De luces y sombras


Luna entre brumas

Resulta paradójico pero, a veces, un viaje al Lado Oscuro de la vida nos puede conducir a la Iluminación. Casi siempre asusta dar los primeros pasos, vamos a ciegas, asustad@s y sin rumbo fijo… Pero si nos atrevemos a adentrarnos en ellas, puede que descubramos entre las tinieblas el camino más luminoso y clarificador de nuestra vida. Porque suele ocurrir que ese sendero en penumbra es como una espiralada concha de caracol que nos lleva a donde está la verdadera Sombra, que es el interior de nuestro inconsciente… y ahí es donde realmente interesa quitar las telarañas y pasar el escobón para que entre luz.

Hace unos meses escribí una entrada titulada “Presente continuo” en la que os contaba el inicio de mi andadura a través de una enfermedad grave, una situación de ésas que dan mucho miedo porque hacen tambalearse los cimientos de tu mundo. Y conjugaba ese tiempo con el verbo “luchar”. Pero creo que estaba equivocada.

Ahora sé que no se trata de una lucha, en el sentido de enfrentamiento, coraje yAl borde del abismo deseo de aniquilación del supuesto enemigo. Sí tiene que ver con la valentía, pero desde otro punto de vista. Con el transcurso de los meses, desde que salí del hospital a finales de Marzo, me he dado cuenta de que, más que luchar, se trata de todo lo contrario: es hacer las paces con un@ mism@ y con todo lo que te rodea, incluída esa circunstancia oscurecedora de tu vida, como en mi caso ha sido este cáncer de ovarios. Cuando admites que está ahí por algo, que lo necesitabas para avanzar y salir de un estado de estancamiento vital, es cuando empiezas a ver la luz. Porque sólo entonces te instalas en un nivel de percepción y de conciencia que te permite comprender tu enorme grado de responsabilidad en todo cuanto te sucede. Y es muy fuerte llegar a la conclusión de que esa enfermedad o ese estado especial de tu ser lo has convocado tú, ni más ni menos. Tú le has dado permiso para instalarse en ti a un nivel profundo e inconsciente. Pero la buena noticia es que comprendes, de pronto, que tú puedes, igualmente, hacerlo desaparecer.

Una vez que accedes a ese estado de comprensión , la información que recibes o que alguna vez entró en tu mente adquiere nuevos matices y se enriquece con nuevas perspectivas. El cáncer, como se nos ha explicado siempre, viene determinado por muchos factores interdependientes, ya sea predisposición genética, elementos tóxicos en nuestra alimentación cada vez más adulterada y desnaturalizada, circunstancias ambientales, radiaciones solares, electromagnéticas, cósmicas… Sin embargo yo pienso (y no sólo yo, sino también muchos médicos ) que una “máquina” tan maravillosa y perfecta como es nuestro cuerpo viene “de serie” con los mecanismos naturales necesarios para mantenerse en esa perfección el mayor tiempo posible, y para salvaguardar al cuerpo de todos esos impactos que podrían resultar en un cáncer, sólo que en nuestra ignorancia desatendemos el sistema inmune, que es el encargado de ese mantenimiento.

CIMG2660Mi intuición (corroborada por todas esas lecturas e investigaciones personales) me indica que lo que más desbarata el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune son nuestros sentimientos negativos. Todas esas emociones, recuerdos, creencias y pensamientos tenebrosos y pesimistas que vamos acarreando a lo largo de una vida, y que se van acumulando en las memorias celulares, hasta conseguir que éstas no sean las piscinitas de agua pura que deberían ser, sino pozos turbios que ven cada vez más reducidas sus funciones vitales y son incapaces de colaborar en la ardua tarea de limpiar el cuerpo de invasores peligrosos. Las células sucias y con aguas estancadas no están en condiciones de transmitir la información energética que lleva a la sanación.

Todos esos deshechos emocionales se nos acumulan en un determinado lugar del organismo, probablemente según sea el origen de nuestros sentimientos, (así lo expone la nueva medicina germánica del Dr. Hamer) y se van reconcentrando en sí mismos, enquistándose como ocurre con el granito de arena que las ostras recubren de una sustancia suave para evitar que les dañe por dentro. Al encarnizarnos en nuestras heridas, al caer en ellas una y otra vez, no dejamos que cicatricen, sino que se endurecen y reconcentran cada vez más… y se forman los tumores. De nosotr@s, de nuestro enfoque, depende aprovechar para extraer una perla extraordinaria de una situación desagradable.

No hace falta que te diagnostiquen un cáncer para conseguirlo. Todo el mundo tieneCielo estrellado en su interior esa Sombra que pretende adueñarse de su percepción, de sus acciones… de su vida. Se forma durante la infancia, y se va alimentando con cada experiencia o recuerdo que nos causa dolor, ira, vergüenza, miedo, desconfianza, resentimiento… Cosas que tratamos de esconder y hacer como que no existen, y las vamos guardando en el cofre de nuestro inconsciente, que se convierte así en una especie de Caja de Pandora con el potencial de arrasar todo lo que amamos. Hay que ser muy valiente para abrirla y observar desde la consciencia toda la morralla que guardamos dentro. Pero sin duda ese es el gran reto de nuestra existencia. Y ha sido, en mi caso, el primer paso en el proceso de sanación que he emprendido.

Hoy quisiera conpartir con vosotr@s cómo lo estoy haciendo, cómo he conseguido reducir la enorme masa que se asienta en mi Saco de Douglas a la mitad de su tamaño, y disminuir los marcadores tumorales desde niveles superiores a los 3000 hasta los 40 que tengo ahora. Sé que la quimioterapia ha funcionado bien, eso no lo voy a discutir, pero también estoy convencida de que mi actitud positiva, mi voluntad y mis iniciativas de autosanación han sido imprescindibles a la hora de facilitar el trabajo de los fármacos.

