Póker de Ases: lavanda, tomillo, romero y menta


Muy buenas. Siguiendo con mi propósito de daros a conocer alternativas naturales a los medicamentos de laboratorio, me complace presentaros a estas modestas hierbecitas campestres “de toda la vida”. Son, sencillamente, la base de nuestro botiquín preventivo y sanador contra las enfermedades infecciosas. Bueno, en realidad hay muchas más especies que sirven para esto, pero estas cuatro perlas son mis favoritas.

Lavanda (Lavandula officinalis)

En cualquiera de sus variedades (officinalis, stoechas, espliego, cantueso…) posee similares propiedades curativas. Está compuesta básicamente por esencias (linalol, geraniol, pineno, cineol, borneol), taninos, éter valeriánico y saponinas. De éste último ingrediente le viene su gran poder detergente. Su nombre fue dado por los romanos, que la utilizaban para su higiene personal.

Entre sus propiedades destacan las siguientes: antiséptica, diurética, antiespasmódica, digestiva, sudorífica, vermífuga, analgésica y sedante. En uso interno (infusión, decocción…) viene bien en casos de migrañas, calambres estomacales y otros síntomas de origen nervioso. También es tónica cardiaca, y está indicada en casos de taquicardias e hipertensión. Ayuda a aliviar digestiones pesadas, gases, naúseas, cólicos intestinales e inapetencia.

Es benéfica en casos de asma. En forma de vaho combate las infecciones del sistema respiratorio (anginas, bronquitis, resfriados…), dato que he podido comprobar por mí misma durante esta semana pasada, eliminando por completo mi dolor de garganta, la mucosidad abundantísima y la tremenda tos que me acosaban desde hacía tiempo. Si la mezclas con las otras tres plantas, el alivio inmediato está asegurado. Ya sabéis cómo se preparan los vahos, ¿no? Se calienta agua en un recipente al fuego y, cuando rompa a hervir, se añade un buen puñado de cada una de las especies que queráis utilizar. Se deja que hierva medio minuto, se retira del fuego, y se coloca un@ sobre el recipiente con una toalla sobre la cabeza (mejor que sea grande, para que no se nos escape nada de vapor). Hay que permanecer así al menos cinco minutos, para que sea efectivo y se abran bien los conductos respiratorios (aunque, eso sí, conviene levantar un poco la toalla, de vez en cuando, para que no se nos acabe el oxígeno, je, je…) A quien le vaya la “marcha” puede repetir la sesión, volviendo a calentar las hierbas hasta que hiervan de nuevo y se produzca más vapor. Mano de santo.

Aunque ya es un poco tarde, todavía se puede recolectar lavanda, pues estas lluvias otoñales han alargado la floración. Yo casi todos los días me traigo a casa algún manojo rapiñado en los parques por los que ando por las mañanas. Hoy se me ha unido mi madre en la recolección, encantada por el hallazgo de un pequeño jardincillo medio escondido en el que las matas de lavanda estaban todavía esplendorosas. Nos hemos reído mucho mientras hacíamos nuestra pequeña recolección, agachadas y medio escondidas tras las altas matas, un poco temerosas de que algun jardinero nos sacara los colores… pero es que es una pena que un tesoro tan excepcional para nuestra salud se marchite inutilmente sin que nadie sepa de su valor. Este razonamiento siempre disipa mi temor a recibir alguna regañina.

Lo que hago, nada más llegar a casa, es poner las flores en un cesto a secar, y las voy removiendo cada día, para evitar que les quede humedad. Es una gozada tener estos cestillos de lavanda por mesas y rincones, porque se convierten en el ambientador natural más embriagador. Hasta la gata y la perra se acercan, maravilladas por su olor…

Al cabo de una semana o así la planta está completamente seca. Entonces lo que procede es desgranar las espiguillas, pasando los dedos a contracorriente, para liberar las inflorescencias del tallo leñoso. Una vez hecha esta operación, se guarda el producto en tarros de cristal para su posterior utilización.

