curioso, y es que empiezo a ser capaz de sobreponerme a toda esta parafernalia de distinciones bipolares, y llega un momento en el que descubres algo así como flashes de totalidad, en los que todo está integrado, y eso supone que hasta aquello que nos asusta y asquea tiene dentro de sí la capacidad de conmovernos y hacernos ver la maravilla que hay detrás. No sé muy bien cómo explicarlo, pero mientras contemplaba tu foto en tonos infernales rojinegros titulada “La madre de Mefisto” o algo así, me enternecieron el gesto de sus manos alzadas y su rostro ensombrecido, cuando en otra ocasión, de un simple golpe de vista, probablemente hubiera experimentado mucho rechazo hacia ella.

      Todo es relativo. ´Tú mismo eres la prueba viviente de ese dicho que defiende que “todo es según el color del cristal con que se mire”, y el caleidoscopio de tus fotografías demuestra plenamente esa gran verdad.

      Un fuerte abrazo

      • Breve:

        Efectivamente, SE HACEN LOS REMOLONES, y eso es algo que interpreté el año pasado como una acto de insipida desidia, incluso de traición.

        Cuando en realidad se estaban ralentizando, incapaces de acceder a las velocidades de los demás mundos.

        Aquí, y la verdad sonará cruda, se van a quedar muchos más de lo que pensábamos, jijiji

        Abrazos, espirales

        Miguel

  5. Anele dijo:

    Hola, Riven, preciosa.
    Como comentaba hace un rato en el blog de Manolo, cada día se hace más evidente que hay muchas cosas aconteciendo a nuestro alrededor sin que lo veamos a las claras, sin que tengamos toda la información…¿y qué nos queda entonces? Mirarnos por dentro, porque a veces pareciera que estamos “deseando” que algo ocurra, como cuando íbamos al cole y estábamos deseando que la profesora de matemáticas se hubiera puesto enferma, o que hubiera aviso de bomba para irnos a casa antes de tiempo y ahorrarnos un examen. Y creo que dentro de cada uno de nosotros mismos, donde existe patente la dualidad (tras leer a Marielalero en Trinity, todo se hace más real), incluso en nuestra genética, hemos de reconocer ese lado de “catastrofismo” que todos llevamos dentro, re-conocerlo, darle su lugar y decidir hacia dónde posicionarnos después. Tu orientación hacia lo “cotidiano” es la misma que la mía, el día a día, seguir observando nuestros pensamientos, de dónde vienen y hacia dónde van, nuestras emociones, altibajos, ¿qué vemos como auténticamente nuestro, y qué es lo que nos han im-plantado en la mente que no corresponde a nuestro origen de seres de luz? Ser honestos con nosotros mismos… Mi hija lleva unos días diciendo que no quiere ir al colegio, que la “rutina la aplasta” y yo haciéndome la loca porque no quiero traerla a la oficina tantos días, “no vaya a ser que me llamen la atención”, que el horno no está para “bollos”, y luego me quedo pensando “Ves, Elena, ahí tienes tu lado oscuro, tu lado pre-fabricado e implantado.” Antes no reparaba en estos “aconteceres” internos, pero ahora sí…será que los chemtrails (por cierto, en Sanfer está la cosa horrible también en las últimas semanas…) no son tan malos si nos ayudan a “centrarnos”, “reconocernos”, y a decidir por nosotros mismos cuál es nuestro “objetivo” sin dejarnos manipular, ni llevar por lo que acontece fuera-dentro.

  6. Anele dijo:

    Se me olvidaron los…besos enormes y abrazos a montón.

    • rivendelian dijo:

      Te comprendo perfectamente, Elena, y creo que tienes mucha razón cuando hablas de ese lado oscuro que todos tenemos dentro, esa parte de nosotros mismos (no se sabe si natural o implantada, probablemente esto último) que nos orienta hacia el lado catastrófico de las cosas. A veces, incluso, hace que nos recreemos en él, o que sintamos que un destino infame es del todo inevitable. Es ese lado que nos empuja a ser acomodaticios, poco luchadores, a aceptar, por ejemplo, que hay una crisis, que nos vamos al garete, y que hay que aguantar lo que nos echen en la absurda esperanza de que esos fantoches que dicen representarnos nos sacaran del aprieto. O mismamente esa sensación, que también has mencionado, de que “está a punto de pasar algo”, y casi casi deseas que pase ya, que ocurra algo tremendo que lo ponga todo patas arriba de la noche a la mañana y nos evite tener que seguir yendo al trabajo, al colegio…
      Pero tú lo has dicho muy bien y y has dado en el clavo: ser honestos con nosotros mismos es el único camino para avanzar en estos tiempos. Estamos en un momento crucial para empezar a movernos en una dirección concreta (y particular de cada uno) y tomar decisiones importantes acerca de lo que es de veras esencial en nuestra vida. Es el momento de reconocer hasta qué punto les bailamos el agua a los que nos dominan, hasta qué punto estamos dispuestos a dejar de participar activamente en el sostenimiento de este sistema injusto y enfermo y liberarnos de él, quitarles la llave a nuestros carceleros y escapar de una vez por todas.
      Yo misma me encuentro en una encrucijada ahora mismo, considerando cosas como dónde y cómo podría vivir sin depender de nadie (o dependiendo lo menos posible), cómo producir mis propios alimentos y energía, hacer un huerto, elaborar conservas, mermeladas, pan, jabón… Me llama poderosamente la atención el tema de la Permacultura, la vuelta a la Tierra respetando el desarrollo natural de loa ecosistemas, y cada vez veo más cerca el momento de llevarlo a cabo en mi pueblo. Es un poco lo que decía Trinity en uno de sus mejores posts para mi gusto, titulado “No dejemos que nos hundan en este mar de mentiras”, o algo así… No podemos pasarnos la vida criticando lo que no nos gusta del mundo y luego seguir llevando a nuestros hijos a colegios cuyo adoctrinamiento nos hace rechinar los dientes, consumiendo fármacos, comprando ropa que no nos hace falta, cogiendo el coche para ir a comprar a la esquina, o pidiendo crédito para hacer un crucero por el Mediterráneo.

      Resulta ridículo y patético. Es la hora de asumir nuestras verdades y actuar en consecuencia. No podemos estar siempre esperando que alguien ahí fuera cambie las cosas por nosotros. Hay que mover ficha, consciente e individualmente, para que la jugada pueda adquirir un movimiento colectivo que arrase. Como decía Trinity, “la mejor manera de quitarle energía a los controladores de Matrix es no colaborar con este sistema en cualquiera de sus formas”.

      Otro montón de besos y abrazos para ti, amiga.

  7. chemfranqueses dijo:

    Feliz cumpleaños!!!!!!!

  8. rivendelian dijo:

    ¡¡Manoloooo!! Pero… ¿cómo lo has sabido, shiquilloooo! Pues no me has emocionado y todo, leñe… Por cierto, muy simpática tu felicitación, …¡y encima con “bolitas” y aliencitos! ¿Quiénes son? ¿Los gatos cantores de Betelgeuse? ¡Ji, ji..!

    Pues nada, que muchísimas gracias, hombre, te envío un pedacito de costrada (dulce típico de Alcalá) por telepatía… No se si te llegará algo, más que nada porque las vías telepáticas andan últimamente saturadas de ratones golosos que se lo comen todo, hasta los malos recuerdos…

    Un beso gordo, Antenotas 🙂

  9. Julia dijo:

    Riven, hermosa mia, para ti ¿el día tiene 24 h?

    Brillante y laborioso trabajo.

    La pregunta es ¿dónde nos lleva todo esto? ¿dentro-fuera; fuera-dentro? Ufffffffff Yo siento que a dentro, lo tenemos a mano y eso ayuda e impulsa ¿no?

    Un inmenso y cálido abrazo

    Julia

  10. rivendelian dijo:

    ¡Definitivamente adentro, Julia! ¡Sí, con impulso, como un buzo que se lanza a las profundidades misteriosas de nuestro ser, en apnea y desnud@s de tonterías accesorias que nos impiden movernos con comodidad! Ya nos saldrán agallas, branquias o lo que nos tenga que salir para desenvolvernos en esos otros mundos que retrata el genio de Sombrasbaúl… 🙂

    ¿24 horas? Ja, ja, ja… No sé, porque vivo sin relacionarme más que lo mínimo con ese artilugio llamado reloj, y las horas se estiiiiiraaaaaaan o se encogen a voluntad…

    Abrazos de presente continuo sin tic-tac de por medio, más que el de nuestro corazón.

  11. BERTHA dijo:

    F E L I C I D A D E S H E R M A N I T A ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


    Es hora, despliega tus Alas. Te/Os QM. Mushooo mushoooo mushooo

  12. rivendelian dijo:

    Querida Berthamari… Os he respondido a mis Tres Mosqueteras por correo. ¡Gracias por alegrarme el día, corazones! Me acuesto contenta como hacía mucho, pero que muuucho tiempo que no lo hacia… 🙂 ¡Mil besos en llovizna suave! Os quiero a tod@s.

  13. Anele dijo:

    ¡Un tímido FELICIDADES con retraso, preciosa Riven!
    Y recuerda que le edad cronológica no es nuestra verdadera edad porque esta solo depende de nuestra conciencia de luz, y tú eres eso:
    LUZ.
    Besos

  14. Pingback: Ciencia Oculta: Modificación Climática (2) | Gente Con Conciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s