CIMG3196 Lo primero e imprescindible es el reconocimiento de todo lo que ha propiciado esa negrura interna, los acontecimientos o creencias profundas que nos han llevado a sentir resentimiento, rabia, miedo, sensación de indefensión, pérdida de confianza… etc. Es un trabajo duro. Hay que ser muy sincer@ y analizar en profundidad qué sentimos y por qué. Luego viene aceptar que llevas a cuestas todo ese cargamento de negatividades, y que éstas se van acumulando como información a nivel celular, afectando a tu biología. Por último toca perdonar, a ti mism@ y a los factores externos que te hubieran podido llevar a sentir eso (personas, circunstancias), y tratar de cambiar esos sentimientos de manera consciente.

No es tarea fácil, pero una vez que interiorizas eso, ya has dado el primer pasito hacia lo que podemos llamar la auto-sanación. Avanzas en las penumbras con la diminuta luz espeleóloga de la Intuición. Entonces podemos dar permiso a nuestro cuerpo para liberar todo su potencial defensivo-curativo, y ayudarle de la manera que nos dicte nuestra conciencia, que será distinta según cada persona y el conocimiento que tenga a su alcance.

Yo voy a tratar de explicaros mi método personal, fruto de la sedimentación de diferentes informaciones que han llegado a mis manos en estos últimos dos años, y aderezado con grandes dosis de intuición propia. No digo que lo que yo hago vaya a ser la panacea para cualquier persona con problemas parecidos, porque cada cual es un universo particular y tendrá que buscar lo que “resuene” con él o con ella. Además, nunca he sido partidaria de dar consejos sin que antes me los pidan…

Hay algo muy importante en estas fases previas, en esta primera toma de contacto conEl sol en la palma de la mano la oscuridad que queremos iluminar. Y es la gratitud: acostumbrarnos a dar las gracias a diario por todo lo bueno que se nos ocurra. Agradecer sinceramente, desde lo más profundode del corazón, la cantidad de cosas estupendas que nos ha dado la vida a lo largo de los años, las que nos ofrece en el preciso instante en el que estamos, empezando por nuestro propio cuerpo, esa maravilla de la naturaleza. Aunque éste no se encuentre en su mejor momento, se trata de valorar el milagro viviente que es en sí mismo, y admitir que lo seguirá siendo en plenitud de sus funciones si tú eres consciente de ello y pones los medios para ayudarle y mantenerlo en óptimas condiciones. Podemos agradecer la luz de un nuevo día, el aire que respiramos, el ronroneo de tu gato a los pies de la cama, el canto de los pájaros, el aroma de una rosa recién abierta, las risas de tus hij@s cuando juegan, una comida especialmente rica y sana, tu familia, tus amig@s, el tener pagada la hipoteca de la casa, los primeros pelillos que empiezan a crecer en tu calva, je, je, je… ¡qué sé yo, seguro que se os ocurren mil motivos por los que estar contentos y agradecidos!

Hay que agradecer incluso cada mano que se ocupa de ti en el hospital, sentir muy Espiral de corazones I dentro que es una mano dotada del poder de curar, y que no expresa otra cosa que amor. Yo, al menos, así lo interpreto. El martes pasado estuve seis horas en quimio; es largo y pesado, pero siempre hay alguien que me arranca una sonrisa o me inspira ternura: por ejemplo, la jefa de enfermeras del Hospital de Día, que vino muy cariñosa a darme un beso tras sus vacaciones, y que me pinchó la vía en el reservorio sin hacerme ni pizca de daño… Eso sí, habla a grito pelado y siempre nos chista a los enfermos y familiares para que no elevemos el tono, cuando resulta que se la oye más a ella que a nadie 🙂 … Siempre me provoca alguna carcajada que tengo que reprimir, lanzando una mirada de complicidad a mi madre. O la paciente en su segundo ciclo, contenta porque todavía no se le ha caído el pelo, que nos invitó a bombones a los de los sillones de los alrededores con la frase “¡Hala, que no nos amarguen la vida!”… O la sincera alegría de otra enfermera muy maja cuando le dije que posiblemente era mi último ciclo antes de operarme… O el cariño de mi cuñada, auxiliar de enfermería en la planta de “Gine”, que siempre viene a darme un achuchón o a solucionarme alguna gestión administrativa… Me inspiró incluso mucha compasión y empatía el pobre enfermero que, en mi quinto ciclo, antes de instalarme el reservorio, me tuvo que pinchar cinco veces para ponerme la vía, porque ya era casi imposible encontrarme una vena en condiciones. No paraba de disculparse y estaba ya muy nervioso, y yo traté de bromear y tranquilizarle con actitud resignada (ese día me tuvieron que pinchar otras seis veces, porque se me extravasó la última medicación y en esos casos el protocolo es inyectar alrededor del derrame unas cuantas dosis de cortisona… ¡bufff!, fue de traca, pero bueno, ya está olvidado…) A veces incluso busco la mirada de los demás pacientes, y trato de compartir con ell@s una sonrisa, un gesto de comprensión y ánimo, aunque no hablemos mucho. ¡En fin! Se trata de ver el lado amable de la vida, pues sea cual sea la situación en la que estés, siempre hay motivos para estar agradecid@.