En uso externo, es antirreumática y antigotosa, sobre todo utilizada en baños. Es la planta más indicada para efectuar lavados vaginales, pues es emenagoga y óptima aliada del aparato genital femenino. ¿Que qué es eso de “emenagoga”? Pues significa que pueden estimular el flujo sanguíneo en el área de la pelvis y el útero, y en algunos casos, fomentar la menstruación. También se puede usar en friegas, para lo cual podemos preparar un aceite de lavanda, antiinflamatorio y relajante, muy fácilmente: maceramos durante 40 días 250 gramos de flores  en un litro de aceite de oliva. Luego se filtra y se guarda en botellitas de vidrio..

También es cicatrizante, bacteriostática, insecticida y antivenenosa. La palabra espliego parece estar etimológicamente relacionada con aspid (víbora). De hecho se cuenta que los cazadores de los Alpes llevan siempre consigo esta planta para restregar a sus perros con ella en caso de picadura de víbora. Espero no tener que probarlo nunca, pero bueno es saberlo, porque en mi pueblo hay muchas, y también en Asturias, donde suelo ir de vacaciones…

Con la lavanda también podemos hacernos un estupendo tónico facial limpiador, útil en casos de pieles grasas, acné, forúnculos, eccemas, etc.

También dicen que si se aplica sobre el hígado en forma de cataplasma o compresa, ayuda a este órgano a cumplir sus funciones.

En gárgaras cura pequeñas lesiones bucales. Relaja los músculos de la lengua y puede aliviar el tartamudeo.

En saquitos colocados en los armarios y roperos, previene del ataque de las polillas. También aleja moscas y mosquitos, constituyendo un efectivo repelente si te la frotas por el cuerpo (la flor tal cual o en infusión)

Finalmente, podemos fabricarnos una agradable colonia casera que no tendrá nada que envidiar a la famosa Lavanda Inglesa de Gal: maceramos durante 15 días 250 gramos de flores de lavanda en un litro de alcohol. Filtramos y guardamos embotellada y bien tapada.

Tomillo (Thymus vulgaris)

Es el “antibiótico” de los pobres, como lo llamaba Messegué. Lo cierto es que posée grandes propiedades antisépticas que combaten eficazmente las infecciones por microbios. En otros tiempos la gente se lo frotaba por todo el cuerpo para protegerse de diversas epidemias, como la peste. De esa época data una anécdota muy curiosa, la de los cuatro ladrones de Tolouse (Francia). Se cuenta que, durante la peste que asoló Europa, cuatro astutos ladrones se dedicaban a robar por la ciudad, desplazándose tranquilamente entre los cadáveres sin contagiarse. Cuando fueron arrestados se les prometió que salvarían la vida si confesaban el secreto. Como es lógico, los ladrones “cantaron por soleares”: solían restregar su cuerpo con un vinagre en el que habían macerado varias plantas antisépticas, entre las que destacaba el tomillo.

La verdad es que el peligro de contraer infecciones está al alcance de cualquiera, sin embargo siempre hay personas que sucumben a la gripe, por ejemplo, mientras que otras no.  ¿Por qué? Se supone que un@s tienen predisposición y otr@s no. Pero, en realidad, esa resistencia se adquiere. No consiste sólo en tener buena salud, sino en crear en nosotr@s mism@s un terreno desagradable para el virus. Para ello, la alimentación y otros factores son muy importantes, y probablemente si utilizamos el tomillo frecuentemente al aderezar nuestros guisos o en forma de infusión, evitaremos muchos resfriados, gripes y otros enfermedades sin darnos cuenta. Siempre se ha utilizado mucho en la cocina de los paises cálidos, y eso es precisamente porque el calor hace que los alimentos sean más accesibles a los microbios… Estoy profundamente convencida de que podemos reforzar las defensas naturales de nuestro cuerpo contra todo tipo de infecciones usando por vía interna y externa plantas como estas de las que os hablo hoy.

Uso interno: la propiedad fundamental del tomillo es la de ser antiséptico, por lo cual funciona muy bien en casos de bronquitis, gripe, resfriado, tos e infecciones varias.

Además es antiespasmódico (útil en palpitaciones, asma, calambres), y vermífugo (elimina parásitos intestinales),  refuerza el sistema inmunitario en general (aumenta la producción de leucocitos, defensores del organismo, al contrario que los antibióticos, que nos dejan inmunodeprimidos).

