Tormenta


Por fin… tormenta… maravilloso portento en el laboratorio de los cielos… Recojo la ropa del tendedero a toda prisa. ¡Ay, que se me caen dos camisetas!… Entro corriendo en la casa en penumbra y dejo caer sobre el sofá el montón rescatado, como una húmeda colina de blanda textura. En décimas de segundo, el cielo se oscurece con tintes de intenso púrpura, y el aire se satura de un olor estremecedor: el de la lluvia tan anhelada, alma de vida, sangre de la tierra.

La nubes se deslizan veloces, como telones de un teatro que se descorren con una intrigante claridad umbrosa, bordeando los perfiles de otros mundos, como si fueran ecos de inocentes sueños infantiles.

Se levanta una ventisca que barre el patio con su aliento otoñal. (Menos mal que recogí la ropa…) Las pinzas dan volteretas multicolores en las cuerdas del tendedero, y los arbolitos del patio se aferran con sus raíces a la escasa profundidad de sus macetas, sacudidos por fuertes ráfagas que lanzan al aire un confetti multicolor de hojas otoñales, amarillas, naranjas, marrones y verde lima.

Me invade un recocijo dulce y casi feliz. Me dan ganas hasta de aplaudir… Bajo techo, tras los cristales, encuentro cobijo, oscuridad, silencio… Fértil sustrato del espíritu.

La tormenta restalla cerca, y los truenos suenan como música para mis oídos. Son redobles entusiastas, no de guerra, sino de paz, y traen ecos de tardes serenas a la luz de la lumbre, desgranando misterios y anhelos en los profundos repliegues del alma.

Se forman burbujas en los charcos del patio, que flotan, pomposas, cual livianas perlas, en lenta deriva hacia el sumidero, y una marea de sosiego emerge en espiral de las baldosas.

¡Que llueva, que llueva, que la vida se renueva! Barre y friega las calles y las plazas, líbralas de miserias y de miedos. Ríe y salta con voz de cascabeles, pura y transfigurada, limpiando de negruras nuestra alma…

De dulce llovizna a salvaje aguacero, como el amor se conduce con acuático esmero, rompiendo el sosiego de un mundo adormecido…

… insuflando vida a mi cuerpo maltrecho, como un suero divino, gota a gota…

Gota…                 

… a gota…

… gota…

… a gota…

… gota…   … a gota…

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en De andar por casa, Ensoñaciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Tormenta

  1. manoloarese dijo:

    oleeeeeeee mi riven que peazo articulo!!!!!!!!!!
    Hace dos semanas aqui cayo una tormenta,sabes lo que llovio?insectos,como una especie de hormiga con alas,lastima que me pillo currando y no pude hacer fotos.
    Abrazos………..
    Manolo……..

    • rivendelian dijo:

      Manolito, que las hormigas de alas no caen del cielo, almacántaro 🙂 Salen de sus nidos, a mogollón, eso sí, normalmente después de una tormenta o lluvia fuerte, para celebrar sus rituales de apareamiento con la reina (son todos machos). Los pobrecicos mueren en seguida, pero sirven de alimento a muchos pájaros estacionales, de esos que andan ahora migrando a Africa. Aquí, en Alcalá, es casi “tradicional” ver estos festines en otoño. Cuando trabajaba de educadora ambiental, l@s crí@s flipaban al escuchar estas cosas y verlas en la ruta por el río…

      ¡Hala, nunca te acostarás sin saber una cosa más! Un abrazote, y enhorabuena por tu nuevo blog, Agua de Atlantis (ya sabes que yo siempre te promociono desde aquí, je, je…)

  2. varín dijo:

    va llegando…

    el otoño,

    cuando primero o segundo de egb, miraba los charcos, con esas pompas: significaba que llovería durante “mucho tiempo”, una luz que maravillaba, grises azulados, fácil reconcentrarse, explorando por dentro,mirando la ventana, o cobijado en los aleros

    Besos y abrazos,
    aquí ya fresco, “fresco”

    • rivendelian dijo:

      Tienes razón, hermanito, nos quedábamos como embobados, contemplando ese burbujeo en la pista de baloncesto del barrio, o en el patio del colegio, mientras caía cerca un buen chorretón de alguna canaleta del tejado, y siempre había alguien (una madre, un vecino, un compañero de clase) que aseguraba eso de que “si salen pompas es que la lluvia va a durar mucho rato”… La verdad es que el día de esta tormenta que os cuento fue así: una buena tromba de agua, de unos diez minutos, seguida por una larga tarde de llovizna constante y ligera, que duró un par de horas.

      La pena es que fue sólo un día. Pero la sensación general, lo que se huele en el ambiente, es ya otoño verdadero. Tengo el patio vestido de amarillos, ocres y anaranjados, y el fresquito mañanero cuando dejo a Elvira en el cole y saco a pasear a la perra, ya roza la helada… ¡¡Bienvenido sea!! Porque ya era hora…

      Otro año que me pierdo vuestra reunión familiar en Picos… Pero ya sabéis tod@s que siempre estoy allí de corazón. Marcos (Alecondiosapasarlobien) me mandó una foto de uno de esos flanes inimitables ¿Todavía hacéis concursos de a ver quién se lo come enterito?

      Muchos abrazos para td@s, especialmente para ti, Varinín. Gracias por pasarte, te “debo” visita.. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s