DSCN9149 Creo que otro medio muy bueno para superar la enfermedad es mantenerte, de manera natural, no forzada, en una casi permanente actitud de “maravilla” o, podría decirse, de “enamoramiento” ante la vida. Por suerte soy de l@s afortunad@s para quienes eso resulta fácil, tengo cierta predisposición desde bien pequeña, y me precipito sin complicaciones hacia un estado de gozo ante el lado bello, emotivo y hasta si quieres ñoño de las cosas, que me lleva fácilmente a la lagrimilla con una sonrisa de oreja a oreja. Esa capacidad innata para el asombro y el disfrute íntimo ante las cosas más nimias es para mí un bote salvavidas, al que me subo a diario cuando las aguas parecen revueltas. Flotando en él a ratitos, me deslizo suavemente por mundos de ensueño donde todo es posible, donde la magia del universo encuentra su cauce sin interferencias para llegar hasta mí. Flotando como la Dama de ShalottDSCN4319 del poema de Tennyson, en su barquita llena de lirios, percibo la poderosa belleza de la serena aceptación de las cosas, y me dejo arrastrar por esa suave corriente, por ese flujo eterno al que no nos podemos resistir, sabedora de lo efímero de todo lo material, de la naturaleza cíclica de la vida… pero también de la esplendorosa promesa de renovación de todo cuanto nos cautiva el alma.

Cuando tienes la suerte de llegar a ese estado de conciencia tan particular, resulta mucho más sencillo estar en sintonía con los procesos curativos, y sacar el máximo provecho de todo cuanto decidas aplicar en tu “aventura” de la sanación consciente. Si eres capaz de practicar todos los días, de buscar un ratito para estar tranquil@ y dejarte llevar a niveles profundos de tu ser, entonces tu proceso de sanación se beneficiará de terapias como la meditación, las visualizaciones, la sintergética, laEspiral cristalina II sanación con cristales o el Reiki (que ya se aplica de manera “oficial” en algunos hospitales de Madrid), que llevan tu mente a estados de quietud maravillosa y tu cuerpo a niveles energéticos saludables.

Para superar una enfermedad como esta es esencial controlar al máximo tus pensamientos, porque sobre ellos vas a cimentar tu nueva realidad. De ti depende que ésta sea la mejor y más positiva que puedas imaginar. Permítete soñar como l@s niñ@s, deja volar tu imaginación hacia el futuro que deseas con toda tu alma, con todo detalle, recréate en lo hermoso, obvia lo demás. Piensa que todo se irá solucionando a medida que se presente, no es sano agobiarse por lo que aún no ha ocurrido y puede que no ocurra nunca. Porque eso que llamamos futuro no es más que un abanico de posibilidades que se abre ante nuestros ojos a cada instante. Debemos elegir constantemente, en paz y sin aprensión. Tenemos que hacer las paces con el pasado, olvidar y perdonar, y no gastar más energías sufriendo por un futuro que aún no existe.

DespedidaCuando te asientas firmemente en ese estado de “Presencia” (que es como llama Eckhart Tolle a estar en el Presente), estás preparad@ para incorporar a tu vida las pequeñas chispas “mágicas” que te iluminarán en lo oscuro y te ayudarán a sanar.

Os voy a contar cuáles son mis apoyos, los que a mí me sirven y resuenan conmigo, aunque no necesariamente tienen que ser los mismos para vosotr@s… Para mí es importantísimo ceñirme a las siguientes recomendaciones: desintoxicar, oxigenar, alcalinizar y vegetarianizarse lo más posible (al menos, tratar de eliminar de la dieta la mayor cantidad posible de proteínas de origen animal, muy relacionadas, según estudios recientes, con la presencia de células cancerosas en el cuerpo).

Para desintoxicar, nada como la Hidroterapia: antaño un placer y una fuente de salud destinada a los privilegiados que podían pagarse tratamientos en un balneario, pero lo que much@s no saben es que está al alcance de cualquiera que tenga bañera en su casa. Es fácil y barato: dos kilos de sal marina gruesa por cada 100 litros de agua. La desintoxicación funciona por el proceso llamado ósmosis, que consiste en que los desechos acumulados en las células salen al exterior (al agua salada) a través de las paredes celulares, por una diferencia de densidad entre medios, que favorece su eliminación. Así ayudamos a los riñones y al hígado, y les quitamos algo de trabajo, que bastante tienen los pobres… Yo suelo bañarme sobre todo los días posteriores a la quimioterapia, que es cuando me siento más debil y llena de metabolitos, y me quedo en remojo unos quince minutos. El agua la pongo templada, no muy caliente, y a veces añado una infusión de lavanda, que ayuda a desintoxicar el hígado. Un poco de música suave y unas velitas ponen la guinda a uno de los momentos más agradables de mis terapias curativas.

Además de los baños con sal gruesa (nunca refinada de mesa, ni yodo-fluorada ni nada por el estilo), es muy importante beber todo lo que te pida el cuerpo (agua, zumos, gazpacho…) para favorecer la función renal. Yo al principio lo pasé muy mal, mis riñones sufrieron bastante, tuvieron que instalarme unos catéteres y todo, pero no he vuelto a tener ni un problema desde que incorporé a mi rutina estas terapias. Es muy beneficioso también tomar infusiones, especialmente de té verde, tomillo y romero, que son desintoxicantes y previenen posibles infecciones, a las que se es muy susceptible cuando el sistema inmune anda flojo.

Alcalinizar: el cáncer se desarrolla, prolifera y está a sus anchas cuando el cuerpo le ofrece un medio ácido, por tanto es imprescindible volverlo lo más alcalino posible, o al menos conseguir un Ph neutro. Aquí hay mucho que decir, pero me limitaré a enumerar una serie de alimentos que pueden beneficiarnos, y otros que deberíamos evitar por todos los medios. Os confieso que no lo hago a rajatabla, pero es bueno por lo menos ser consciente de lo que te llevas a la boca y poder elegir.