Parece que también estimula la inteligencia, y que es afrodisíaco, propiedades que pueden derivar del efecto tónico que ejerce sobre el organismo. Lo que no sabe casi nadie es que el tomillo puede ser un buen sustituto del café, sin propiciar sus efectos negativos, sino todo lo contrario, pues lucha contra el agotamiento psíquico, la pérdida de memoria, la depresión y la irritabilidad nerviosa. La infusión de tomillo en lugar del café ayudará también a nuestro sistema digestivo. Se prepara echando una cucharadita de planta seca por taza de agua hirviendo, y se endulza con miel, para que sea todavía más balsámica.

Uso externo:

Haciendo una infusión más concentrada (dos cucharadas por taza) se puede hacer un buen repelente antimosquitos. Si hervimos 500 gramos de tomillo durante cinco minutos en 5 litros de agua, y luego añadimos esto al agua del baño, obtendremos un tratamiento fortificante que nos vendrá bien en casos de artritis, reuma, gota y astenia, así como contra el raquitismo en los niños.

Su infusión también es excelente en casos de eccemas, forunculos, alergias, acné, eritema solar, etc.

Romero (Rosmarinus officinalis)

Hay una historieta curiosa acerca de la efectividad de esta humilde planta. Se cuenta que, allá por el siglo XIV, había en Hungria una reina llamada Isabel, setentona, reumática y gotosa perdida ella, que recobró el vigor de sus veinte años gracias a una simple receta casera a base de romero (entre otras plantas de reconocidas propiedades antirreumáticas, como la lavanda y la mejorana). Cuenta la leyenda que la receta se la proporcionó un ángel, y fue tan efectiva que la buena mujer consiguió enamorar locamente al rey de Polonia y casarse con él a tan avanzada edad (avanzada sobre todo para aquella época medieval). En aquel entonces gozaba de tanta fama que se la consideraba un alivio para todos los males.

La fama del mejunje en cuestión ha llegado hasta nuestros días, y hoy todavía se conoce como “El agua de la Reina de Hungría“. Su más famosa característica parece ser la de devolver a la piel la pureza y transparencia de la primera juventud. Una forma sencilla de prepararla es la aconsejada por Messegué, a base de tintura de romero y de lavanda. (La tintura es la maceración de una planta seca en alcohol de 70 grados en adelante, normalmente en una proporción de una parte de planta por 5 partes de alcohol. Se deja macerar durante un par de semanas, luego se filtra y se guarda en botellas de vidrio oscuro, pues las tinturas son muy sensibles a la luz). mezclamos 3 partes de la tintura de romero con una parte de la de lavanda, y lo utilizaremos para uso externo, diluyendo una cucharadita de la mezcla en agua.

El romero lo bueno que tiene es que florece durante todo el año, así que su poder curativo está siempre a nuestro alcance. Entre sus principios activos se encuentran esencias (cineol, alcanfor, pineno), taninos, principios amargos, saponinas y resinas. La esencia de romero está en las sumidades floridas, que recogeremos para nuestras preparaciones siguiendo el mismo proceso de secado y envasado que hemos visto en las otras plantas.

Es estimulante y sedante (depende de la dósis); diurético y muy útil en afecciones renales y cálculos genitourinarios; antiespasmódico y efectivo en casos de tos-tosferina, asma, insomnio, migrañas de origen nervioso y palpitaciones; antiséptico en enfermedades infecciosas; digestivo, hepático y útil para regularizar el ciclo menstrual.

Hay un refrán castellano que dice “No hay llaga que el romero no sana”, que nos habla de las propiedades de esta planta a la hora de tratar imperfecciones cutáneas, pequeñas heridas, etc. Cuenta Clara Castellotti, en su precioso librito “El botiquín de las Hadas”, que los habitantes de Formentera solían machacar con los dientes ramitas de romero, mezclándolas bien con la saliva, y luego aplicarlas directamente sobre las heridas. Esto es debido a su contenido en tanino, que es cicatrizante, y a las esencias, que son antisépticas.

La infusión de romero se puede preparar de dos maneras, con mayor o menor concentración, según el uso que queramos darle:

Infusión calmante: medio manojo de flores por litro de agua, de una a tres tazas al día.