Alimentos alcalinizantes: limón, naranja, mandarina, sandía, manzana, melón, higo, almendra cruda, tofu, algas marinas, sal del Himalaya, sal marina, polen de abeja, canela, melaza, verduras de hoja verde, puerro, pepino, pimiento…

Alimentos acidificantes: lácteos, grasas, carnes, pescados, marisco, cecina, cacahuetes, nueces, mejillones, encurtidos, frituras…

Os paso el acceso directo a una tabla que os puede ayudar, en la que viene más detallado: http://www.elblogdenutricion.com/wp-content/uploads/2013/01/tabla-alimentos-alcalinizantes.pdf

Y a un interesantísimo artículo sobre terapias a base de bicarbonato: http://nutricionholistica.blogspot.com.es/2011/12/el-cancer-y-el-bicarbonato-de-sodio.html#axzz2cQZOJBou

Así mismo os remito a las conferencias sobre alimentación alcalina de Suzanne Powell, que creo que están en La Caja de Pandora.

Oxigenar: hay muchos estudios en los que se demuestra que elBaile del agua III oxígeno es uno de los peores enemigos del cáncer. Existe un procedimiento maravilloso para conseguir oxigenar el cuerpo, y lo hacemos de manera maquinal a cada momento, sin darnos cuenta de su tremendo potencial e importancia para nuestra salud: algo tan sencillo como… ¡¡respirar!!. Si nos hacemos conscientes del milagro de nuestra respiración durante unos instantes al día, podremos beneficiarnos de la fresca y radiante energía del oxígeno dirigida con intencionalidad al debilitamiento y desaparición del tumor. Para ello, nada mejor que buscar un lugar tranquilo, una postura cómoda, y hacer varias respiraciones profundas, procurando esperar un instante entre inhalación y exhalación. Para que la respiración sea profunda y el oxígeno pueda llegar al mayor número de células posible, debemos asegurarnos de que hacemos respiraciones abdominales. Nos ponemos la mano sobre la tripa y ésta se tiene que elevar bastante a cada inspiración. Si no es así, no lo estamos haciendo bien.

Ni que decir tiene que podemos oxigenarnos también con ejercicio moderado, como paseos suaves, más o menos largos o enérgicos según nuestro estado físico, y combinar las respiraciones profundas con la meditación, la relajación o las visualizaciones, incluso con los baños de sal.

Meditaciones: lo hermoso de meditar es que te procura un estado de serenidad y control del cuerpo y la mente, y permite que tus pensamientos vayan y vengan, observándolos sin engancharte a ellos. En ese nivel es posible aquietar ese bullicio mental que nos aturde a cada momento, y aprovechar la paz resultante para enviarle a tu subconsciente orientaciones o incluso “decretos” para que se centre en lo que nos interesa: la sanación física y emocional. Hay muchas meditaciones guiadas que puedes encontrar en la red. Yo utilizo algunas que me grabé en Mp3, una específica para el cáncer, y otras sobre los chakras, sobre el perdón, o las técnicas hawaianas del Ho´oponopono. Me pongo mis auriculares cuando me acuesto por las noches (no todos los días, pero sí a menudo), me relajo cómodamente, y me dejo llevar a esferas en las que todo es posible.

Luz en el visillo Visualizaciones: se trata de otra práctica muy agradable, aunque implica mucha más concentración (al menos en mi caso). Consiste en relajarte profundamente y tratar de contemplar con los ojos cerrados alguna imagen en concreto que te pueda ayudar a sanar. En mi caso, tengo dos o tres de mi preferencia. La primera es una bolita de luz blanca-rosada que brota de mi corazón y desciende hasta el bajo vientre, quedando suspendida como a dos dedos por debajo de mi ombligo. Allí empieza a pulsar y a ampliar su tamaño, hasta que poco a poco va introduciéndose en mi tripa y sigue aumentando de perímetro, de modo que se “desborda” fuera de mí y todo mi cuerpo queda dentro de su luz. Me imagino flotando ingrávida dentro de esa burbuja de suave resplandor curativo y permito que me inunde hasta la última célula. Otra visualización, que me recomendó mi médico “alternativo”, se hace imaginando una luz color verde esmeralda, con la que voy iluminando todos los órganos internos cercanos al tumor, recubriéndolos hasta estar completamente protegidos. A continuación, visualizo un rayo de intensa luz violeta que va dirigido sólamente al tumor, al que veo como una especie de morcilla de Burgos blanquecina, y con ese rayo lo “bombardeo” hasta que, en mi mente, el tumor se va reduciendo y arrugando como una pasa y, finalmente, desaparece. Otra tercera visualización es la que me recomendó mi viejo amigo Varín, que me resulta muy entrañable y simpática, porque tengo que imaginar una célula de mi cuerpo, la única célula limpia, sana y contenta probablemente en toda mi anatomía, y permitirle que irradie esa pureza y alegría a sus compañeras más cercanas, y éstas a las aledañas, creando un efecto dominó que “arrasa” todo cuanto encuentra a su paso, sanando a todo mi cuerpo y barriendo todo lo malo como un tsunami. Me encanta visualizar a esa celulita preciosa, con una carita dulce y sonriente y cierto brillo interior, como si tuviera luz propia…

Masajes: tengo la suerte inmensa de contar con una madre “todoterreno”. Nada de todo esto tendría sentido sin elogiar los cuidados, cariño y dedicación que me ha prodigado mi madre desde que empezó todo. Me echa una mano con la casa y las niñas cuando me siento peor y mi marido trabaja, me hace unos zumos multifruta maravillosos con la licuadora que me dan la vida, pero lo mejor es que me da unos masajes en los pies que son mano de santo. Hace años hizo un curso de Reflexología, y la verdad es que se le da muy bien, me deja como nueva. Los días que me pega fuerte la quimio y noto los pies como si caminara sobre cristales, sólo ella sabe cómo agradezco su toque mágico, y el tiempo que dedica a ello, pues hay ocasiones que casi se ha estado una hora masajeándome… No tengo palabras para agradecerle todo lo que hace por mí y lo pendiente que está a todas horas. El resto de mi familia también, por supuesto, pero… ¡madre no hay más que una! 🙂 ¡¡Te quiero, mamá!! ¡¡Gracias por todo lo que haces, que es mucho!!