Infusión estimulante: un manojo de flores por litro de agua, dos-tres tazas al día.

Si la hacemos todavía más concentrada (dos manojos) se puede usar por vía externa para limpiar llagas y heridas.

El aceite y el alcohol de romero son una maravilla a la hora de dar friegas o masajes terapéuticos, para aliviar dolores o, simplemente, para relajarse.

Aceite: poner a macerar durante 40 días la cantidad de romero que quepa en un frasco de cristal con aceite de oliva, y filtrar.

Alcohol: en un litro de alcohol de 60 o 90 grados, se macera un buen puñado de flores de romero desmenuzadas, y se deja reposar durante un par de semanas en un lugar seco y oscuro (un armario, por ejemplo).

Los dos son un remedio estupendo para aliviar contracturas, dolores musculares y demás molestias.

Menta (Mentha sylvestris, Mentha piperita)

La cuarta de mis favoritas es una planta muy agradecida y fácil de cultivar si disponemos de jardín o terraza, ya que se reproduce por esquejes (cortamos una ramita, la plantamos y listo). Necesita sombra y humedad, y crece rápidamente, esparciéndose y regenerándose cada año, aunque parezca que muere en invierno presa de las heladas.

Se utilizan las hojas y las flores. Entre sus principios activos destaca una esencia muy rica en mentol que constituye el verdadero tesoro de la planta y, además, cineol, menteno, mentona, piperitona, algunos terpenos, pectinas y taninos.

Como huele y sabe maravillosamente bien, se suele usar para complementar y mejorar preparaciones con otras plantas menos afortunadas en cuanto a sabor u olor. Pero por sí sola tiene un elevado poder terapéutico.

Su prncipal efecto es estomacal. Como dice el refrán, “jurado tiene la menta que al estómago nunca mienta”: favorece la digestión, elimina calambres y cólicos, cura la aerofagia, ayuda contra la pesadez tras las comidas, alivia la náusea y las cefaleas producidas por el mal funcionamiento del aparato digestivo, y también las úlceras en su estado inicial.

Es buena para el hígado, el páncreas y la vesícula (aumenta la producción de bilis). Su acción antiespasmódica favorece la resolución de problemas respiratorios (tos, asma, bronquitis), pues también es expectorante y ayuda a eliminar mucosidad. Sedante y anestésica en infecciones bucales.

Ayuda en casos de migrañas, neuralgias y estados angustiosos. Es diurética, febrífuga, bctericida y antiséptica, lo que la hace muy útil en el tratamiento de enfermedades infecciosas. Antiparasitaria, antiséptica, antiinflamatoria (especialmente útil en caso de quemaduras, llagas y contusiones).

Deben abstenerse de usarla las mujeres embarazadas y las personas hipertensas, así como evitarla por la noche quienes padezcan de insomnio.

La más usada es la variedad Mentha piperita, muy apreciada por su aroma. la llamada Menta poleo (del latín “pulegium” = pulga) es altamente antiséptica, y fue usada en la antigüedad para alejar a insectos y parásitos. La Mentha sativa, más conocida como Hierbabuena, es probablemente la variedad más silvestre y antigua, y la preferida por los árabes, que la consideraron planta medicinal desde tiempos inmemoriales y una planta de verdadero culto.

La infusión se prepara como siempre, ya sabéis: una cucharada de hojas secas por taza de agua hirviendo.

También se puede añadir picadita en salsas, postres y ensaladas. Y para l@s más audaces, se puede hacer un naturalísimo dentífrico mezclando arcilla muy fina con hojas de menta trituradas.

¡Ah! Y os paso, antes de que se me olvide, la receta del famoso “Vinagre de los cuatro ladrones” (¡aquellos que robaban a las pobres víctimas de la peste sin contagiarse!), por si la queréis preparar en casa para sobrellevar el duro invierno que se nos avecina. A saber:

Dejamos macerar durante diez días, en un litro de vinagre de vino blanco, 20 gr de romero, 20 gr de menta, 20 gr de lavanda, 20 gr de tomillo, 20 gr de salvia, 30 gr de ajenjo, 15 gr de ruda, 2 gr de canela, 2 gr de ajo y 2 gr de clavo. Filtrar exprimiéndolo todo bien para sacarle el jugo a las plantas, y añadir 4 gr de alcanfor. Es una preparación altamente antiséptica para la prevención de enfermedades infecciosas.