Guanábana: hay en la red mucho publicado sobre esta fruta maravillosa. Incluso en este mismo blog, en la sección “A tu salud”, publiqué un resumen de todo cuanto encontré sobre ella mucho antes de imaginarme siquiera que iba a necesitar sus “servicios”. Estoy segura de que está teniendo mucho que ver con mi mejoría, aunque no la consumo a diario, porque leí que su uso prolongado parecía tener relación con cierto tipo de Parkinson. En verano se puede conseguir la fruta fresca en fruterías selectas como la del Hipercor (bajo pedido) o en mercados de Madrid. Yo la estou utilizando congelada, en Carrefour te venden la pulpa y luego la mezclas con medio litro de agua. Le añado ralladura de limón y unas cucharaditas de miel, porque es bastante sosa. Desde que la tomo a menudo, he notado una gran mejoría a nivel digestivo y en la regulación del tránsito intestinal, eso aparte del probable trabajo anticancerígeno que pueda estar desempeñando en mi interior.

Aloe vera: también se ha escrito mucho sobre los efectos del aloe, en concreto un jarabe hecho con esta planta, miel y whisky (como vasodilatador). Yo lo estuve usando al principio, pero dejé de hacerlo porque empeoraba mi problema de estreñimiento y en aquel momento (abril-mayo) mi intestino no estaba para muchas aventuras. Pero sé de gente que lo ha utilizado con exito.

Los Códigos Curativos: se trata de un método increible. La lectura del libro, que me mandó Rama, asiduo de éste y otros blogs amigos (¡gracias, Rama!), me caló profundamente. Mucha gente me lo ha pedido desde entonces, y el pdf sigue a vuestra disposición si queréis comprender, de la mano de dos médicos, Alex Lloyd y Ben Johnson, los fundamentos según los cuales se puede volver a conectar el sistema de autocuración del cuerpo, curando primero el corazón espiritual. Según ellos, el estrés y la acumulación de emociones negativas en nuestro subconsciente y en nuestras memorias celulares hacen que el sistema inmunológico y defensivo del cuerpo falle. Ellos insisten en que todos tenemos este tipo de estrés emocional, hayamos sido “buenos chicos” o no. Que lo que tenemos que hacer es relajarnos y perdonarnos a nosotros mismos. Que lo único que debe preocuparnos es sanar los asuntos del “corazón”. Trabajan con “bioenergías”, y dan referencia de miles de casos de remisiones espontáneas y curaciones espectaculares. Explican minuciosamente cómo conseguirlo en su libro, pero yo me limitaré a resumir la sencilla técnica que recomiendan hacer todos los días para estimular nuestro sistema inmune: lo primero es identificar la emoción u emociones que creas que te han llevado a ese estado de enfermedad, perdonar y perdonarte, y después hacer una sencilla oración o plegaria en la que incluyas las memorias que quieres que salgan a la superficie, junto con el asunto físico que te preocupa y quieres sanar. Yo hago mas o menos la siguiente oración, por si os sirve de guía: “Querido Dios, ayúdame a limpiar todas las memorias celulares destructivas de mi organismo, para que se liberen de recuerdos, creencias, pensamientos, sentimientos e ideas negativas y así pueda sanar total y definitivamente el cáncer relacionado con ellas. Lo conseguiré si me llenas con tu luz divina de vida y amor”.

A continuación, en una postura cómoda y en lugar tranquilo, se inicia lo que llaman el Código Universal (hay más, pero este es como el “comodín” que vale para todo), que consta de cuatro posiciones con las manos respecto de la cabeza. Según los autores, desde las puntas de los dedos se genera una energía sutil que desencadena mecanismos internos para favorecer la autosanación natural. Es posible incluso que sintáis esa energía, como un calor más o menos intenso según vuestro nivel de percepción.

Primera posición: ponemos las manos sobr el entrecejo (Chakra del Tercer Ojo), rozándolo con las puntas de los dedos para posicionarnos bien, y en seguida elevamos las manos hasta dejarlas a unos cinco centímetros en el aire. Utilizamos los dedos de ambas manos, juntos y bien apretaditos, como si fueran una especie de linterna con un haz de luz que dirigimos al entrecejo (y a las tres posiciones siguientes igual). Permanecemos irradiando energía durante treinta segundos en cada posición. Yo, en vez de contar mentalmente, que desconcentra bastante, lo que hago son cinco respiraciones profundas, que más o menos vienen a durar ese tiempo.

Segunda posición: sobre la mitad de la garganta (Chakra Laríngeo), igualmente elevamos las puntas de los dedos unidas a cinco centímetros de altura y descargamos mentalmente la energía curativa como un haz sobre la zona. 30 segundos o cinco respiraciones profundas.

Tercera posición: una mano a cada lado de la mandíbula, dirigiendo las puntas de los dedos a la zona donde se curva el maxilar hacia arriba. 30 segundos o cinco respiraciones.

Cuarta posición: una mano a cada lado de las sienes, dedos apretados a cinco centímetros de distancia, cinco respiraciones o 30 segundos.