Pues eso es todo por hoy. Sólo me resta animaros a que probéis vosotr@s mism@s las excelencias de estas joyas de la naturaleza, y si por lo avanzado del otoño ya no las encontráis como planta viva, que tratéis de conseguirlas en el herbolario, porque vuestro organismo seguro que os lo agradecerá.

¡Salud!

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Medicina alter-nativa, Salud natural. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Póker de Ases: lavanda, tomillo, romero y menta

  1. El Señor Botijo (Boti pa los amigos y los no amigos) dijo:

    ¡Ole! ¡Ole!
    Una nueva entrega de nuestra Rivendruida.

    Para un urbanita como yo, cuyo mayor contacto con la tierra es el de la arena de los parques infantiles, resulta iluminador.

    Voy a intentar atacar con la menta, que tengo una terraza sin luz directa que la está llamando 🙂

    Gracias

  2. rivendelian dijo:

    Pues nada, nada, tú ponte las pilas y agudiza el olfato y la vista, porque hasta en esos parques urbanos que frecuentas con tus botijitos suele haber este tipo de plantas, al alcance de cualquiera (cualquiera que sepa reconocerlas y valorarlas, claro…).

    Cada vez es más frecuente que se planten aromáticas en las zonas verdes, y ya era hora, porque los criterios de ajardinamiento en este pais han sido casi siempre muy poco realistas: no estamos en Inglaterra, es impensable mantener verdes praderas de césped en un clima como el nuestro. Las plantas aromáticas, además de ser bonitas y tener propiedades alucinantes, lo bueno que tienen es que la mayoría tienen pocas necesidades hídricas, son más bien de secano, y aguantan lo que les echen…

    Además, las esencias siempre son mejores (más concentradas) cuanto más seca esté la planta.

    Ánimo con esas macetitas de menta, que aunque no le des un uso medicinal, siempre te vendrá bien para los mojitos, je, je…

    Abrazos botijeros 🙂

  3. chemfranqueses dijo:

    vaya peazo articulo!!!!Al final aprenderemos a utilizar la naturaleza.Me encanta el fondo,tan verde,es que le va como anillo al dedo a tus entradas.
    Felicidades por que lo haces de cojones!!!!
    Abrazos…..
    Pd:¿como va tu tio?

    • rivendelian dijo:

      Hoy le llamaré al hospital, a ver qué me cuenta… Por lo que me dijo ayer mi padre, sigue bastante “entonadillo”, y es que tiene muchos angelitos de la guarda mandando espirales de energía curativa, entre los que destaca el arcángel Superman-olo, que está haciendo un trabajo excepcional, je, je…

      Me alegra que te guste esta entrada. La naturaleza tiene para nosotros auténticos tesoros, sólo hay que saber buscarlos y utilizarlos. Yo estoy pensando en hacerle llegar a mi tío, a través de mi padre, que seguramente irá este fin de semana a Ávila, un buen puñado de flores de lavanda, para que le pongan una cataplasma a la altura del hígado… ¡Nunca se sabe!

      Ya te contaré. Estamos en contacto, gracias por tu generosa ayuda, hermanito. Besos.

  4. alecondiosapasarlobien/el demonio dojo dijo:

    Comentario, el alcohol de romero a ser posible hay que guardarlo en una botella de color oscuro para protegerlo de la luz y preservar sus propiedades. Se usa por los deportistas para dar friegas en los músculos despues de un esfuerzo intenso.
    alecondiosapasarlobien

  5. rivendelian dijo:

    ¡Oído cocina! (Seguro que hablas con conocimiento de causa, y que lo usas después de esas maratoncillas que sueles meterte pa´l cuerpo,¿no?)

    ¡Bueno, bueno, qué sorpresa!¿Esta vez te lo has leído entero? ¡Ja, ja, ja!¡Ese Demoño Dojooooo!

    Un abrazote muy especial para l@s cuatro.

    P.D.: ah, y que sea la última vez que tengo que editar tu comentario antes de publicarlo, por las faltas de ortografía, que ya te vale con esas haches… 🙂

  6. mbertha dijo:

    Ayer a la tarde me paso algo genial. Estaba todo el finde sola en casa y mientras pensaba en nuestro patio de chicas y que habría que ponerle algo de olor, tuve un ramalazo-ráfaga de un aroma penetrante y delicioso a lilas. De inmediato cerré los ojos y el recuerdo de mi madre acudió a mi. Fijate, no sé que perfume le gustaría mientras nos acompañamos nueve años, pero un día revisando sus pocas pertenencias encontré una medallita dorada con una flor grabada que era lila y rezaba “pensamiento”.
    ¡ qué asociaciones-deducciones rápidas tenemos ¡ verdad?
    Le dije : te quiero, gracias por acompañarme.

  7. mbertha dijo:

    Bueno, y va otra de flores y recuerdos. Mi compañero-marido-padre de mis hijos, me pidió ser su novia en un dia tal como hoy 11 de noviembre de hace siglos. Para inmortalizar tal evento me regaló al año siguiente una alianza con la fecha grabada, y que yo la he llevado colgada en una cadena mucho tiempo.
    Y no sé, por esas cosas del sub o del in, asocié la fecha y toda la carga emocional con la canción de CECILIA

    Siempre esperaba un ramito de flores violetas o lilas, un año y otro y otro……hasta hoy. Nunca nadie me mandó flores, ni versos, ni un “te encuentras bien?”. Cuando montemos la caravanserai llenaré el paisaje de lavanda, lilas, pensamientos, romero y AMOR. Mi corazón hace 47 años estaba hecho un flan adornado de mariposas de caramelo. Hoy, hoy esta hecho una pasa malagueña.

  8. rivendelian dijo:

    Pero el dulzor de una pasa es incomparable, como la dulzura de tu corazón, querídisima Berthamari (y, por si te sirve de consuelo, que no creo, el mío está hecho una auténtica chufa valenciana… 🙂 🙂 🙂 )

    Curioso, curioso, pero esta mañana, al ver en el reloj del equipo de música las 11:11, me he acordado de ti, y me he puesto tristona, no sé por qué. Ahora que he leído que esa fecha es tan significativa para ti, me quedo bastante meditabunda. Un click de conexión mágica.

    Si nuestro Furly tiene razón y algún día fundamos la caravanserai Los Tréboles de sus sueños, ten por seguro que allí estaremos las dos cultivando lilas, para que tu madre te siga acompañando, y todo tipo de plantas medicinales, y practicando la comunicación telepática con los alinimales, la sanación a distancia y otro maravilloso montón de ocupaciones. Por cierto, pásate por donde la panda, que hay novedades y misterios, uuuuhhhh!!

    Y te-os rogaría que os asomárais también por donde Miguel, que lo está pasando muy mal con su troupe gatuna y necesita mucho nuestro apoyo y energías: http://sombrasbaul.wordpress.com/2012/11/10/cuando-la-simulacion-ni-con-las-peores-puede-con-nosotros/

    Besos a tutiplén.

  9. rivendelian dijo:

    Siguiendo con las recomendaciones del día, aprovecho para animaros a que os paséis también por casa de Mino, que planea un concurso para gente con conciencia y suena la mar de interesante:

    http://genteconconciencia.es/blog/?p=7769#comment-14249

    Y, ya de paso, echad un vistazo a sus entradas, que os darán muuuucho que pensar. Un blog digno de tener en la cabecera de “Favoritos”.

    Abrazos

  10. lalunagatuna dijo:

    Muy interesante, sabes que vivo en medio del campo y la verdad todas hierbecitas están a mano, much@s aquí siguen empleándolos con frecuencia. Mi suegra era de “capital” y sin embargo creía a pies juntillas en la efectividad de estos remedios naturales utilizados desde tiempos remotos.
    Gracias por tus enseñanzas. Besabrazos

  11. rivendelian dijo:

    Hola Domi: tienes muchísima suerte de poder tener a tu disposición esos maravillosos ramilletes de medicamentos naturales y totalmente silvestres… Yo, ya me has leído, voy un poco en plan “fuera de la ley”, mangando lo que puedo en parques y jardines y esperando que no me pillen in fraganti, je, je… (¡menudo bochorno!)