En total son poco más de seis minutos, porque la serie hay que hacerla tres veces seguidas para que sea más efectiva, siempre en ese mismo orden, como si fuera una combinación numérica para activar una alarma defensiva… De hecho, es algo así. Los códigos activan un sistema de curación energética que funciona de manera similar a nuestro sistema inmune, pero en lugar de matar virus y bacterias, tiene como blanco las memorias celulares relacionadas con el asunto de salud que te preocupa. Crea frecuencias iguales pero opuestas, y así las neutraliza.

Sintergética: nunca había oído hablar de este nuevo paradigma terapéutico hasta que conocí al Doctor Jota. El padre de esta medicina es el Dr. Jorge Carvajal, y consiste en una fusión de física y espiritualidad, de medicina clásica con medicinas orientales y ancestrales, confluyendo en un concepto de salud integral holística. Se trata de la búsqueda de un sistema coherente de salud, donde el equilibrio físico, emocional, mental y espiritual del paciente constituiría un todo. Trabajan con energías, dando mucha importancia a meridianos y chakras, los puntos de acupuntura, etc. Transmiten información al cuerpo a través de estos sistemas energéticos, integrando elementos como el control del pulso, los cristales o incluso aparatos de alta tecnología, como son los sistemas RAM (amplificadores de resonancia mórfica), el softlaser, que es un láser blando de baja frecuencia, campos electromagnéticos, etc.

Todo esto es mi camino de sanación. Un camino personal que a mí me vale, porque siento que se unen conocimientos y personas de buena voluntad con la común intención de intentar restaurar la energía del cuerpo con amor y ciencia. No digo que sean verdades absolutas, pero intuyo que son pinceladas de una realidad que me atrae, que me ayuda y que deseo que funcione de todo corazón.

Es mi camino. Pero hay muchos más. Que cada cual emprenda el suyo con alegría y confianza, aceptándose y amándose tal y como es.

CIMG3128

Anuncios

Acerca de rivendelian

Estudié Filología Hispánica, he sido recepcionista, administrativo, jardinera, educadora ambiental, ilustradora, pintora, escritora, auxiliar veterinaria, madre, maestra, psicóloga, enfermera, limpiadora, cocinera, panchadora, taxista, experta en autismo y mil cosas más... Pero nada de esto me define. Soy poco sociable, pero comunicativa; pachona, pero curiosa; rebelde, pero cariñosa. Mis raíces están en Gredos, pero me siento asturiana de adopción. Adoro a los animales, me encanta la astronomía y mi lugar favorito es un bosque viejo (preferiblemente de hayas o robles). Sonrío cuando camino entre guijarros, cuando escucho cantar a mis hijas, cuando meto los pies en una corriente fresca, cuando pinto, cuando me reencuentro con amigos lejanos, cuando sueño... Prefiero el té al café, no como carne, me encantan el piano y el arpa, pasear bajo la lluvia, el olor de las mandarinas y la hierbabuena, y meterme castañas asadas en los bolsillos en invierno. Me siento observadora del mundo, y en él busco cosas que los demás ni saben que existen. Soy una que anhela SER, más allá de todas las características que me "adornen" en esta experiencia de vida.
Esta entrada fue publicada en Medicina alter-nativa, Vivencias profundas. Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a De luces y sombras

  1. lalunagatuna dijo:

    Te quiero con todo mi corazón, eres grande hermanita.

  2. rivendelian dijo:

    Querida Domi: me has hecho recordar que he olvidado un punto muy importante en este viaje personal de autosanación: la extraordinaria ayuda de personas como tú, mi brujita buena, como Manolo Chemfranqueses, como Miguel Furlock, como tantas otras personas que me han estado enviando constantemente energías intensas… Incluyendo a familiares y amigos, lejanos y cercanos, que me han tenido en sus pensamientos con constancia y cariño. Y no puedo menos que añadir aquí a mi querida suegra Pepita, que reza por mí todos los días y tiene movilizadas a sus amigas las monjas de nosecuántos conventos… 🙂

    La sanación a distancia existe, está probado, han hecho cantidad de ensayos y experimentos, sobre todo en hospitales asiáticos, y es un hecho. Yo he sentido desde el primer momento que no estaba sola, que había en mí una fuerza que me venía de fuera, no sé cómo explicarlo. Ahora comprendo que se han abierto canales de transmisión de energías entre todos los que me quieren y yo. Y sigo muy receptiva a ello. Gracias a tod@s, porque vuestra ayuda es esencial. Y gracias especialmente a ti, Dominique… cada vez que enciendo una vela me acuerdo de ti. Besines.

  3. rivendelian dijo:

    Es mutuo, hermana. Desde que “protagonizamos” aquella novela, ya no imagino mi vida sin ti, sin Bertha… sin ese tremendo “woman power” que irradiáis a mansalva y que contagia a todo el mundo. Gracias por estar ahí, desde lo más profundo de mi alma…

  4. Loe dijo:

    Que grande eres.
    Riven, envíame si puedes ese libro de los códigos curativos.
    Un abrazo y gracias por compartir esta experiencia.

  5. rivendelian dijo:

    ¿Grande? ¡Qué va, sólo mido 1.70 y he perdido muchos kilos, ja, ja, ja! 🙂
    Ahora en serio: no se trata de grandeza. Es un tema de voluntad, y eso es algo que tod@s tenemos y que nadie nos puede arrebatar. Yo estoy segura de que, entre todas esas posibles “líneas de futuro” que se abren, en este caso, ante mí, ya existe una en la que vivo feliz y totalmente curada. Es sencillo: rechazo las demás opciones, me quedo con esa, y pongo toda mi fuerza en ese futuro posible, sin pensar en los otros. Y hacia él me encamino, pasito a pasito…

    Lo del libro está hecho… pero ¿no te lo había mandado ya?

    Gracias a ti por tu apoyo y simpatía, Un beso

  6. Miguel dijo:

    Laura
    Muy bien lo que dices.
    Me alegro por que superaste una dura prueba. Que lección nos traen los cambios….Muchas cosas de lo que llamabas tu vida cambiaron, y seguirán cambiando. Pero creo que te acercó a tu conciencia, que te ha seguido como un testigo inmóvil en esta película.
    Ahora es momento de disfrutar.

    Beso, enorme !

  7. Loe dijo:

    No me lo has mandado Riven y si lo has hecho, vive Dios que no lo he visto y ha ido a la papelera, asi que porfi…

    • rivendelian dijo:

      Me he debido de equivocar, es que se lo he enviado a un@s cuant@s ya, y pierdo el hilo, hija 🙂 Nada, nada, eso está hecho. Ahora mismo voy al correo y te lo mando, hermosa mía…

  8. MAR CORDOBA DIAZ dijo:

    TE QUIEROOOOO MUCHOOOO tu amiga del alma Marimar.

  9. Rama dijo:

    Guerrera inmensa, reposa en la victoria! Ni un paso pa tras!
    Que lindo es comprobar la red que nos une! Y cómo prestando atención a las sincronicidades uno va creando un camino más propicio para su propio crecimiento.
    Te comento para que veas que es así, que con la gente que nosotros nos reunimos a ceremoniar, trabajan con la sintergética, uno de ellos es mi primo y su mujer, médico y psicóloga, y este año estuvo Carbajal en persona.
    Arcoiris espiralado. Que tengas un hermoso día.

    • rivendelian dijo:

      Las piezas van encajando, querido Rama. Y al unirlas se configura un paisaje que me emociona y me encanta. Es el momento de unir los puntos y ampliar la visión del mundo que nos rodea, porque la realidad no tiene nada que ver con lo que nos cuentan. Te confío un secreto, ahora que no nos oye nadie, je, je: siento que empiezo a ser antena receptora de “cosas” sin explicación. Y que vivimos un instante en la historia de la humanidad en el que se nos brinda más información que nunca desde esferas ajenas a lo cotidiano. Tod@s podemos sintonizar con ello, ser “receptores”, si nos involucramos un poco casi infantilmente. como niñ@s que juegan y experimentan… No sé si os parecerá que he perdido la cabeza, pero sinceramente me da igual. Me ocurre casi siempre a la hora de la siesta, con esa galvana de después de comer, que, entre los calores del verano y mi propia debilidad física, no perdono ni una tarde. Para mí, la hora de la siesta es lo más parecido a entrar “en trance”. En ese estado de duermevela, me llegan cosas. A veces veo extrañas escrituras o signos como en sánscrito o tibetano, con filigranas de brillante luz dorada contra fondo oscuro; otras veces escucho nombres curiosos, como el de hoy, Víctor Chantilly (tengo que mirar por ahí a ver si existe)… o recibo frases contundentes, llenas de sabiduría, que olvido en cuanto abro los ojos; la de hoy la he apuntado en seguida, y era como un refrán. No lo había oído en mi vida, no sé si alguien lo conoce, pero me ha parecido muy profundo en su sencillez: “La muerte no es un destino, es sólo un paso en el camino”.

      ¿A alguien más le ocurren estas cosas? Si es así, por favor, os agradecería que lo compartiérais, porque me parece algo muy interesante y digno de investigación. Ya lo he comentado un par de veces donde Furlock, pero no obtuve respuesta…

      ¡En fin! Ahí lo dejo… Te mando otro arcoiris en espiral de vuelta, amigo. Gracias por tu ánimo. Ni un paso atrás, eso seguro… nunca me gustó andar como los cangrejos…

      • Maria dijo:

        No estás loca. A mí me empezó a ocurrir hace casi un par de años. En las siestas y el amanecer. No veo imágenes pero si me llegan frases, algunas preciosas que me emocionan. ¿Qué es?, no lo sé pero me gusta.
        Disculpa mi brevedad, no me gusta mucho hacer comentarios pero he creído importante compartirlo contigo.
        Un abrazo

  10. soraya trabada santiso dijo:

    gracias por enviarme tus escritos y que me sirven tambin de ayuda para cuidar a mi padre que est con su alzheimer pero yo sufro bastante porque entro a veces para su cuidado con negatividad y acuso falta de energia para seguir luchando,pues mi madre tambin precisa de mi ayuda,tengo un hijo de 24 aos,pero tambien me encuentro sin otra compaia,seguir tu ejemplo,sigue asi,eres hermosa.,nos olvidamos de agradecer.

    Date: Tue, 20 Aug 2013 11:27:46 +0000 To: soraya.t.s@hotmail.com

    • rivendelian dijo:

      María, qué bien que hayas comentado, siempre ayuda saber que otras personas han tenido o tienen experiencias parecidas… Es curioso, pero hace una semana estuve pasando unos poquitos días en una playita casi desierta de Asturias, y encontré una piedra pintada enorme con una especie de “plano” y cantidad de inscripciones extrañísimas del mismo estilo que yo suelo ver en mis “trancesiestas”. Trataré de publicar la foto que le hice este fin de semana, por si a alguien le suena conocido y sabe de qué idioma se trata. Fue algo realmente curioso y desconcertante.

      Soraya, tus circunstancias parecen especialmente duras, sé que debe de hacérsete muy cuesta arriba en ocasiones, pero recuerda que no estás desarmada, que hay muchas herramientas que te pueden ayudar, como por ejemplo el libro de los Códigos, y especialmente tu poder interior, la luz que guardas muy dentro de ti y que no debes olvidar. Sé muy consciente de ella, aférrate a ella con todas tus fuerzas, confía en el potencial sanador de tu amor por tus padres, por tu hijo, y verás como las cosas se suavizan. Nada es bueno ni malo, todo depende de cómo lo interpretemos nosotr@s. Un abrazo muy fuerte y todo mi ánimo y apoyo de corazón.