    Pero es cierto, la gente está más abierta a estas cosas de lo que nos pudiera parecer, no es un conocimiento reservado a los campesinos y ridiculizado por los urbanícolas universitarios, qué va… Ayer mismo hablaba con mi madre de estas cosas mientras hacíamos ejercicio en uno de esos parques para personas “mayores”, y se nos unió a la conversación una señora que corroboraba la efectividad de las plantas como alternativa a los medicamentos sintéticos, y nos dijo que un familiar suyo era médico naturópata y que sabe por él que hay muchos profesionales de la medicina que, en el ámbito personal, reconocen que el sistema de salud está totalmente dominado por el afán de hacer negocio, muy por encima del de curar a la gente, y que la mayoría de los fármacos están diseñados para paliar los síntomas, pero no curar del todo, para que sigamos dependiendo de ellos y enriqueciendo a las macroempresas farmaceúticas.

    Era una mujer mayor, y me sorprendió mucho ver hasta qué punto recelaba de la medicina oficial. Eso me hace sospechar que, como ocurre con la política, es mucha ya la gente que se está replanteando las verdades absolutas con las que nos han hecho comulgar como ruedas de molino, y que el “desafío” a la farmafia criminal no es sólo cosa de jóvenes revolucionarios y antisistema, sino también de personas mayores que son capaces de abrirse a nuevos criterios.

    Ojalá esta apertura de mente siga encontrando respuesta en más y más gente despierta. Lo malo, ya sabes, es que enseguida nos saldrá la OMS con cualquier ley ad hoc que nos prohiba recolectar plantas en el campo. De hecho ya está penado recoger muchas especies de gran arraigo popular, como la manzanilla, bajo el argumento de que se encuentra en supuesto peligro de extinción…

    ¡En fin! Para mí está clarísimo que no les interesa que nos curemos con sustancias naturales y gratuitas porque no quieren que estemos sanos, sencillamente.

    Un fuerte abrazo para ti y tus compinches de cuatro patas 🙂

  12. lingpaselia dijo:

    Jojojo!! Qué genial!
    Mi madre siempre ha sido de usar medicina alternativa, y yo he tenido la suerte de poder contar las veces que he tomado medicamentos con los dedos de una sola mano. Siempre se ha encargado ella de todo (siembra, cosecha, elaboración y conocimientos) en estos asuntos. Pero tras leer tu entrada y ver que hay taaantas cosas que ignoro, que son útiles, palpables, divertidas, disfrutables y llenas de Vida, me han entrado ganas de empezar yo también a participar.
    Gracias Riven, me has regado la semilla. 🙂 La verdad es que la lectura se hace muy amena e inspiradora.

    Un abrazo con fragancia a lavanda…

  13. rivendelian dijo:

    Un abrazo muy muy fuerte, querida Bego, extensivo a tod@s l@s que pasais por esta casa de vez en cuando. Motivos personales me mantienen alejada, de momento, de las teclas, pero volveré lo antes posible a retomar el hilo de este blog.

    Os deseo a tod@s paz y alegría en estos días, y ojalá el nuevo año sea, por fin, verdaderamente el inicio de una vida nueva, llena de posibilidades y de esperanzas.

    Gracias por estar ahí. ¡Os quiero!

  14. Las flores de lavanda y sus derivados (Agua, aceites, infusiones) son muy utilizados para calmar los nervios. Yo pongo dos gotitas de aceite de lavanda en mi almohada para poder dormir y relajarme.

    • rivendelian dijo:

      Es cierto, amig@: yo solía esconder saquitos de tela rellenos con lavanda seca en el cabecero de las camas de mis hijas cuando eran más pequeñas, para que conciliaran mejor el sueño. A ellas les encantaba por el olor, y creo que funcionaba, porque salvo cuando estaban malitas dormían (y siguen durmiendo) como troncos… Muchas gracias por tu aporte y el enlace que adjuntas. Saludos y hasta cuando quieras.

  15. Ana dijo:

    El te de Tomillo , o infusión de sus hojas, es utilizado para aliviar los síntomas de la gripe y el resfriado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s