      P.D.: me hubiera gustado corregir la tipografía de tu comentario y borrar el dato de tu correo, pero wordpress no me lo permite, porque interpretó tu mensaje como spam y al intentar editarlo no me aparece, lo siento…

  11. Loe dijo:

    Berta, mira a ver si te vale esto. http://ecocosas.com/agroecologia/cultivar-con-macetas/

    Perdón por el cambio de matiz. Bss

  12. Bertha dijo:

    Gracias LOE ¡¡¡ Ya estoy recogiendo ideas. Ahora me toca lo de quitar radiaciones a tutti fruti… mi hijo accede. ¡ Milagro ¡ Así que en casa solo conexión a cable y punto (teléfono y pcs). Ya tengo termo eléctrico, lo que me evita el uso de micro-ondas para los desayunos, y el día que haya corte de luz, pues naranjas de la china exprimidas a mano, que también tengo el de fuerza manual.
    Bueno, que ando restringida de tiempo y otras cosas, espero y deseo que os prestéis más atención a vosotras mismas, ya va siendo hora. ¿O no? jajaja

  13. Bertha dijo:

    Por cierto Loe, tu página es inaccesible, pues me avisa que la tienes marcada como de acceso privado ¿?

  14. Loe dijo:

    Si Berta, dejo el blog y casi todo lo de internet que no sea información y me pasaré por estos de vez en cuando. Lo de la información privada es hasta que se cierre, si es que se puede, pero no escribo nada en el.Yo ya he aportado mi granito de arena. He dicho todo lo poquito que sabía y ahora me toca aprender. Últimamente me siento mejor leyendo que escribiendo. Ahora es de ley que me lo den todo hecho a mi, como tú dices Yo ya solo tengo ganas de sopitas y caldos calientes jejejeje.
    Si te gusta el huerto, no tires en saco roto los huertos de balcón. La gente disfruta muchísimo con ellos y te permiten alguna ensalada y el placer de muchas cosas, además de menos trabajo.
    Besos Berta.

  15. Loe dijo:

    Dejo aquí también el deseo y la petición de que toda la gente tenga cuidado con el campo, con los incendios. La semana pasada, irremediablemente se quemó una finca que poseo y el paisaje era desolador. Un lugar lleno de vegetación se convirtió en cenizas y los proyectos que había puesto en el, se convirtieron en tierra y árboles quemados.Lloré amargamente allí de pie, sobre las cenizas. No acabo de entender que puede hacer que una persona haga eso, excepto una enfermedad mental.
    Cuando se quema el campo, no se quema el campo de otro, se quema el lugar donde se cuecen los alimentos de todos, hasta de los pirómanos. Ni siquiera tienen capacidad para ser egoístas
    Los árboles parecían llorar de negro,otrora bellos y esbeltos y ahora abrasados. Murieron todas las rosas salvajes; las pequeñas plantas acuáticas que tapizaban algún ínfimo riachuelo. Murieron las encinas y los robles; las verdes enredaderas que abrazaban a los árbustos. Desaparecieron los pájaros y la vida. Es un desierto de tierra negra.
    Y además de mi espacio se quemaron unos 20 millones de metros cuadrados, lugar para todas las especies y denominado parque natural. Una auténtica belleza.
    ¿Cual es el placer?. Mañana, como todas las mañanas, me levantare temprano para pasear por ese espacio muerto.
    Es casi necesario que divulguemos la necesidad de proteger nuestra vida, porque el campo es nuestra vida.
    Felices sueños

  16. Bertha dijo:

    Me has dado el día, querida LOE. No llores, suéñalo verde y renovado, que los animales son listos y volverán. Ya lo verás.
    Quién lo haya hecho se odia a sí mismo muchísimo, y es una huida inútil. Son de los que reniegan de su esencia y hasta de la madre que los parió. Como no quieren ir solos con su rebeldía, crean sufrimiento, sin percatarse que les vuelve a ellos multiplicado.
    Un abrazo y te dejo algo bello, que aunque se llame tristeza es una maravilla para el alma. http://www.youtube.com/watch?v=ezr4eCuQ5C8

  17. Aquarius dijo:

    Sigues estando preciosa Riven-Hemana, te pareces-semejas, o algo así, a la Sinéad O’Connor, yo también deseé ir rapada.
    Sigo teniendo poco tiempo pero os envío todo mi AMOR en ese breve post que escribí el otro día. No tengo internet, pero me apaNYo como puedo y donde puedo, y así me va… de momento va… ESTOY, SOY… OS NECESITO.
    Todo se estabilizará TODO SE ESTABILIZARÁ PARA TOD@S…

    MUCHO AMOR

  18. Aquarius dijo:

    Me olvidé… porque ahora el olvido es mi presente muchas veces, porque olvido rápido lo que no es de utilidad para nadie, pero me gustaría que leyeseis mi post, Riven, Manolo, Bertha… y tod@ quien lo desee
    http://humanosenelcosmos.wordpress.com/2013/09/11/desde-el-infinito-continuo-mi-corazon-sigue-enlazado-al-vuestro-no-es-absurdo-este-titulo-tampoco-su-contenido-pro-sigo-y-ahi-estare-hasta-el-fin-de-mi-tiempo-virtual/

  19. Maria ruiz dijo:

    Mi querida prima!
    Tus palabras son como un rayo de luz para mi, siempre que empiezo a negativizar demasiado me dejo caer por aquí a leer y releer tus siempre bien cuidadas vivencias, nunca me canso de leerte. Por favor no dejes de escribir!!!!
    Siempre te tengo en mente…
    . Te quiero muchiiiiiiiiiisimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s